La reali­dad que se es­con­de ba­jo una la­ta

Las con­ser­vas pue­den ser una ex­ce­len­te op­ción pa­ra co­mer ali­men­tos que no son de la tem­po­ra­da, lo im­por­tan­te es fi­jar­se en su ca­li­dad.

La Cuarta - El Comerciante - - NOTICIAS - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

Las con­ser­vas han si­do du­ran­te mu­chos años la me­jor for­ma de guar­dar ali­men­tos y co­mer­los fue­ra de tem­po­ra­da.

Las abue­li­tas las ha­cen en ca­sa y ma­ne­jan un sin­fín de téc­ni­cas pa­ra pre­pa­rar­las. Por otro la­do, pa­ra los que no tie­nen de­dos pa­ra la co­ci­na, pue­den com­prar en­la­ta­dos des­de gra­nos de cho­clo has­ta pre­pa­ra­cio­nes so­fis­ti­ca­das, co­mo un pla­to de fa­ba­da as­tu­ria­na. Al­re­de­dor de las con­ser­vas gi­ran mu­chas “creen­cias” y pa­ra com­pren­der­las, la nu­tri­cio­nis­ta y se­cre­ta­ria de es­tu­dios de la ca­rre­ra, de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, As­trid Cai­chac, ex­pli­có las prin­ci­pa­les.

Lo más na­tu­ral

Un ali­men­to es con­si­de­ra­do “sano” cuan­do es na­tu­ral y po­co pro­ce­sa­do, ade­más de que no pre­sen­te al­gún ti­po que con­ta­mi­na­ción que pu­die­se arries­gar la sa­lud del con­su­mi­dor.

“Por lo tan­to, un ali­men­to en con­ser­va se­rá más sano, mien­tras me­nos pro­ce­sa­mien­tos su­fra, man­ten­ga nu­trien­tes y no pre­sen­te ex­ce­so de com­po­nen­tes con­si­de­ra­dos po­co sa­lu­da­bles. El he­cho de ser con­ser­va­do ga­ran­ti­za la au­sen­cia de mi­cro­or­ga­nis­mos u otros que pu­die­sen ge­ne­rar da­ño al con­su­mi­dor”, ex­pli­có la ex­per­ta.

So­dio

Co­mo par­te de la in­dus­tria­li­za­ción y de la bús­que­da por au­men­tar la dis­po­ni­bi­li­dad, ca­li­dad y vi­da útil de los ali­men­tos pa­ra el con­su­mo hu­mano, se han desa­rro­lla­do dis­tin­tos mé­to­dos de con­ser­va­ción, co­mo tra­ta- mien­tos tér­mi­cos, pas­teu­ri­za­ción, con­ge­la­ción, adi­ción de gra­sas, azú­ca­res, sa­les y ahu­ma­do.

“Den­tro de to­dos los mé­to­dos de con­ser­va­ción la adi­ción de sal co­mún es la más an­ti­gua y am­plia­men­te uti­li­za­da, ya que de­tie­ne o in­hi­be la pro­li­fe­ra­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos y pro­vo­ca un sa­bor más atrac­ti­vo e in­ten­so. Por lo tan­to, mu­chos ali­men­tos en con­ser­vas se ca­rac­te­ri­zan por con­te­ner sal”, co­men­tó Cai­chac.

Abo­lla­da

Es ca­si un cla­mor po­pu­lar que las con­ser­vas no se pue­den co­mer si la la­ta es­tá abo­lla­da, y la nu­tri­cio­nis­ta con­fir­mó es­te pun­to ha­cien­do un lla­ma­do a evi­tar el con­su­mo de ese ali­men­to. Por otro la­do, la pro­fe­sio­nal su­gi­rió que una vez abier­ta la la­ta, “es bueno man­te­ner los ali­men­tos en un re­ci­pien­te dis­tin­to a la de la con­ser­va”.

As­trid Cai­chac, nu­tri­cio­nis­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.