Eli­za­beth La­ra, le sa­ca el ju­go a su fur­gón en las fe­rias de La Flo­ri­da.

Man­tie­nen la mer­ca­de­ría bien se­gu­ra y ha­cen más fá­cil la car­ga y des­car­ga, se­gún Eli­za­beth La­ra, tra­ba­ja­do­ra de la fe­ria li­bre La Unión.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA - Me­lis­sa Ama­ro Po­ble­te

“Al (fur­gón) an­te­rior le hi­ce man­ten­ción ca­da vez que co­rres­pon­día el ki­lo­me­tra­je, por­que co­mo el vehícu­lo lo ocu­pa­ba úni­ca y ex­clu­si­va­men­te pa­ra el tra­ba­jo, y mis tra­yec­tos son bas­tan­te cor­tos, no ne­ce­si­ta­ba ha­cer­le de­ma­sia­da man­ten­ción, sino las que me de­cía el fa­bri­can­te”. Eli­za­beth La­ra, fe­rian­te de La Flo­ri­da.

Los vehícu­los son im­pres­cin­di­bles en ca­si cual­quier ru­bro del co­mer­cio, es­pe­cial­men­te en los pues­tos de fe­ria. Por eso, los ca­mio­nes tres cuar­tos, las ca­mio­ne­tas y los fur­go­nes son los más re­que­ri­dos. Eli­za­beth La­ra tra­ba­ja en la fe­ria La Unión de La Flo­ri­da des­de ha­ce diez años, don­de tie­ne un pues­to de con­di­men­tos, fru­tos se­cos y en­cur­ti­dos, en­tre los cua­les des­ta­ca el mo­te, la ha­ri­na tos­ta­da, las acei­tu­nas, los pic­kles y un sin­fín de con­di­men­tos. Des­de ha­ce un po­co más de dos se­ma­nas que tie­ne su vehícu­lo nue­vo, un fur­gón ce­ro ki­ló­me­tro. “Me fi­jé en que fue­ra al­go más gran­de que el que te­nía, que tu­vie­ra más poten cia y que fue­ra un po­qui­to más mo­derno”, con­tó. Su vehícu­lo an­te­rior tam­bién fue un fur­gón, que ad­qui­rió en 2010. “En mi ca­so, la ven­ta­ja es que mi mer­ca­de­ría que­da to­da den­tro del vehícu­lo y, al mo­men­to de lle­gar a la fe­ria a tra­ba­jar, tam­bién; en­ton­ces, a me­di­da que voy ne­ce­si­tan­do las co­sas, las voy sa­can­do. Ade­más, al lle­gar a la ca­sa, no ten­go que an­dar des­car­gan­do ni preo­cu­pán­do­me de que que­den a la in­tem­pe­rie, que se me va­yan a mo­jar la mer­ca­de­ría”, co­men­tó. Res­pec­to de ca­da cuán­to tiem­po con­vie­ne cam­biar de mó­vil, Eli­za­beth di­jo que “me de­mo­ré. El otro que com­pré tam­bién era ce­ro ki­ló­me­tro, lo com­pré en 2010 y aho­ra lo aca­bo de cam­biar, pe­ro, co­mo mu­jer, pien­so que no­so­tras de­be­mos cam­biar los vehícu­los ca­da cin­co o seis años, an­tes de que em­pie­cen a fa­llar”. Tam­bién agre­gó que “en mi ca­so, nun­ca tu­ve pro­ble­mas de que que­da­ra en pa­na o que me de­ja­ra ti­ra­da”.

Ha­ce dos me­ses cam­bió su fur­gón, que aho­ra tie­ne más po­ten­cia y es más mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.