EL AL­MA­CÉN CO­MO CEN­TRO DE NE­GO­CIOS

Nue­vas tec­no­lo­gías y ser­vi­cios ad­jun­tos vuel­ven a si­tuar a los mi­cro­em­pren­di­mien­tos co­mo pro­ta­go­nis­tas de la vi­da de sus clien­tes y sus ba­rrios.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA - Me­lis­sa Ama­ro Po­ble­te

Atrás que­da­ron los tiem­pos en que el al­ma­cén so­lo ven­día mer­ca­de­rías y ofre­cía una en­tre­te­ni­da con­ver­sa­ción, por­que hoy se pue­de en­con­trar eso y mu­cho más. Re­car­gas de celular, com­pra

de chip, pa­go de cuen­tas y gi­ros y de­pó­si­tos de di­ne­ro son al­gu­nos de los ser­vi­cios

dis­po­ni­bles en los lo­ca­les de ba­rrio, los que fa­ci­li­tan la vi­da de los clien­tes y am­plían el ho­ri­zon­te de los co­mer­cian­tes, así co­mo el pa­go con tar­je­tas. María Paz Sen­ler, do­cen­te Es­cue­la de Ad­mi­nis­tra­ción y Ne­go­cios Duoc UC, co­men­ta que el uso de las tar­je­tas en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da ha cre­ci­do de ma­ne­ra cons­tan­te en to­dos los sec­to­res so­cia­les. “De acuer­do a uno de los úl­ti­mos in­for­mes Tec­no­com (con­sul­to­ra de tec­no­lo­gía in­ter­na­cio­nal), Chi­le po­see un to­tal de 34.149.433 de tar­je­tas en to­tal, sien­do 21.154.499 de cré­di­to y 12.994.934 de dé­bi­to pa­ra el año 2016”, ex­pli­ca. Tam­bién des­ta­ca la ex­pe­rien­cia de Trans­bank, cu­yos es­fuer­zos se han fo­ca­li­za­do en 114 co­mu­nas con fuer­te pre­sen­cia de GSE C3, D y E. “En es­te sen­ti­do, el cre­ci­mien­to del nú­me­ro de co­mer­cios des­de di­ciem­bre

de 2015 a ju­nio de 2017 lle­ga en es­tos segmentos a un 24,4%, 29,6% y 27,1%, res- pec­ti­va­men­te”, ex­pli­ca la

do­cen­te, quien aña­de que,

des­de 2006, Trans­bank ha bus­ca­do in­cluir a clien­tes de segmentos y lo­ca­cio­nes no tra­di­cio­na­les: “En con­se­cuen­cia de aque­llo, los al­ma­ce­nes de sec­to­res po­pu­la­res han avan­za­do en im­ple­men­tar una me­jor ma­ne­ra de pro­veer una có­mo­da for­ma

de pa­go. Di­chas transac­cio­nes han abier­to una nue­va puer­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra los co­mer­cian­tes que mi­ran con muy bue­nos ojos es­tos cam­bios”.

Las tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to ofre­cen mu­chas ven­ta­jas a clien­tes y co­mer­cian­tes. Ge­rar­do Urra, di­rec­tor de Nue­vos Ne­go­cios de Mas­ter­card Chi­le, cuen­ta que “al in­cor­po­rar a al­ma­ce­nes y pe­que­ños co­mer­cios el pa­go con tar­je­tas, es­ta­mos re­du­cien­do el ries­go de ma­ne­jar efec­ti­vo, co­mo tam­bién es­ta­mos cons­tru­yen­do un eco­sis­te­ma que per­mi­ta apo­yar la in­clu­sión de los me­dios de pa­go a to­dos los segmentos. Es­pe­ra­mos que, a par­tir del pró­xi­mo año, co­mien­cen a ser emi­ti­das las pri­me­ras tar­je­tas de pre­pa­go, y pa­ra su ma­si­fi­ca­ción es ne­ce­sa­rio con­tar con la in­cor­po­ra­ción de nue­vos co­mer­cios”. Eso sig­ni­fi­ca que los co­mer­cios po­drán au­men­tar sus ven­tas al fi­de­li­zar a clien­tes fa­mi­lia­ri­za­dos con pa­gos con tar­je­tas y per­mi­ti­rá ge­ne­rar nue­vos in­gre­sos por­que ya exis­te POS.

Más soluciones no­ve­do­sas

Gon­za­lo Kir­berg es CEO de “Cum­plo”, pla­ta­for­ma de fi­nan­cia­mien­to co­la­bo­ra­ti­vo que reúne a per­so­nas que quie­ren in­ver­tir sus aho­rros con pymes que ne­ce­si­tan fi­nan­cia­mien­to pa­ra cre­cer, a una ta­sa jus­ta. A tra­vés de las so­li­ci­tu­des de fi­nan­cia­mien­to e in­ver­sión que se

dan en la pá­gi­na, pue­de co­no­cer la si­tua­ción que vi­ven di­ver­sos em­pren­di­mien­tos, y los mi­ni­mar­kets

de ba­rrio no son la ex­cep­ción. “Los al­ma­ce­nes son con­si­de­ra­dos co­mo el co­ra­zón del co­mer­cio de ca­da ba­rrio en Chi­le, ya que re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 11% del to­tal de las em­pre­sas ac­ti­vas

del país. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les es que acer­can los dis­tin­tos trá­mi­tes y los ser­vi­cios a los usua­rios. Es por esa ra­zón que rea­li­zar pa­gos ban­ca­rios, re­car­gas y otros ser­vi­cios es tan im­por­tan­te, ya que con­so­li­da al al­ma­cén co­mo un lo­cal que per­mi­te so­lu­cio­nar

di­ver­sas ne­ce­si­da­des que va

Los al­ma­ce­nes son con­si­de­ra­dos co­mo el co­ra­zón del co­mer­cio de ca­da ba­rrio en Chi­le, ya que re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 11% del to­tal de las em­pre­sas ac­ti­vas del país. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les es que acer­can los dis­tin­tos trá­mi­tes y los ser­vi­cios a los usua­rios. Es por esa ra­zón que rea­li­zar pa­gos ban­ca­rios, re­car­gas y otros ser­vi­cios es tan im­por­tan­te”.

Gon­za­lo Kir­berg, CEO de Cum­plo.

ad­qui­rien­do la so­cie­dad”, ex­pli­ca el ex­per­to. En­tre los ser­vi­cios más so­li­ci­ta­dos se cuen­tan la re­car­ga de ce­lu­la­res, pa­go de cuen­tas (te­le­fo­nía, luz, agua y gas), avan­ces y gi­ro de di­ne­ro.

Lea la le­tra chi­ca

María Paz Sen­ler, re­co­mien­da ase­so­rar­se a la ho­ra de fir­mar con­tra­tos, ya que, en al­gu­nos ca­sos, ocu­pan un len­gua­je muy téc­ni­co y pue­de es­tar es­ta­ble­cien­do un com­pro­mi­so que qui­zá no pue­da o no quie­ra cum­plir. “Si no tie­ne la po­si­bi­li­dad de ase­so­ría, se de­be bus­car el tiem­po pa­ra leer de­te­ni­da­men­te y es­tu­diar ca­da con­tra­to, asu­mien­do las con­di­cio­nes y be­ne­fi­cios cons­cien­te­men­te, y re­co­no­cer que to­do acuer­do con­trac­tual de­be te­ner be­ne­fi­cios y res­pon­sa­bi­li­da­des”, acon­se­ja.

Gon­za­lo Kir­berg, CEO de Cum­plo, tam­bién re­co­mien­da leer el con­tra­to pa­ra que no se en­cuen­tren con co­bros que no te­nían con­si­de­ra­dos en su pre­su­pues­to men­sual. “Por otro la­do, de­ben te­ner cla­ri­dad en los be­ne­fi­cios que ten­drá pa­ra el ne­go­cio el im­ple­men­tar nue­vos ser­vi­cios pa­ra sus clien­tes, si es una pres­ta­ción que ten­drá de­man­da y si sig­ni­fi­ca­rá un cos­to adi­cio­nal im­por­tan­te”, aña­de. Y ojo con la co­nec­ti­vi­dad: si no hay bue­na co­ne­xión, los equi­pos pue­den que­dar sin se­ñal, lo que es un gran pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.