CON­GE­LA­DOS DE ALTA RO­TA­CIÓN

Pro­duc­tos co­mo las ham­bur­gue­sas o los ve­ge­ta­les son una gran op­ción pa­ra mi­ni­mar­ket y ne­go­cios.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA - Ka­ren Pu­na­ro Maj­luf

Los pro­duc­tos con­ge­la­dos, se­gún el Re­gla­men­to Sa­ni­ta­rio de los Ali­men­tos, son aque­llos que han si­do so­me­ti­dos, me­dian­te equi­pos apro­pia­dos, a tem­pe­ra­tu­ras me­no­res a 18 °C.

Es­ta tem­pe­ra­tu­ra de­be man­te­ner­se has­ta an­tes del con­su­mo con el fin de eli­mi­nar cier­tos mi­cro­or­ga­nis­mos, pe­ro, por so­bre to­do, in­hi­bir la mul­ti­pli­ca­ción de otros.

Pa­ra evi­tar en­fer­mar­se por la ma­la ma­ni­pu­la­ción de los con­ge­la­dos, hay que te­ner mé­to­dos de con­ser­va­ción. Pa­ra ello, Macarena Fer­nán­dez, nu­tri­cio­nis­ta de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma, en­tre­gó las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes.

Con­ser­var

- La man­ten­ción de la hi­gie­ne del con­ge­la­dor (lim­pie­za, evi­tar flui­dos o res­tos de ali­men­tos).

- Es im­por­tan­te re­vi­sar que el re­loj o re­gis­tra­dor

de tem­pe­ra­tu­ra del re­fri­ge­ra­dor mar­que -18 °C. - Evi­tar abrir las puer­tas

de los con­ge­la­do­res de for­ma ex­ce­si­va si no es ne­ce­sa­rio, pues es­to ele­va la tem­pe­ra­tu­ra al in­te­rior del con­ge­la­dor.

- En lo po­si­ble, al­ma­ce­nar nues­tros pro­duc­tos con­ge­la­dos por ca­te­go­ría de ali­men­tos (fru­tas y ver­du­ras se­pa­ra­das de las car­nes, por ejem­plo).

- Si op­ta por con­ge­lar ali­men­tos que com­pró na­tu­ra­les, co­mo fru­tas y ver­du­ras, de­be preo­cu­par­se de ro­tu­lar la fe­cha en que los con­ge­ló.

- To­man­do el ca­so an­te­rior, no se re­co­mien­da con­ge­lar pro­duc­tos sin

en­va­ses, suel­tos en el con­ge­la­dor, da­do que se pier­de la his­to­ria de es­te (no sa­be­mos cuán­do lo com­pra­mos) y tam­bién se pue­de oca­sio­nar con­ta­mi­na­ción cru­za­da.

No ol­vi­dar

- No se pue­de vol­ver a con­ge­lar un ali­men­to des­con­ge­la­do. ¿La ra­zón? Pri­me­ro per­de­rá sus cua­li­da­des or­ga­no­lép­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas (olor, sa­bor, co­lor y tex­tu­ra) y po­de­mos es­tar fren­te a un ali­men­to con­ta­mi­na­do (re­cuer­de que al con­ge­lar, los mi­cro­or­ga­nis­mos que­dan en es­ta­do la­ten­te y no se mul­ti­pli­can, pe­ro si­guen pre­sen­tes en el pro­duc­to).

Api­lar­los

- Lo ideal en el or­den es con­si­de­rar la ca­te­go­ría de ali­men­tos y fe­cha de ex­pi­ra­ción.

- Tam­bién im­por­tan­te el or­den o so­bre­ex­plo­ta­ción de los es­pa­cios del con­ge­la­dor pa­ra que el ai­re frío cir­cu­le de for­ma si­mi­lar en to­dos los ali­men­tos.

Evi­tar mez­clar

- Pla­tos pre­pa­ra­dos con­ge­la­dos con cru­dos y car­ne, pes­ca­dos o ma­ris­cos con fru­tas.

- Co­lo­car los pro­duc­tos nue­vos de­trás o de­ba­jo de los an­ti­guos.

Pro­pie­da­des ali­men­ti­cias

- Las pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les

de ali­men­tos con­ge­la­dos se ven ape­nas afec­ta­das por la con­ge­la­ción.

- Se­gún es­tu­dios en fru­tas y ver­du­ras, se afec­ta ne­ga­ti­va­men­te el apor­te de al­gu­nas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, pe­ro en ge­ne­ral se pue­de ase­gu­rar que un ali­men­to con­ge­la­do apor­ta ca­si ín­te­gra­men­te sus ma­cro y mi­cro­nu­trien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.