TEN­DEN­CIAS Y NUE­VOS SA­BO­RES

Los he­la­dos vi­ven su me­jor mo­men­to. Hoy los hay de to­da cla­se de fru­tas, con sal­sas y has­ta con li­cor.

La Cuarta - El Comerciante - - PORTADA - Melissa Ama­ro Po­ble­te

Se­gún es­tu­dios de neu­ro­cien­cia, cuan­do hay mu­cho ca­lor, las per­so­nas a tra­vés de la vis­ta ac­ti­van las vías res­pi­ra­to­rias y el ce­re­bro. Es­te ex­tra­ño su­ce­so se pre­sen­ta cuan­do to­ma­mos he­la­do o agua muy fría, es co­no­ci­do en la cien­cia co­mo ‘gan­glio­neu­ral­gia es­fe­no­pa­la­ti­na’ y cau­sa una sen­sa­ción de que­ma­zón o pe­que­ño ca­lam­bre en la bo­ca, pe­ro da aún más ga­nas de con­su­mir he­la­do. Lo que su­ce­de es que nues­tro cuer­po en­vía can­ti­da­des de san­gre ca­lien­te al ce­re­bro y ge­ne­ra ga­nas de ir a com­prar un he­la­do”.

Jo­sé Ma­nuel Sal­da­ña, do­cen­te aso­cia­do de la Es­cue­la Ad­mi­nis­tra­ción y Ne­go­cios, se­de Mai­pú.

Un pro­duc­to ideal pa­ra dis­fru­tar el ve­rano y las al­tas tem­pe­ra­tu­ras que trae con­si­go es el he­la­do, en to­das sus va­rie­da­des. Son un pla­cer pa­ra gran­des y chi­cos, y en al­gu­nos ca­sos pue­den ser nu­tri­ti­vos, pe­ro to­do de­pen­de del ti­po y las por­cio­nes, que son muy im­por­tan­tes. Se­gún Va­nes­sa Za­pa­ta, nu­tri­cio­nis­ta y pro­te­so­re­ra na­cio­nal del Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas Uni­ver­si­ta­rios de Chi­le A.G., exis­ten tres va­rie­da­des:

- De ba­se lác­tea: pri­me­ro de­ben ser so­me­ti­dos a un pro­ce­so de pas­teu­ri­za­ción previa y se ca­rac­te­ri­zan por apor­tar cal­cio, pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co, vitamina B2, gra­sas y azú­car (si es­tán en­dul­za­dos), así co­mo co­lo­ran­tes, sa­bo­ri­zan­tes y con­ser­van­tes que pue­den ser na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les. “Los he­la­dos en ba­se de lác­teos se­rían una op­ción más sa­lu­da­ble en cuan­to a sus apor­tes nu­tri­cio­na­les, pe­ro de­be­mos te­ner cui­da­do en caer en el con­su­mo ex­ce­si­vo, ya que tam­bién po­seen un im­por­tan­te apor­te de gra­sas, lo que po­dría va­riar si es ela­bo­ra­do con lác­teos en­te­ros, des­cre­ma­dos o se­mi­des­cre­ma­dos”, ex­pli­ca la ex­per­ta. - En ba­se a agua: tie­nen un ele­va­do apor­te de azú­car, ade­más de co­lo­ran­tes, sa­bo­ri­zan­tes y con­ser­van­tes (na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les). - En ba­se a yo­gur: lo que po­dría di­fe­ren­ciar­los de un he­la­do en ba­se a le­che o cre­ma es el apor­te de pro­bió­ti­cos que tie­nen pa­ra su ela­bo­ra­ción, “pe­ro hay que en­fa­ti­zar que mien­tras más dul­ce y cre­mo­so sea el he­la­do de yo­gur, po­see ma­yor can­ti­dad de azú­car y gra­sa, lo que con­lle­va a un ma­yor apor­te de ca­lo­rías dia­rias”, ad­vier­te Va­nes­sa Za­pa­ta.

- Hie­lo gra­ni­za­do sa­bo­ri­za­do con ja­ra­bes na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les: en es­te ca­so, el hie­lo uti­li­za­do en con­tac­to di­rec­to con el ali­men­to de­be­rá fa­bri­car­se con agua que se ajus­te a lo dis­pues­to en el Re­gla­men­to Sa­ni­ta­rio de los Ali­men­tos, de­cre­to N° 735 de 1969, wvi­gen­te en Chi­le, y ha­brá de tra­tar­se, ma­ni­pu­lar­se, al­ma­ce­nar­se y uti­li­zar­se de mo­do que es­té pro­te­gi­do con­tra la con­ta­mi­na­ción. Res­pec­to del con­su­mo de he­la­dos y su por­ción ideal, la nu­tri­cio­nis­ta co­men­ta que “pa­ra los adul­tos se re­co­mien­da con­su­mir no más de 100 gra­mos de he­la­do, y que se es­ta por­ción se en­cuen­tre den­tro de sus co­mi­das prin­ci­pa­les, co­mo un pos­tre, o bien co­mo un snack, sin aña­dir nin­gún ade­re­zo (co­mo cre­mas, sal­sas y ca­ra­me­los) ni go­lo­si­nas va­rias”. En el ca­so de los ni­ños, de­be­rían con­su­mir la mi­tad de la por­ción de los adul­tos, es de­cir, 50 gra­mos de he­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.