Para una óp­ti­ma te­chum­bre

Iden­ti­fi­car ca­da ele­men­to que la com­po­ne es ne­ce­sa­rio para con­se­guir una es­truc­tu­ra que pro­te­ja al in­mue­ble de la hu­me­dad.

La Cuarta - El Constructor - - EL CAPERUZO - Jor­ge Par­do So­to

Se en­tien­de por te­chum­bre to­da es­truc­tu­ra de una edi­fi­ca­ción ubi­ca­da so­bre el cie­lo del úl­ti­mo piso, cu­ya fun­ción es re­ci­bir un re­cu­bri­mien­to (cu­bier­ta) para ais­lar a la vi­vien­da del me­dioam­bien­te, lo que la pro­te­ge del frío, ca­lor, vien­to, llu­via y/o nie­ve. Al ana­li­zar es­te ele­men­to cons­truc­ti­vo se de­ben dis­tin­guir dos áreas:

- Una vin­cu­la­da a la ar­qui­tec­tu­ra (aguas y en­cuen­tros de te­chum­bres).

- La se­gun­da a la es­truc­tu­ra­ción (ti­je­ral).

Ca­rac­te­rís­ti­cas de una te­chum­bre

Iden­ti­fi­car y de­fi­nir los ele­men­tos que se ge­ne­ran por los en­cuen­tros de las aguas (y que con­for­man el ti­je­ral) ayu­da a te­ner una me­jor com­pren­sión, por lo que con­vie­ne co­no­cer los si­guien­tes tér­mi­nos:

- Cum­bre­ra: aris­ta su­pe­rior más al­ta que su­pera dos aguas de la te­chum­bre.

- Li­maho­yas: ele­men­to an­gos­to que va so­bre la aris­ta in­cli­na­da que se ge­ne­ra en la in­ter­sec­ción de dos aguas, lo que re­ci­be y ca­na­li­za las aguas llu­vias. - Fron­tón: ta­bi­que so­por­tan­te, ge­ne­ral­men­te trian­gu­lar, con el que se re­ma­ta la te­chum­bre.

- Te­chum­bre en “co­la de pa­to”: pro­lon­ga­ción de la cum­bre­ra y de las aguas que és­ta di­vi­de, que for­ma un ale­ro es­pe­cial co­mo pro­tec­ción de un pa­ra­men­to (en el cual nor­mal­men­te se ubi­ca una ven­ta­na o una ce­lo­sía para ven­ti­la­ción de la te­chum­bre).

- Cer­chas: son es­truc­tu­ras cons­trui­das de ma­de­ra o me­tal, usual­men­te en for­mas trian­gu­la­res, cu­ya prin­ci­pal fun­ción es re­par­tir las car­gas pro­ce­den­tes de la cu­bier­ta y so­por­tar car­gas trans­ver­sa­les en­tre los apo­yos.

- Cubiertas: la vi­vien­da re­quie­re una cu­bier­ta que la pro­te­ja y que aís­le su es­truc­tu­ra de la hu­me­dad.

Una o más aguas

Las aguas son su­per­fi­cies pla­nas e in­cli­na­das, en­car­ga­das de re­ci­bir la llu­via y/o nie­ve. Se po­drá di­se­ñar la te­chum­bre a dos o cua­tro aguas, ya sea de for­ma tra­di­cio­nal (con fron­tón) o en “co­la de pa­to”, con o sin lu­car­na (es­ta úl­ti­ma con una o dos aguas, de­pen­dien­do de los re­que­ri­mien­tos del pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra).

¿Qué son los ale­ros?

El ale­ro es una pro­yec­ción de la te­chum­bre, la cual so­bre­sa­le del mu­ro pe­ri­me­tral. Es­tá con­for­ma­do, prin­ci­pal­men­te, por el can, el ta­pa­cán y el fo­rro de ale­ro.

La im­por­tan­cia de la pen­dien­te

La pen­dien­te de las aguas, es de­cir, el án­gu­lo que tie­nen és­tas con res­pec­to a un pla­zo ho­ri­zon­tal cual­quie­ra, se de­fi­ne en la eta­pa del di­se­ño y es­tá su­pe­di­ta­da a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la zo­na (pre­ci­pi­ta­cio­nes y nie­ve), en com­bi­na­ción con la ar­qui­tec­tu­ra de la vi­vien­da. Pue­de ser ex­pues­ta en por­cen­ta­je o en gra­dos.

LA TE­CHUM­BRE DE­BE CON­TAR con una pen­dien­te ade­cua­da re­co­men­da­da por zo­na, que per­mi­ta eva­cuar co­rrec­ta­men­te las aguas llu­vias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.