Mar­que co­rrec­ta­men­te las ma­de­ras blan­das sin da­ñar­las

La Cuarta - El Constructor - - DATO PRÁCTICO -

Es muy sen­ci­lla de ha­cer, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ba­ja con es­te no­ble ma­te­rial. So­lo de­be uti­li­zar una ti­za y acá le ex­pli­ca­mos por qué. Al­gu­nos tra­ba­jos en car­pin­te­ría de­ben que­dar muy fi­nos, por lo tan­to, cual­quier de­ta­lle que se re­gis­tre en la ma­de­ra pue­de pa­sar­le la cuen­ta en la ca­li­dad de la obra fi­nal.

Uno de esos mo­men­tos an­te­rior­men­te des­cri­tos ocu­rre cuan­do al tra­ba­jar con ma­de­ras muy blan­das, co­mo las de pino sin nu­do, el ce­dro y el pino ro­jo, en las que el maes­tro pue­de da­ñar las fi­bras su­per­fi­cia­les con só­lo apli­car­les la pun­ta del lá­piz.

Las de­pre­sio­nes re­sul­tan­tes ten­drán que qui­tar­se a tra­vés de li­ja­du­ra an­tes de ter­mi­nar el tra­ba­jo. Pa­ra evi­tar to­do eso, pue­de uti­li­zar ti­za de co­lor blan­co pa­ra efec­tuar las mar­cas ca­da vez que sea po­si­ble. Lue­go es­tas mar­cas pue­den bo­rrar­se con mu­cha fa­ci­li­dad, uti­li­zan­do un tra­po hú­me­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.