EL AR­TE DE FI­JAR LAS SU­PER­FI­CIES

SO­LU­CIO­NES CONS­TRUC­TI­VAS SON CA­DA VEZ MÁS IN­GE­NIO­SAS Y PER­MI­TEN UNIR DIS­TIN­TOS MA­TE­RIA­LES.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

“En la cons­truc­ción, la apa­ri­ción de nue­vos ma­te­ria­les ha lle­va­do tam­bién a desa­rro­llar una ma­yor va­rie­dad de fi­ja­cio­nes pa­ra dis­tin­tos usos y su­per­fi­cies”. Ale­jan­dro Ga­laz, do­cen­te Es­cue­la de Cons­truc­ción Duoc UC, Se­de Maipú.

Las fi­ja­cio­nes ayu­dan a man­te­ner uni­dos dos o más ele­men­tos. Las hay de dis­tin­tas for­mas y ta­ma­ños, las que se eli­gen se­gún el ti­po

de ma­te­rial que con­tem­ple el di­se­ño del pro­yec­to.

En te­chum­bres

Es­ta área cons­truc­ti­va cuen­ta con una gran di­ver­si­dad

de ti­pos de fi­ja­cio­nes, que res­pon­den se­gún las ne­ce­si­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas de las cu­bier­tas, por ejem­plo:

1. Cla­vo gal­va­ni­za­do con ca­be­za pla­na: pa­ra plan­chas li­sas en en­ta­bla­do de ma­de­ra.

2. Cla­vo gal­va­ni­za­do con go­li­lla de ace­ro gal­va­ni­za­do fi­ja y go­li­lla de neo­pre­ne o si­mi­lar: pa­ra plan­chas es­tán­dar o to­le­da­na en costanera

de ma­de­ra.

3. Tor­ni­llo gal­va­ni­za­do con go­li­lla de ace­ro gal­va­ni­za­do y go­li­lla de neo­pre­ne o si­mi­lar: pa­ra plan­chas aca­na­la-

das 5V a cos­ta­ne­ras o en­ta­bla­do de ma­de­ra.

4. Tor­ni­llo ros­ca­la­ta gal­va­ni­za­do con go­li­lla de ace­ro gal­va­ni­za­do y go­li­lla de neo­pre­ne o si­mi­lar: pa­ra unión de plan­chas en­tre sí o pa­ra se­llar ori­fi­cios.

5. Gan­cho “J” o “L” gal­va­ni­za­do con go­li­lla de ace­ro gal­va­ni­za­do y go­li­lla de neo­pre­ne o si­mi­lar: pa­ra unir plan­chas aca­na­la­das es­tán­dar o to­le­da­na a per­fi­les de ace­ro o cos­ta­ne­ras de ma­de­ra.

6. Tor­ni­llo au­to­per­fo­ran­te con go­li­lla me­tá­li­ca y go­li­lla neo­pre­ne o si­mi­lar: plan­chas a per­fi­les de ace­ro en fa­cha­das y te­chos.

En el ye­so-car­tón

Es­ta plan­cha es una de las más usa­das co­mo re­cu­bri­mien­to pa­ra mu­ros en ta­bi­que­ría. La ma­yor di­fi­cul­tad que pre­sen­ta es que no se pue­de usar cual­quier fi­ja­ción. Uno de los más ade­cua­dos es el ta­ru­go “ma­ri­po­sa”, tam­bien co­no­ci­do co­mo “pa­lo­ma” o “mu­ri­to”. Es­te ta­ru­go tie­ne alas pla­nas de me­tal que es­tán uni­das por un re­sor­te. Al ins­ta­lar­lo, las alas se abren cuan­do es­tán den­tro del ta­bi­que y se su­je­tan por de­trás de él. Pa­ra pro­bar que es­tén en buen es­ta­do, fí­je­se que las alas vuel­van a su po­si­ción ori­gi­nal des­pués de pre­sio­nar­las y sol­tar­las. Ojo, que los ta­ru­gos usa­dos no pue­den uti­li­zar­se nue­va­men­te, por­que pier­den las alas al re­ti­rar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.