Los me­jo­res con­se­jos de los ex­per­tos pa­ra tra­ba­jar con ar­te­fac­tos a gas.

Con­tar con es­tu­fas y ca­le­fac­to­res cer­ti­fi­ca­dos es uno de los as­pec­tos más im­por­tan­tes. Ade­más, hay rea­li­zar man­ten­cio­nes pe­rió­di­cas, lo que ofre­ce opor­tu­ni­da­des la­bo­raes pa­ra los ins­ta­la­do­res.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do S.

El uso del gas en ar­te­fac­tos co­mo es­tu­fas o co­ci­nas re­quie­re de es­pe­cial cui­da­do pa­ra no su­frir ac­ci­den­tes. Aho­ra que el frío lle­gó de­fi­ni­ti­va­men­te, con­ver­sa­mos con el ar­qui­tec­to y do­cen­te de la es­cue­la de Cons­truc­ción Duoc UC, se­de Ala­me­da, Car­los Gal­da­mes, quien en­tre­ga al­gu­nos con­se­jos pa­ra los ins­ta­la­do­res. El pro­fe­sio­nal ex­pli­ca que al mo­men­to de com­prar una es­tu­fa o ca­le­fac­tor a gas es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que “ca­da ar­te­fac­to de­be cum­plir con la cer­ti­fi­ca­ción ade­cua­da y, en el ca­so de ser una es­tu­fa usa­da, de­be cum­plir con la man­ten­ción mí­ni­ma de lim­pie­za y re­cam­bio de com­po­nen­tes que pue­dan pre­sen­tar fa­llas o de­te­rio­ros”, re­sal­ta.

Cal­cu­lar la su­per­fi­cie a ca­le­fac­cio­nar

- An­tes de com­prar una es­tu­fa, se de­be eva­luar cuán­to ca­lor se re­quie­re en el re­cin­to, se­gún su área y al­tu­ra. “Es im­por­tan­te tam­bién men­cio­nar que el ca­lor siem­pre sube, por lo tan­to si una ca­sa tie­ne

dos o tres ni­ve­les, ca­len­tar los pi­sos su­pe­rio­res se­rá más fá­cil ya que su­ma­rán tem­pe­ra­tu­ras

de los ni­ve­les in­fe­rio­res”.

- En cuan­to a lo téc­ni­co, hay es­tu­fas que no tra­ba­jan con ci­lin­dros de gas li­cua­do del pe­tró­leo (GLP), las que se co­nec­tan a ca­ñe­rías de gas de ciu­dad o gas na­tu­ral. “Am­bos ti­pos de ga­ses lle­gan al do­mi­ci­lio des­de la red pú­bli­ca, pe­ro son dis­tin­tos en­tre ellos y al GLP”, pun­tua­li­za.

- Se de­be re­co­no­cer ca­te­go­rías

de es­tu­fas de ti­ro for­za­do, que tie­nen co­ne­xión de ai­re y sa­li­da de com­bus­tión, des­de y ha­cia el ex­te­rior de la cons­truc­ción. “Es­tos ti­pos de es­tu­fas son muy se­gu­ras, ya que man­tie­nen el ai­re lim­pio en el in­te­rior de los re­cin­tos”, sos­tie­ne.

Pre­cau­cio­nes

Res­pec­to de los cui­da­dos que hay que te­ner cuan­do se tie­nen es­tos ar­te­fac­tos, Gal­da­mes di­ce que el gas al rea­li­zar la com­bus­tión ge­ne­rar mo­nó­xi­do de car­bono, por lo tan­to, acon­se­ja lo si­guien­te:

- El re­cin­to de­be te­ner re­no­va­ción de oxí­geno, por con­se­cuen­cia de­be exis­tir una en­tra­da y una sa­li­da de ai­re

- En el ca­so de las co­ne­xio­nes, las man­gue­ras de­ben ser cer­ti­fi­ca­das pa­ra gas, ideal­men­te

de­ben in­cluir fle­xi­bles me­tá­li­cos

- Los re­gu­la­do­res de­ben ser fir­mes y her­mé­ti­cos

- Las unio­nes de­ben ser fir­mes y en el ca­so de sen­tir olor por fu­ga, se de­ben eva­luar pun­tos

de fil­tra­ción con es­pu­ma de ja­bón o de­ter­gen­te, nun­ca con en­cen­de­do­res o fós­fo­ros - Evi­tar ac­cio­nar in­te­rrup­to­res o en­chu­fes del re­cin­to al ha­ber fu­ga de gas, ya que ge­ne­ran pe­que­ñas chis­pas que po­drían, even­tual­men­te, de­ri­var en una ex­plo­sión.

- El pun­to de ca­lor no de­be es­tar cer­ca de ma­te­ria­les po­co re­sis­ten­tes a la tem­pe­ra­tu­ra o que pue­dan ge­ne­rar lla­ma.

LOS EQUI­POS de­ben es­tar cer­ti­fi­ca­dos y lo mis­mo pa­ra quie­nes reali­cen la man­ten­ción.

Car­los Gal­da­mesDo­cen­te Es­cue­la de Cons­truc­ción Duoc UC Se­de Ala­me­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.