Em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res quie­ren ol­vi­dar los pi­ro­pos y se es­fuer­zan por edu­car a los cons­truc­to­res.

A raíz de la pri­me­ra mul­ta por aco­so ha­cia la mu­jer cur­sa­da en Las Con­des, qui­si­mos sa­ber lo que opi­nan en el ru­bro, tan­to los tra­ba­ja­do­res co­mo las em­pre­sas.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do S. y Ka­ren Pu­na­ro M.

Al­gu­nas cons­truc­to­ras ya es­tán tra­ba­jan­do en po­lí­ti­cas de con­vi­ven­cia e in­clu­sión pa­ra erra­di­car es­tas vie­jas cos­tum­bres.

Abru­rri­das de ser aco­sa­das en las ca­lles, las mu­je­res al­za­ron la voz, lo que lle­vó a las mu­ni­ci­pa­li­da­des de Las Con­des y Re­co­le­ta a sa­car una or­de­nan­za en don­de se san­cio­na (con una mul­ta que va de 3 a 5 UTM) a quien se atre­va a so­bre­pa­sar­se de ma­ne­ra fí­si­ca o ver­bal con­tra un ter­ce­ro. Se en­tien­de co­mo aco­so ca­lle­je­ro, se­gún la or­de­nan­za de Las Con­des, “to­da prác­ti­ca de con­no­ta­ción se­xual no con­sen­ti­da, co­me­ti­da en con­tra de una o más per­so­nas en lu­ga­res, es­pa­cios o ac­ce­sos pú­bli­cos, ta­les co­mo sil­bi­dos, co­men­ta­rios o gestos obs­ce­nos, pi­ro­pos, per­se­cu­ción a pie o en vehícu­lo, arrin­co­na­mien­to, cap­ta­ción de imá­ge­nes, vi­deos o cual­quier otro re­gis­tro au­dio­vi­sual”. Pe­ro qué opi­na la in­dus­tria de la cons­truc­ción, y es­pe­cial­men­te los maes­tros, a quie­nes se les iden­ti­fi­ca tra­di­cio­nal­men­te co­mo pi­ro­pe­ros.

El res­pe­to a la mu­jer Un ejem­plo de que las co­sas es­tán cam­bian­do se re­fle­ja, por ejem­plo, en la em­pre­sa Eu­ro­corp, quie­nes es­tán im­ple­men­tan­do po­lí­ti­cas de gé­ne­ro. Así lo ase­gu­ra Ana María Ló­pez, ge­ren­te de per­so­nas de Eu­ro­corp, que cuen­ta que des­de el año pa­sa­do que es­tán tra­ba­jan­do en te­mas de di­ver­si­dad e in­clu­sión. “Rea­li­za­mos una cam­pa­ña lla­ma­da ‘Di­fe­ren­tes’ con el ob­je­ti­vo de sen­si­bi­li­zar y de­cla­rar nues­tro com­pro­mi­so con la di­ver­si­dad, ya que va­lo­ra­mos a ca­da co­la­bo­ra­dor por sus ex­pe­rien­cias, pun­tos de vis­ta, ha­bi­li­da­des y pro­ce­den­cia. Den­tro de es­ta cam­pa­ña abor­da­mos co­mo uno de los fo­cos la igual­dad de gé­ne­ro y nos com­pro­me­ti­mos a avan­zar en es­ta lí­nea”, re­la­ta.

Res­pec­to de ejem­plos con­cre­tos, la eje­cu­ti­va sos­tie­ne que es­tán pró­xi­mos a lan­zar la “Po­lí­ti­ca de Di­ver­si­dad e In­clu­sión”, lo cual es “un com­pro­mi­so con­cre­to con la igual­dad de gé­ne­ro. Ade­más, es­ta­mos tra­ba­jan­do en una cam­pa­ña de res­pe­to ha­cia la mu­jer den­tro y fue­ra de la em­pre­sa, don­de

que­re­mos con­ver­sar so­bre el pi­ro­po y edu­car so­bre el res­pe­to, pe­ro no so­lo a la mu­jer, sino que a to­das las per­so­nas, ya sean ex­tran­je­ras, con dis­tin­ta orien­ta­ción se­xual, o en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad”, con­clu­ye la eje­cu­ti­va.

Qué opi­nan maes­tros y maes­tras Re­co­rri­mos al­gu­nas obras y les pre­gun­ta­mos a maes­tros y maes­tras qué opi­nan de es­tos cam­bios.

El sol­da­dor Pedro Mo­ra­les en­cuen­tra feo el asun­to de los pi­ro­pos. “El obre­ro no de­be ser así. Es­toy de acuer­do que no se pi­ro­pee a las mu­je­res”. To­do lo con­tra­rio opi­na Sandra, quien rea­li­za aseo en una obra: “De­pen­de, por ejem­plo hay pi­ro­pos y pi­ro­pos. No es­toy de acuer­do, creo que se fue­ron al ex­tre­mo de prohi­bir to­do ti­po de pi­ro­pos, por­que los hay bo­ni­tos, que co­mo mu­jer nos agra­dan, por lo me­nos a mí”. En cam­bio, pa­ra Ju­dith, que es pa­ño­le­ra y a quien en­con­tra­mos ju­gan­do la “Co­pa de la Constru” co­mo la úni­ca in­te­gran­te mu­jer en su equi­po, le pa­re­ce bien que ya no se di­gan pi­ro­pos, “por­que de re­pen­te hay abu­sos que la mu­jer su­fría, y es­tar aguan­tan­do a una per­so­na a la que no se le ha da­do la con­fian­za es fo­me”, cie­rra. Por úl­ti­mo, Ser­gio Mo­rar­les ase­gu­ra que lo que se es­tá vi­vien­do cul­tu­ral­men­te aho­ra “es bueno pa­ra te­ner más res­pe­to. Hay al­gu­nos pi­ro­pos que no son ofen­si­vos, pe­ro me pa­re­ce bien que es­to cam­bie, por­que uno tie­ne que ser res­pe­tuo­so con las mu­je­res. Y lo otro es que te­ne­mos com­pa­ñe­ras en la obra, así que es­toy de acuer­do con es­tos cam­bios, pa­ra te­ner una me­jor so­cie­dad, co­mo co­rres­pon­de”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.