BAR­NI­CES Y LACAS: REYES IN­DIS­CU­TI­DOS DE LA MA­DE­RA

UNA RE­VI­SIÓN A LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DE ES­TOS PRO­DUC­TOS QUE NO PA­SAN DE MO­DA Y QUE EN­TRE­GAN UNA PRO­TEC­CIÓN DU­RA­DE­RA.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

El bar­niz es una di­so­lu­ción de acei­tes y sus­tan­cias re­si­no­sas en un di­sol­ven­te, que se vo­la­ti­li­za con fa­ci­li­dad, de­jan­do una ca­pa o pe­lí­cu­la en el lu­gar don­de se apli­có.

Exis­ten bar­ni­ces de ori­gen na­tu­ral, en ge­ne­ral de­ri­va­dos de re­si­nas y acei­tes esen­cia­les de las plan­tas, y es­tán los sin­té­ti­cos. Su apli­ca­ción en ma­de­ra y en otros ma­te­ria­les tie­ne co­mo ob­je­ti­vo pri­mor­dial pre­ser­var­los de la ac­ción abra­si­va del sol, agua, frío y otros agen­tes co­rro­si­vos. Tam­bién tie­ne una fun­ción de­co­ra­ti­va.

Op­cio­nes en ba­se a agua Son pro­duc­tos trans­pa­ren­tes, sue­len ser in­co­lo­ros pe­ro exis­ten tam­bién en una va­rie­dad de co­lo­res. Al igual que los es­mal­tes, por mo­ti­vos eco­ló­gi­cos y de me­nor to­xi­ci­dad ca­da vez son más los bar­ni­ces acrí­li­cos, for­mu­la­dos en ba­se a agua en lu­gar de uti­li­zar di­sol­ven­tes.

Pro­tec­tor por ex­ce­len­cia Los bar­ni­ces pro­te­gen la ma­de­ra con­tra uno o va­rios agen­tes des­truc­to­res. Se di­vi­den en:

- Bar­ni­ces fun­gi­ci­das con­tra hon­gos

- In­sec­ti­ci­das, con­tra car­co­mas

- Hi­dró­fu­gos, que pro­te­gen

de la hu­me­dad - Pig­men­ta­dos, que pre­vie­nen la ac­ción de los ra­yos del sol.

En la ga­ma de los pro­tec­to­res se des­ta­can los de “po­ro abier­to”, que ade­más de pro­te­ger pue­den dar co­lor a la ma­de­ra. Son pro­duc­tos que pe­ne­tran en és­ta y la cui­dan des­de den­tro, tin­tan­do o igua­lan­do las to­na­li­da­des de la mis­ma.

La­ca para em­be­lle­cer Es po­si­ble en­con­trar pro­duc­tos en el mer­ca­do con pi­ro­xi­li­na, di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te para los mue­blis­tas. Se pue­den apli­car, ge­ne­ral­men­te, con pis­to­la o mu­ñe­qui­lla. Se ca­rac­te­ri­zan por con­se­guir un se­ca­do rá­pi­do.

Re­co­men­da­cio­nes para apli­car los pro­duc­tos Fer­nán­dez en­tre­ga con­se­jos al mo­men­to de tra­ba­jar con la ma­de­ra, y an­tes de apli­car los pro­duc­tos, co­mo te­ner pre­cau­ción con el li­ja­do, por ejem­plo. “Pre­via­men­te sa­car res­tos de pin­tu­ra o bar­niz an­te­rior, lim­piar bien para eli­mi­nar to­do ves­ti­gio de bri­llo, pol­vo, gra­sa, moho, etc. La su­per­fi­cie de­be­rá que­dar fir­me y se­ca”, di­ce la eje­cu­ti­va. Al ins­tan­te de apli­car el pro­tec­tor, “de­be­rá ser al me­nos de dos ma­nos para que se ase­gu­re la ab­sor­ción to­tal. El pro­duc­to no for­ma pe­lí­cu­la, por lo que el ex­ce­so de­ja­ría la su­per­fi­cie pe­ga­jo­sa, en­su­cian­do el re­sul­ta­do fi­nal”, acla­ra Fer­nán­dez. La man­ten­ción de las ma­de­ras ya im­preg­na­das o bar­ni­za­das de­be­rá ha­cer­se al ca­bo de dos años, apli­can­do una mano adi­cio­nal del pro­duc­to an­tes ci­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.