PA­LA­BRA DE MAES­TRO

Saúl Var­gas, quien lle­va sie­te años im­par­tien­do ca­pa­ci­ta­cio­nes, por pri­me­ra vez tie­ne una cla­se completa de alum­nas de en­tre 24 y 67 años.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

La his­to­ria del pro­fe de sol­da­du­ra que tie­ne un cur­so de pu­ras mu­je­res.

Saúl Var­gas es es­pe­cia­lis­ta en apli­ca­cio­nes de sol­da­du­ra. Cuen­ta con más de 20 años de ex­pe­rien­cia lue­go de to­mar cla­ses en el Cen­tro Téc­ni­co de In­du­ra (CETI). Des­de ha­ce sie­te años que im­par­te ca­pa­ci­ta­cio­nes en el ru­bro. “Les he he­cho cur­sos a per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, tam­bién en ries­go so­cial, don­de ha­bía al­gu­nas alum­nas en­tre los hom­bres, pe­ro es­ta es la pri­me­ra vez que ten­go un cur­so com­ple­to

de da­mas”, cuen­ta Var­gas. El cur­so lo rea­li­za en San An­to­nio, Re­gión de Val­pa­raí­so, de lu­nes a vier­nes en las téc­ni­cas de ar­co ma­nual, sis­te­ma MIG, TIG y oxi­gas. Lo con­for­man diez alum­nas de en­tre 24 y 67 años de edad.

Var­gas via­ja dia­ria­men­te

des­de San­tia­go a la Fun­da­ción Uni­ver­si­dad

de Pla­ya An­cha, a una maes­tran­za don­de rea­li­zan las char­las.

Em­pren­di­mien­tos pa­ra ter­ce­ra edad

El pro­fe­sor re­sal­ta que las mu­je­res de la ter­ce­ra edad

de su ta­ller, a di­fe­ren­cia

de los hom­bres que ven el cur­so co­mo una ex­pec­ta­ti­va la­bo­ral, “lo que bus­can es po­der ha­cer los tra­ba­jos y arre­glos en sus ca­sas sin de­pen­der de maes­tros, que mu­chas ve­ces las es­ta­fan”, ase­gu­ra.

Ade­más, sus alum­nas en par­ti­cu­lar, con­tra­rio a los va­ro­nes, “tie­nen un sen­ti­do más ar­tís­ti­co con los tra­ba­jos, más que de­di­car­se de­re­cha­men­te a la sol­da­du­ra en una em­pre­sa o maes­tran­za”, des­ta­ca. Otra ra­zón por la que las alum­nas en­tra­ron a su cla­se es por la au­to­no­mía. Saúl Var­gas cuen­ta que tie­ne una alum­na que tra­ba­ja en ma­de­ra y fa­bri­ca mue­bles. “Ella quie­re com­ple­men­tar con ace­ro y sol­da­du­ra sus tra­ba­jos. Tam­bién hay dos alum­nas que sus ma­ri­dos son sol­da­do­res, en­ton­ces lo que bus­can es apo­yar y tra­ba­jar con sus es­po­sos”, re­sal­ta.

Crea­ti­vi­dad

Var­gas agre­ga que en el cur­so in­cor­po­ró un mó­du­lo de ce­rra­je­ría ar­tís­ti­ca, ya que las per­so­nas de la ter­ce­ra edad le cuen­tan que quie­ren ha­cer co­sas co­mo es­tu­fas o fa­ro­les, por ejem­plo. “Con Pro­de­mu, que rea­li­za una feria acá en San An­to­nio, bus­ca­mos pre­sen­tar esos tra­ba­jos”.

Var­gas re­cuer­da que, cuan­do es­tu­dió ha­ce 20 años, el pro­fe­sor que le en­se­ñó y que lo con­vir­tió en es­pe­cia­lis­ta en apli­ca­cio­nes de sol­da­du­ra era de la ter­ce­ra edad. “Fue uno de los pre­cur­so­res del CETI, Jo­sé Luis Mejías es su nom­bre. Por esa ra­zón yo les ten­go fe a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad”,

SAÚL VAR­GAS via­ja to­dos los días des­de San­tia­go a San An­to­nio, (Re­gión de Val­pa­raí­so), a dic­tar sus cla­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.