José la hi­zo en un año: pa­só de jor­nal a tra­za­dor

Co­men­zó a tra­ba­jar con su pa­dre, pe­ro a po­co an­dar se pro­pu­so la me­ta de ser maes­tro. La per­se­ve­ran­cia y mo­ti­va­ción le ayu­da­ron a con­se­guir su ob­je­ti­vo.

La Cuarta - El Constructor - - PALABRA DE MAESTRO - Jor­ge Par­do So­to

José Gel­dres tie­ne 26 años y vi­ve en la co­mu­na de Puen­te Al­to. Ac­tual­men­te tra­ba­ja co­mo tra­za­dor en la obra Edi­fi­cio Cón­do­res, que cons­tru­ye No­val Lt­da., que que­da en la co­mu­na de Ce­rri­llos. El hom­bre in­gre­só al mun­do de la cons­truc­ción en 2006, a la­bo­rar al la­do de su pa­dre co­mo jor­nal. Sin em­bar­go, no pa­só mu­cho tiem­po en dar­se cuen­ta que no le gus­ta­ba la pe­ga. “Ne­ce­si­ta­ba tra­ba­jo, y la ver­dad es que no me gus­ta­ba ser jor­nal, en­ton­ces eso me mo­ti­vó pa­ra apren­der, y lo que más me lla­mó la aten­ción es el tra­ba­jo de tra­za­dor”, re­cuer­da Gel­dres.

José re­cal­ca que un prin­ci­pio fue por la im­por­tan­cia que tie­ne esa la­bor. Así que le con­si­guie­ron un maes­tro, apren­dió el tra­ba­jo, don­de pa­só co­mo seis me­ses de ayu­dan­te de maes­tro.

“Lue­go, un buen día me di­je­ron si ya es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer el tra­ba­jo y me lan­cé a los leo­nes”, cuen­ta. De es­te mo­do es­tu­vo co­mo tres me­ses de jor­nal. “Era eso o ha­cer otro tra­ba­jo. Me to­mó co­mo seis me­ses apren­der, aun­que uno nun­ca ter­mi­na de ha­cer­lo en es­ta la­bor”, di­ce.

Por lo ge­ne­ral, el aho­ra maes­tro di­ce que, pa­ra lle- gar a ser tra­za­dor, a la per­so­na le to­ma un año, “pe­ro en mi ca­so es por­que tu­ve la suer­te de te­ner bue­nos maes­tros que me en­se­ña­ron y los ca­pa­ta­ces que me die­ron la opor­tu­ni­dad”, sos­tie­ne.

Cam­bio de con­tra­to

Gel­dres re­cuer­da que ter­mi­nó el tra­ba­jo en una obra en San Car­los, ejer­cien­do co­mo tra­za­dor, pe­ro con con­tra­to de ayu­dan­te. Al ter­mi­nar esa obra pa­só a otra con el mis­mo di­se­ño de ca­sas. Fue en ese mo­men­to que “me hi­cie­ron con­tra­to de maes­tro y me di­je­ron que me con­si­guie­ra un ayu­dan­te. La re­mu­ne­ra­ción cam­bió. Eso es una gran mo­ti­va­ción”, re­sal­ta. El tra­ba­ja­dor es­tá muy cons­cien­te que en su ru­bro hay que tra­ba­jar har­to pa­ra as­cen­der: “Ha ha­bi­do co­le­gas que les to­ma dos y has­ta tres años co­mo ayu­dan­tes; pe­ro eso pa­sa a ve­ces por las po­si­bi­li­da­des que les pue­dan dar, por­que no siem­pre se

da la suer­te que yo tu­ve”, re­co­no­ce.

En relación a po­der al­can­zar cual­quier ob­je­ti­vo en la obra, el hom­bre sos­tie­ne que no so­lo pa­sa por la ca­pa­ci­dad, “es­tá li­ga­do a có­mo te ven los ca­pa­ta­ces, la je­fa­tu­ra, si te ven que eres mo­ti­va­do tie­nes po­si­bi­li­da­des, si no, cuesta un mon­tón”, sos­tie­ne. José di­ce que ser tra­za­dor es su­per­com­ple­jo, “por­que es una pe­ga que tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me. Nues­tro tra­ba­jo no se ve, no es co­mo la la­bor de un car­pin­te­ro que sí se ve. Sin el tra­za­dor no se po­dría tras­pa­sar el plano a te­rreno. No­so­tros di­bu­ja­mos las ca­sas en te­rreno”, co­men­ta.

Ser per­se­ve­ran­te

Res­pec­to de qué se ne­ce­si­ta pa­ra sal­tar de jor­nal a maes­tro, Gel­dres ase­gu­ra que hoy “quie­ro ser ca­pa­taz más ade­lan­te, pe­ro pa­ra ello ne­ce­si­to se­guir apren­dien­do y ca­pa­ci­tar­me”, con­clu­ye.

Jor­ge Par­do S.

Pa­ra ele­gir una he­rra­mien­ta, es cla­ve fi­jar­se en la ca­li­dad de los ma­te­ria­les que la com­po­nen, ya que es­to ga­ran­ti­za una ma­yor se­gu­ri­dad pa­ra quien la uti­li­za.

Las he­rra­mien­tas de mano

de­ben ser de óp­ti­mos ma­te­ria­les, es­pe­cial­men­te las de cho­que, que de­ben ser de ace­ro cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­do, fuer­tes pa­ra so­por­tar gol­pes sin me­llar­se o for­mar re­bor­des en las ca­be­zas, pe­ro no tan du­ras co­mo pa­ra as­ti­llar­se o rom­per­se.

Los man­gos, es­pe­cial­men­te los de ma­de­ra du­ra, de­ben ser li­sos y sin as­ti­llas o bor­des agu­dos. De­ben es­tar per­fec­ta­men­te co­lo­ca­dos.

Las he­rra­mien­tas de­ben te­ner for­ma, pe­so y di­men­sio­nes ade­cua­das al tra­ba­jo a rea­li­zar y no de­ben uti­li­zar­se pa­ra fi­nes pa­ra los que no han si­do

di­se­ña­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.