CHI­LE SE HA­CE GRAN­DE A PUN­TA DE HOR­MI­GÓN

NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS ASO­CIA­DAS AL RU­BRO DEL CON­CRE­TO SIEM­PRE APOR­TAN AL DESA­RRO­LLO DEL PAÍS.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

Co­no­cer los dis­tin­tos ti­pos de ma­sas y su con­sis­ten­cia es ne­ce­sa­rio pa­ra po­der tra­ba­jar de ma­ne­ra co­rrec­ta con es­te ma­te­rial, que bien fa­bri­ca­do pue­de du­rar una eter­ni­dad.

Sa­ber tra­ba­jar de ma­ne­ra co­rrec­ta con la pre­pa­ra­ción del hor­mi­gón es fun­da­men­tal pa­ra ob­te­ner bue­nos re­sul­ta­dos en la obra, tal co­mo el “Rey Ar­tu­ro”, que se lu­ce en el Bar­ce­lo­na. Por di­fí­cil que pa­rez­ca, es nor­mal que las per­so­nas pien­sen que el ce­men­to y el hor­mi­gón son la mis­ma co­sa. Pe­ro no es así. El ce­men­to so­lo, mez­cla­do con agua, se con­vier­te en una pas­ta mol­dea­ble con pro­pie­da­des ad­he­ren­tes. En tan­to, el hor­mi­gón es una mez­cla de ése ce­men­to pe­ro con ári­dos (gra­va, gra­vi­lla y are­na) y agua, al que se le pue­de agre­gar al­gún adi­ti­vo quí­mi­co que le per­mi­ta a la ma­sa ob­te­ner una cua­li­dad ex­tra, co­mo fi­bras y pig­men­tos. Es­tos úl­ti­mos pue­den uti­li­zar­se co­mo com­po­nen­tes del hor­mi­gón, siem­pre y cuan­do se jus­ti­fi­que que la sus­tan­cia agre­ga­da en las pro­por­cio­nes y con­di­cio­nes pre­vis­tas pro­duz­ca el es­ta­do desea­do. O sea, sin al­te­rar de­ma­sia­do las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­to, no ser un pe­li­gro pa­ra la

du­ra­bi­li­dad del hor­mi­gón ni pa­ra la co­rro­sión de las ar­ma­du­ras, en el ca­so de los pro­duc­to ar­ma­dos (con ba­rras

de ace­ro).

Di­ver­si­dad de pro­duc­to

Una pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción es: hor­mi­go­nes en ma­sa y ar­ma­dos. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal ra­di­ca en que el se­gun­do pre­sen­ta ar­ma­du­ra de ace­ro que le con­fie­re ma­yor re­sis­ten­cia a los es­fuer­zos flec­to­res.

Los ti­pos más co­mu­nes son: - Or­di­na­rio: es el ma­te­rial ob­te­ni­do al mez­clar ce­men­to portland, agua y ári­dos de va­rios ta­ma­ños, su­pe­rio­res e in­fe­rio­res a 5 mm, es de­cir, con gra­va y are­na.

- En ma­sa: no con­tie­ne en su in­te­rior ar­ma­du­ras de ace­ro. Es ap­to so­lo pa­ra re­sis­tir es­fuer­zos de com­pre­sión. - Ar­ma­do: en su in­te­rior tie­ne ar­ma­du­ras de ace­ro, de­bi­da­men­te cal­cu­la­das y si­tua­das. Di­se­ña­do pa­ra re­sis­tir es­fuer­zos de com­pre­sión y trac­ción. Los re­fuer­zos de trac­ción los re­sis­ten las ar­ma­du­ras de ace­ro. Es el más usa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.