LA MA­GIA DE LOS MOR­TE­ROS

SIS­TE­MA CONS­TRUC­TI­VO ES UNA SO­LU­CIÓN QUE APOR­TA Y OFRE­CE MUY BUE­NOS RE­SUL­TA­DOS PA­RA EL TRA­BA­JO DE AL­BA­ÑI­LE­RÍA.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

Los hay es­pe­cia­les pa­ra es­tu­co, pi­sos, de pe­ga pa­ra al­ba­ñi­le­ría y los orien­ta­dos pa­ra co­lo­car re­ves­ti­mien­tos ce­rá­mi­cos, en­tre otros.

To­da­vía se rea­li­za el clá­si­co mor­te­ro a mano, con la mez­cla ya sea a pul­so o má­qui­na. Es­te pro­duc­to es­tá com­pues­to de:

- Un aglu­ti­nan­te, co­mo los es el ce­men­to portland, o una com­bi­na­ción de cal y ce­men­to.

- Agua po­ta­ble, pa­ra hi­dra­ta­ción del aglu­ti­nan­te y pa­ra dar­le al mor­te­ro su plas­ti­ci­dad.

- Y are­na, de acuer­do con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y

do­si­fi­ca­cio­nes. Su fa­bri­ca­ción ma­nual se

de­be ha­cer en una su­per­fi­cie de hor­mi­gón en­du­re­ci­do o un re­ci­pien­te im­permea­ble pa­ra evi­tar la pér­di­da de le­cha­da de ce­men­to.

El mez­cla­do con má­qui­na me­cá­ni­ca de­be du­rar por lo me­nos un mi­nu­to y me­dio.

Sin em­bar­go, el mer­ca­do cuen­ta con va­rias so­lu­cio­nes en ma­te­ria de mor­te­ros, es­pe­cial­men­te pre­do­si­fi­ca­dos en sa­cos, que re­sul­tan más có­mo­dos, da­do que no se re­quie­re api­lar, por un la­do, el ce­men­to, y por el otro, la are­na.

Los prin­ci­pa­les son: - Mor­te­ro pa­ra pi­so.

- Pa­ra es­tu­co.

- De pe­ga (pa­ra al­ba­ñi­le­ría).

Pro­duc­tos en­va­sa­dos Cuan­do se tra­ta de mor­te­ros en sa­cos, es­tos se com­po­nen de:

- Ce­men­to de al­ta re­sis­ten­cia.

- Are­na si­lí­cea o de cuar­zo de gra­nu­lo­me­tría muy con­tro­la­da.

- Adi­ti­vos y adi­cio­nes que le con­fie­ren ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les.

Los mor­te­ros pre­do­si­fi­ca­dos tie­nen en ge­ne­ral las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: - Al­tas re­sis­ten­cias. - Re­trac­ción hi­dráu­li­ca mí­ni­ma y, por lo tan­to, es­ca­sa o nin­gu­na ten­den­cia a la fi­su­ra­ción. - Tra­ba­ja­bi­li­dad ade­cua­da.

Las re­sis­ten­cias a 28 días nor­mal­men­te va­rían en­tre 30 y 60 Me­ga­pas­ca­les (MPa). Exis­te gran va­ria­ción en el pla­zo de ob­ten­ción de di­chas re­sis­ten­cias y, de he­cho, exis­ten mor­te­ros de al­ta, me­dia­na y nor­mal ve­lo­ci­dad de en­du­re­ci­mien­to.

Ven­ta­jas Res­pec­to de su ma­nio­bra­bi­li­dad, se en­cuen­tran en el mer­ca­do des­de mor­te­ros au­to­ni­ve­lan­tes, co­mo los uti­li­za­dos pa­ra ‘grou­ting’ (ma­te­rial flui­do au­to­ni­ve­lan­te), has­ta mor­te­ros de re­pa­ra­ción es­truc­tu­ral de con­sis­ten­cia plás­ti­ca se­ca.

Las cla­ves pa­ra el es­tu­co - Con­di­cio­nes en es­ta­do fres­co del mor­te­ro: el mor­te­ro en es­ta­do fres­co de­be pre­sen­tar una con­sis­ten­cia ade­cua­da co­mo pa­ra per­ma­ne­cer en si­tio sin des­li­zar­se una vez co­lo­ca­do y una flui­dez co­mo pa­ra ser ex­ten­di­do con fa­ci­li­dad so­bre la su­per­fi­cie que va a re­cu­brir.

- Con­di­cio­nes en es­ta­do en­du­re­ci­do: de­be cum­plir con­di­cio­nes de es­ta­bi­li­dad vo­lu­mé­tri­ca, de re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad apro­pia­das a su em­pleo.

Mor­te­ro im­permea­ble Tan ver­sá­til es la in­dus­tria, que tam­bién cuen­ta con pro­duc­tos re­pe­len­tes al agua y a la hu­me­dad. Los mor­te­ros im­permea­bles con­tie­nen adi­ti­vos es­pe­cia­les que re­du­cen drás­ti­ca­men­te la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción. Es­tos adi­ti­vos es­pe­cia­les, una vez mez­cla­dos con agua y apli­ca­dos so­bre pa­ra­men­to de hor­mi­gón, pe­ne­tran pro­fun­da­men­te en los in­ters­ti­cios y ca­pi­la­res del hor­mi­gón. Des­pués de la pe­ne­tra­ción se com­bi­nan con la cal li­bre pro­ce­den­te de la hi­dra­ta­ción del ce­men­to, for­man­do cris­ta­les in­so­lu­bles que blo­quean los po­si­bles pa­sos del agua a tra­vés del hor­mi­gón, en cual­quier sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.