Apren­da a cor­tar un vi­drio de ma­ne­ra tra­di­cio­nal

Pa­ra que el cris­tal que­de bien, hay que te­ner pre­ci­sión en el tra­za­do, cui­da­do en la ma­ni­pu­la­ción del ma­te­rial y uso de las he­rra­mien­tas ade­cua­das.

La Cuarta - El Constructor - - DATO PRÁCTICO -

En pri­mer tér­mino, el uso de un cor­ta­dor de vi­drio es esen­cial. Es­ta he­rra­mien­ta mar­ca el vi­drio pa­ra lue­go ejer­cer pre­sión so­bre la zo­na a cor­tar. Co­no­cer cuál es la pre­sión exac­ta se ad­quie­re con la prác­ti­ca, por lo que es pre­fe­ri­ble en­sa­yar pre­via­men­te. Mar­que las me­di­das de la pie­za que va a cor­tar y re­cuer­de que, si va a usar­lo pa­ra un ven­ta­nal, tie­ne que con­si­de­rar la pro­fun­di­dad de la ra­nu­ra del mar­co. Una for­ma de ve­ri­fi­car que un cor­te sea per­fec­ta­men­te rec­tan­gu­lar es to­mar las me­di­das de am­bas dia­go­na­les, que de­ben ser igua­les. Lu­bri­que la rueda del cor­ta­dor de vi­drios y la lí­nea don­de ha­rá el cor­te. Lue­go, usan­do el cor­ta­dor y la re­gla T co­mo guía, mar­que la su­per­fi­cie del vi­drio con un so­lo tra­zo, ejer­cien­do fuer­za y una pre­sión cons­tan­te; des­de las par­tes más ale­ja­das del cuer­po y ha­cia us­ted.

Mar­ca­da la raya, apo­ye el vi­drio so­bre­sa­lien­do del bor­de de la me­sa, ha­cien­do coin­ci­dir la lí­nea con el can­to de la su­per­fi­cie. Afir­me el vi­drio con una mano, y con la otra dé un gol­pe se­co so­bre la zo­na so­bre­sa­lien­te, has­ta sol­tar el pe­da­zo.

Im­ple­men­tos de se­gu­ri­dad

No ol­vi­de usar los im­ple­men­tos de se­gu­ri­dad, co­mo guan­tes y an­ti­pa­rras pa­ra pro­te­ger ma­nos y ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.