LA MAGIA DEL PISO FLOTANTE

REVESTIMIENTO ES DE LOS MÁS USADOS EN EDIFICACIONES DE OFICINAS Y RESIDENCIALES, POR SU BUENA TERMINACIÓN Y ALTA CAPACIDAD DE TRÁFICO.

La Cuarta - El Constructor - - PORTADA - Jor­ge Par­do So­to

Al mo­men­to de re­pa­rar o man­te­ner un piso de ma­de­ra la­mi­na­da, la ins­ta­la­ción de­be con­si­de­rar de­jar 8 a 10 mm de es­pa­cios en to­do el pe­rí­me­tro del lu­gar, pa­ra per­mi­tir que el ma­te­rial se ex­pan­da li­bre­men­te. Es un as­pec­to fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to del tra­ba­jo, pues si lle­ga a to­car la pa­red, aun­que sea un so­lo pun­to, el piso se le­van­ta­rá inevi­ta­ble­men­te. El guar­da­pol­vo o ro­dón de­be ser lo su­fi­cien­te­men­te an­cho co­mo pa­ra cu­brir di­cho mar­gen.

Dos ti­pos de fi­ja­cio­nes pa­ra es­te ma­te­rial

- 1. Unio­nes pe­ga­das: las ta­blas pa­ra pi­sos ma­chiehem­bra­dos son pe­ga­dos y des­pués se afir­man con pren­sas es­pe­cia­les. El tí­pi­co ma­chihem­bra­do re­quie­re ser mar­ti­lla­do sua­ve­men­te en su lu­gar. Tal es el ca­so, por ejem­plo, de las ta­blas só­li- das de bam­bú.

- 2. Unio­nes en­gan­cha­das: en es­te sis­te­ma se des­li­za un pa­nel den­tro del otro, con la ayu­da de un mar­ti­llo y ac­ce­so­rios. La ta­bla con la len­güe­ta de­be ser gol­pea­da sua­ve­men­te en la ra­nu­ra con un blo­que de im­pac­to es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra no da­ñar la ra­nu­ra.

El sis­te­ma es rá­pi­do y fá­cil de ins­ta­lar. Tam­bién se pue­de pi­sar in­me­dia­ta­men­te; des­en­gan­char y re­uti­li­zar has­ta tres ve­ces; no re­quie­re el uso de pren­sas, ya que no usa pe­ga­men­to.

Ti­pos de su­per­fi­cies en que pue­de ser ins­ta­la­do

El piso flotante pue­de ins­ta­lar­se so­bre ma­de­ra, ra­dier de hor­mi­gón, li­nó­leo o pal­me­tas vi­ní­li­cas, pe­ro no so­bre pal­me­tas au­to­ad­he­si­vas, y tam­po­co so­bre al­fom­bra, es­ta de­be ser re­mo­vi­da. La ins­ta­la­ción siem­pre de­be ha­cer­se so­bre una ba­se lim­pia, es­ta­ble, se­ca y pla­na. De­ben eli­mi­nar­se las pro­tu­be­ran­cias de la ba­se que sean ma­yo­res a los 2 mm, ade­más de ve­ri­fi­car que la su­per­fi­cie no ten­ga hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.