¡Ten­ga mu­cho cui­da­do con el con­tra­gol­pe que da la sie­rra cir­cu­lar!

Es­ta si­tua­ción le sue­le ocu­rrir has­ta a los car­pin­te­ros más ave­za­dos. Pa­ra pro­te­ger­se, si­ga es­tos úti­les con­se­jos.

La Cuarta - El Constructor - - PREVENCIÓN -

Al rea­li­zar la­bo­res de cor­te con una sie­rra cir­cu­lar, a ve­ces ocu­rre que és­ta da gol­pes sor­pre­si­vos ha­cia atrás en me­dio del pro­ce­so de cor­te.

La ex­pe­rien­cia in­di­ca que, cuan­do sien­ta que la he­rra­mien­ta se tra­ba, al mo­men­to hay que sol­tar el ga­ti­llo pa­ra de­te­ner­la.

¿Por qué se pro­du­ce es­ta si­tua­ción?

Den­tro de las cau­sas más fre­cuen­tes del con­tra­gol­pe de la sie­rra es­tán: - Ase­rru­char ha­cia atrás con la he­rra­mien­ta pren­di­da. - Una ho­ja des­afi­la­da se so­bre­ca­lien­ta y ha­ce que la sie­rra gol­pee ha­cia atrás. - Do­blar la ho­ja pa­ra re­to­mar el ca­mino tra­za­do de cor­te, por lo ge­ne­ral cau­sa con­tra­gol­pes.

- Las pie­zas cor­ta­das de una plan­cha no de­ben caer­se una vez cor­ta­das. Ase­gú­re­se que sus plan­chas de ma­de­ra que­den siem­pre bien apo­ya­das.

- Las ti­ras de ma­de­ra de­ben caer li­bre­men­te.

Pre­cau­cio­nes

Es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te pa­ra su se­gu­ri­dad:

- Ja­más acer­que las ma­nos a la ho­ja.

- Su cuer­po y sus mus­los de­ben es­tar de­lan­te de la sie­rra, nun­ca de­trás.

- An­tes de co­men­zar el tra­ba­jo, che­quee que la pie­za es­té bien su­je­ta.

- Afir­me la he­rra­mien­ta con am­bas ma­nos. Es­to le da­rá más opor­tu­ni­dad de con­tro­lar un con­tra­gol­pe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.