La Cuarta

Doctor:

-

Me llegó la tremenda suerte, la pata de conejo que nunca he tenido en el amor y en el cachacascá­n erótico. En una reunión política, aburrida, conocí a una delegada muy sensual y que además pescaba todos mis planteamie­ntos. De más está decirle que la invité a analizar las ideas del encuentro y dijo upa. De ahí a comer, unos copetitos y cuando le dije vamos por calor humano, me dijo upa, chalupa. Estoy re feliz, jefe, salvo por un detallito: ella es felizmente casada y yo tristement­e soltero. Por eso es que ella viene a verme de su ciudad, por razones políticas, y terminamos locos en mi casa. Pero quiero terminar esta cuestión, quiero formalizar con ella, pero me dice que no puede dejar a su marido. ¿Viro o sigo gozando?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile