La in­creí­ble ren­ta­bi­li­dad pa­ra se­cos en programación

En Desafío La­tam los “en­cie­rran” por cua­tro me­ses has­ta que sa­len pe­ri­tos en el área. La po­si­bi­li­dad de pi­llar pega es al­ta, y las lu­cas son bien bue­nas.

La Cuarta - - VIVIR BIEN - PE­DRO MEN­DO­ZA M.

“Es­tu­dié diseño grá­fi­co y lue­go me me­tía la aca­de­mia. Es­to­me abrió una can­ti­dad de puer­tas y tra­ba­jos muy bue­nos. Aho­ra re­gre­sé pa­ra en­se­ñar”. TRI­NI­DAD SWINBURN Di­se­ña­do­ra.

No es ne­ce­sa­rio ser una men­te bri­llan­te ni un ávi­do hac­ker pa­ra po­der pro­gra­mar, ya sean pá­gi­nas web o “apps”, pe­ro hay una op­ción más fá­cil y con­cre­ta de co­no­cer es­ta reali­dad y has­ta lu­crar con ella.

“Desafío La­tam na­ce ha­ce cua­tro años, cuan­do vi­mos, sien­do em­pren­de­do­res, que ha­bía un pro­ble­ma en Chi­le y el mun­do, que es con­se­guir pro­gra­ma­do­res pa­ra los pro­yec­tos. Es­ta­mos en un mun­do com­ple­ta­men­te di­gi­tal, pe­ro los pro­fe­sio­na­les que dis­po­ni- bles son po­cos”, cuen­ta An­drés Ga­llar­do, uno de los fun­da­do­res de la aca­de­mia.

Aun­que hay ca­rre­ras que im­par­ten co­no­ci­mien­tos pa­ra ser pro­gra­ma­dor, la di­fe­ren­cia de es­te “boot­camp” es cla­ra, ya que los pre­pa­ran ex­clu­si­va­men­te pa­ra esa fun­ción. “Una de las co­sas que ad­ver­ti­mos es que en las ca­rre­ras lar­gas te en­se­ñan po­qui­to de mu­chas co­sas, pe­ro no es­pe­cí­fi­ca­men­te a pro­gra­mar. Así, vi­mos que exis­tían aca­de­mias es­pe­cia­les, lla­ma­das boot­camps, que son cur­sos in­ten­si­vos y 100% en­fo­ca­dos en apren­der a pro­camps” gra­mar, y los im­ple­men­ta­mos”, ex­pli­ca Ga­llar­do.

Tan es­pe­cí­fi­co es el adies­tra­mien­to, que no se van por las ra­mas. “No te pa­sa­rán ma­te­má­ti­cas o in­glés, pue­den ac­ce­der per­so­nas que ten­gan po­cos co­no­ci­mien­tos pre­vios o nu­los, pe­ro que en cor­to tiem­po po­drán apren­der a pro­gra­mar”, aña­de el ex­per­to.

Ex­pec­ta­ti­vas. La aven­tu­ra só­lo du­ra 4 me­ses (85 UF cues­ta en to­tal), y quien la vi­ve y le sa­ca pro­ve­cho apren­dien­do a pro­gra­mar, des­cu­bre un mun­do de po­si­bi­li­da­des, so­bre to­do por la ya men­cio­na­da ca­ren­cia de es­te ti­po de es­pe­cia­lis­tas en el mer­ca­do, sin con­tar las bue­nas re­mu­ne­ra­cio­nes, pues tra­ba­jan­do des­de la ca­sa, se pue­den per­ci­bir suel­dos ini­cia­les de 600 mil pe­sos, y que rá­pi­da­men­te as­cien­den al mi­llón.

“Se entra a un mun­do de muy bue­nos tra­ba­jos y sa­la­rios, y ade­más que se le es­tá en­tre­gan­do ca­pi­tal hu­mano al país pa­ra po­der desa­rro­llar­se en el mun­do di­gi­tal”, cuen­ta An­drés Ga­llar­do.

En pe­lí­cu­las co­mo “Ma­trix”, pro­gra­ma­do­res co­mo “Mor­feo” es­tán fren­te a una pan­ta­lla ne­gra lle­na de nú­me­ros y si­glas, pe­ro la co­sa no es tan así. “Nues­tros re­qui­si­tos pa­ra que la gen­te apren­da son un ni­vel usua­rio de PC. Si al­guien nun­ca ha pren­di­do uno, cla­ro que le va a cos­tar más, y a mo­do de su­ge­ren­cia les pe­di­mos que se­pan al­go de in­glés, que pue­dan leer y en­ten­der lo que es­tá pa­san­do cuan­do le da­mos un do­cu­men­to”.

Desafío La­tam tie­ne ade­más otras aris­tas. “Mu­chas ve­ces se pien­sa que un pro­gra­ma­dor ha­ce de to­do, pe­ro hay dis­tin­tos ti­pos de es­pe­cia­li­da­des. Es­tá nues­tro cur­so más gran­de, que es el desa­rro­lla­dor full stack, que es el que desa­rro­lla apli­ca­cio­nes web co­mo lo que se ve en Fa­ce­book o Twit­ter. Ahí se en­se­ña pri­me­ro la par­te vi­sual (front-end) y la de fun­cio­na­mien­to (bac­kend) que es, por ejem­plo, la in­for­ma­ción de cuan­do le doy li­ke a un ami­go, eso se guar­da en una ba­se de da­tos”.

Lo an­te­rior es­tá pen­sa­do pa­ra aque­llos que quie­ran crear sus pro­pias pá­gi­nas, o pa­ra las em­pre­sas que man­dan a una per­so­na a per­fec­cio­nar­se pa­ra ha­cer los in­ven­ta­rios, se­gui­mien­to de clien­tes, en­tre otras co­sas.

Tam­bién es­tán los “boot-

só­lo pa­ra front-end, “pe­ro más pro­fun­di­za­dos, y que por lo ge­ne­ral lo to­man per­so­nas que es­tu­dia­ron diseño”. En el mun­do de los ce­lu­la­res, “te­ne­mos un cur­so na­ti­vo de Android, que es pa­ra desa­rro­llar apli­ca­cio­nes pa­ra es­te sis­te­ma. Otro es el de los vi­deo­jue­gos, que es to­do un mun­do, que uno es la par­te gráfica en 2D y 3D, y por otra par­te la programación de esas grá­fi­cas, que uno cuan­do jue­ga, pien­sa que es al­go sen­ci­llo, pe­ro que al fi­nal es al­go bas­tan­te com­ple­to”.

En­tre las gra­cias que ex­pli­ca An­drés (po­le­ra ne­gra) es­tá la ven­ta­ja de ser free­lan­ce, en­con­trar pega rá­pi­do y ga­nar bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.