La his­to­ria del chi­leno que lle­gó al Po­lo Nor­te

Ar­tu­ro Aran­da con­me­mo­ra 47 años des­de que cru­zó el Ár­ti­co en ma­yo de 1971, en un tri­neo ti­ra­do por pe­rros. Acá re­cuer­da có­mo so­bre­vi­vió a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, a los ani­ma­les sal­va­jes y a la ru­ta so­bre hielo.

La Cuarta - - CRÓNICA - MANUELARÉV­ALO B. @la­cuar­ta_­ma­nuel

“Los pe­rros co­men­za­ron a co­rrer con más fuer­za, co­mo sa­bien­do que lle­ga­mos al Po­lo Nor­te. Ya en es­te pun­to la brú­ju­la se vol­vió lo­ca por el po­lo mag­né­ti­co”. AR­TU­RO ARAN­DA Aven­tu­re­ro chi­leno.

Co­rría el ve­rano de 1971 y el en­ton­ces ma­yor de Ejér­ci­to Ar­tu­ro Aran­da Sa­la­zar, de 40 años, re­ci­bió una in­vi­ta­ción del con­de ita­liano Gui­do Mon­zino pa­ra que lo acom­pa­ña­ra a cru­zar el Po­lo Nor­te. El mi­li­tar no lo pen­só dos ve­ces y se em­bar­có al Ár­ti­co.

“A Mon­zino lo co­no­cí en los 50 du­ran­te una ex­pe­di­ción a las To­rres del Pai­ne, yo ha­bía es­ta­do en va­rias oca­sio­nes en la An­tár­ti­ca y te­nía ex­pe­rien­cia en grie­tas de hielo. Lue­go de eso fui­mos a es­ca­lar el Eve­rest, en esa opor­tu­ni­dad lle­ga­mos has­ta los 8 mil me­tros y es­tu­vi­mos a so­lo 884 me­tros de al­can­zar la ci­ma, pe­ro al­go no le tin­có a Mon­zino y de­ci­dió ba­jar. To­do era per­fec­to pa­ra lle­gar, pe­ro en es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des el lí­der man­da y se le ha­ce ca­so”, con­tó a La Cuar­ta Aran­da des­de su ca­sa en Las Con­des.

El hom­bre, que lle­va bien sus ac­tua­les 87 años, man­tie­ne su vi­ta­li­dad y si­gue re­cor­dan­do es­te hi­to que lo man­tie­ne co­mo el pri­mer y úni­co en al­can­zar el ex­tre­mo nor­te del pla­ne­ta, to­do mien­tras lim­pia las ca­na­le­tas del te­cho de su ca­sa.

“Lle­ga­mos a Groen­lan­dia y nos tu­vi­mos que acli­ma­tar a tem­pe­ra­tu­ras que lle­ga­ban a los 40 y 60 gra­dos ba­jo ce­ro. Los es­qui­ma­les ha­blan un idio­ma muy com­pli­ca­do y nos cos­ta­ba un mun­do co­mu­ni­car­nos con ellos. La úni­ca for­ma de mo­ver­se era por tri­neo ti­ra­do por pe­rros. En nues­tra ex­pe­di­ción nos acom­pa­ña­rían 350 pe­rros y unas 20 per­so­nas”, re­cor­dó el bri­ga­dier en re­ti­ro. Osos po­la­res. Ya con to­do en re­gla la mar­cha por el hielo co­men­zó. Se­rían 1.200 ki­ló­me­tros, al­go así co­mo la dis­tan­cia en­tre Santiago y Chi­loé, siem­pre con luz de día, ya que las os­cu­ras no­ches son inexis­ten­tes.

“De­bía­mos lle­gar a una ba­se nor­te­ame­ri­ca­na du­ran­te el tra­yec­to pa­ra reabas­te­cer­nos, sin em­bar­go a nues­tro arri­bo nos di­mos cuen­ta que to­dos co­rrían de­ses­pe­ra­dos y na­die de­cía na­da. Des­pués nos en­te­ra­mos que ha­bía ocu­rri­do el cri­men de un sol­da­do du­ran­te una fies­ta y lo ha­bían en­te­rra­do ba­jo hielo”, ex­pre­só el ex­pe­di­cio­nis­ta.

— ¿Ha­bían mu­chos ani­ma­les sal­va­jes? Sí, ha­bía har­to oso po­lar. Una vez uno de es­tos ani­ma­les sa­queó nues­tra des­pen­sa y mor­dió nues­tros ali­men­tos. Tu­vi­mos que bo­tar­los por la tri­qui­no­sis.

— ¿Có­mo se ali­men­ta­ban y có­mo ca­pea­ban el frío? Lle­va­mos co­mi­da nor­mal, har­ta car­ne de va­cuno y co­mo íba­mos con un ita­liano, har­ta pas­ta. Pa­ra el frío usa­mos tra­jes es­pe­cia­les na­tu­ra­les, he­chos por es­qui­ma­les, ya que las te­las sin­té­ti­cas no ser­vían. Al dor­mir cu­bría­mos la car­pa con un pa­ra­caí­das pa­ra po­der di­fe­ren­ciar la no­che del día.

Tras 58 días de tra­ve­sía, el gru­po lle­gó a su me­ta, “los pe­rros co­men­za­ron a co­rrer con más fuer­za, co­mo sa­bien­do que lle­gá­ba­mos al Po­lo Nor­te. Ya en es­te pun­to la brú­ju­la se vol­vió lo­ca de­bi­do al po­lo mag­né­ti­co”.

— ¿Qué fue más di­fí­cil, la ida o el re­gre­so? El re­gre­so fue más rá­pi­do, pe­ro más pe­li­gro­so, ya que nos en­con­tra­mos con va­rios cas­que­tes del­ga­dos y que mu­chas ve­ces se que­bra­ron y ter­mi­ná­ba­mos en pe­que­ños is­lo­tes de hielo.

— ¿Qué fue de la ban­de­ra que lo acom­pa­ñó en su tra­ve­sía? En un co­mien­zo la do­né al Mu­seo Mi­li­tar, pe­ro al­guien la sa­có de ex­hi­bi­ción y la ti­ró en una bodega. La pe­dí de vuel­ta y aho­ra me acom­pa­ña acá en la ca­sa.

— ¿Me con­ta­ron que tie­ne una nie­ta li­ga­da al “frío”? Step­ha­nie Jof­froy com­pi­tió en es­quí acro­bá­ti­co en los Jue­go Olím­pi­cos de In­vierno de So­chi, Ru­sia, el 2014, y aho­ra fue la me­jor chi­le­na en los Jue­gos de Co­rea del Sur. Es­toy or­gu­llo­so de ella.

El 19 de ma­yo de 1971 y con 40 años, el en­ton­ces ma­yor del Ejér­ci­to lle­gó al Po­lo e ins­ta­ló la ban­de­ra chi­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.