La bio­fac­to­ría que le cam­bió la ca­ra y el olor a La Far­fa­na

La trans­for­ma­ción de la plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas ser­vi­das a la nue­va Bio­fac­to­ría Gran San­tia­go ha he­cho que el lu­gar co­no­ci­do por su mal olor, aho­ra sea un lu­gar ver­de don­de vi­vir.

La Cuarta - - SÁBADO - TI­TO MARCHANT G.

Patricia Bra­vo, pre­si­den­ta de la Jun­ta de Ve­cino de La Far­fa­na, vi­ve des­de que na­ció, ha­ce 52 años, en ese lu­gar de la co­mu­na de Maipú.

“Es­to era pu­ro cam­po. Por ahí por el ‘91, cuan­do lle­ga­ron ba­jo el nom­bre de Emos, te po­dría de­cir que eran los peo­res ve­ci­nos y enemi­gos”, cuen­ta la ve­ci­na.

Al re­cor­dar esa eta­pa agre­ga que “fue te­rri­ble, por­que era una zo­na 100% cam­pe­si­na y de re­pen­te lle­gó es­ta cons­truc­to­ra que se to­mó cien­tos de hec­tá­reas y per­di­mos ca­si la mi­tad del pue­bli­to. Se su­po­nía que iban a dar tra­ba­jo, que se iba a ayu­dar, que se iba a mo­der­ni­zar un po­co, pe­ro no fue así”.

fue to­do. La di­ri­gen­ta tam­bién ase­gu­ra que cuan­do em­pe­zó a fun­cio­nar la plan­ta “nos echa­ban la cul­pa de los olo­res a los po­bla­do­res, ahí fue la gran pe­lea, has­ta que se les echó a per­der una má­qui­na y ahí vino el in­fierno pa­ra ellos, se les vino to­do San­tia­go en­ci­ma”.

Co­do a co­do. Pe­ro to­da esa pre­sión so­cial se apla­có cuan­do la plan­ta cam­bió y se creó una me­sa de diá­lo­go efec­ti­va con los ve­ci­nos. “Aho­ra es otra co­sa, des­de ha­ce unos sie­te años, si uno los ne­ce­si­ta vie­nen a te­rreno, por­que an­tes ni pi­sa­ban el ba­rro. Po­de­mos ver las co­sas jun­tos, de tú a tú, si hay olo­res, po­de­mos lla­mar a un ‘ca­mi­nan­te’ y él vie­ne al ti­ro y so­lu­cio­na to­do. Te­ne­mos con­fian­za de es­te ti­po de soluciones, que has­ta el mo­men­to han fun­cio­na­do”, ex­pli­ca Patricia a La Cuar­ta del Sábado.

Pa­ra lo ve­ci­nos lo más im­por­tan­te es que “no vuel­va el olor. Co­men­zan­do el ve­rano nos lle­ná­ba­mos de mos­cas, si­gue pa­san­do, pe­ro ya no es tan gra­ve. Se­gui­mos tra­ba­jan­do en es­te punto”.

El ca­mino a la Bio­fá­bri­ca. A fi­nes de los 90 se de­ci­dió ter­mi­nar con el ver­ti­mien­to de aguas ser­vi­das sin tra­tar en los cau­ces del país en un pla­zo de en­tre 10 y 12 años. Y esa me­di­da ten­dría efec­tos cla­ros pa­ra los ve­ci­nos de La Far­fa­na.

Aguas An­di­nas ini­ció los tra­ba­jos en 1999, cuan­do só­lo el 3% de las aguas ser­vi­das eran tra­ta­das. Ade­más de trans­for­mar la plan­ta, desa­rro­lla­ron un pro­gra­ma pa­ra el sa­nea­mien­to com­ple­to de las aguas de la cuen­ca, re­cu­pe­ran­do de ma­ne­ra in­di­rec­ta la ve­ge­ta­ción, las po­bla­cio­nes de es­pe­cies de fau­na, el sue­lo y los eco­sis­te­mas del sec­tor, in­clu­so aho­ra hay una la­gu­na eco­ló­gi­ca a me­tros de la plan­ta.

En 2001 con­ti­nua­ron con la des­con­ta­mi­na­ción del cau­ce del río Mai­po y lue­go hi­cie­ron lo mis­mo con el Zan­jón de la Agua­da.

La ca­pi­tal cre­ció y sus ha­bi­tan­tes ge­ne­ra­mos hoy 9 me­tros cú­bi­cos por se­gun­do ¿Mu­cho? Has­ta 15 me­tros cú­bi­cos se pue­de al­can­zar en los peak.

“La can­ti­dad de agua que Aguas An­di­nas de­vuel­ve tra­ta­da al me­dioam­bien­te es de 600 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, aun­que aún el pro­ce­so no con­vier­te el agua en ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano”, se­ña­la Ch­ris­tian Es­qui­vel, sub­ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la em­pre­sa.

Al­tas me­tas. En el pro­ce­so de des­con­ta­mi­na­ción se pro­du­ce ener­gía y bio­só­li­dos. Por eso se di­ce que las ins­ta­la­cio­nes ya no son plan­tas de tra­ta­mien­to, sino bio­fac­to­rías, que ela­bo­ran pro­duc­tos uti­li­za­bles en otros pro­ce­sos. “Es­tas bio­fac­to­rías ten­drán au­to­no­mía ener­gé­ti­ca, va­lo­ri­za­rán re­si­duos y eli­mi­na­rán el im­pac­to al me­dioam­bien­te”, aña­dió Pau­li­na Vi­cen­te­la, je­fa de la Bio­fac­to­ría.

La Bio­fac­to­ría Gran San­tia­go apues­ta por re­du­cir sus emi­sio­nes a ce­ro y au­to­abas­te­cer­se ener­gé­ti­ca­men­te gra­cias a los pro­ce­sos nor­ma­les de su ope­ra­ción, en un ho­riNo

zon­te de cin­co años.

Y par­te de ese plan ya es una reali­dad. El bio­gás que allí se pro­du­ce (ver in­fo­gra­fía) se uti­li­za pa­ra ge­ne­rar elec­tri­ci­dad equi­va­len­te a más del 50% de la ener­gía que la plan­ta re­quie­re. “Con la ope­ra­ción de las bio­fac­to­rías no só­lo es­ta­re­mos re­du­cien­do nues­tra hue­lla de car­bono, sino tam­bién la de Chi­le”, ase­gu­ra Vi­cen­te­la.

No es lo úni­co. En La Far­fa­na, Aguas An­di­nas desa­rro­lló una plan­ta de Bio­me­ta­ni­za­ción que, gra­cias a un con­ve­nio con la prin­ci­pal em­pre­sa de gas de San­tia­go, in­yec­ta bio­me­tano a la red de gas na­tu­ral pa­ra abas­te­cer a cer­ca de 10.000 ho­ga­res.

En el ca­so de los bio­só­li­dos (ver in­fo­gra­fía), Aguas An­di­nas lle­va años de in­ves­ti­ga­ción y tra­ba­jo con el fin de dar­le el me­jor uso sus­ten­ta­ble a es­te pro­duc­to be­né­fi­co pa­ra el me­dioam­bien­te. Hoy la em­pre­sa cuen­ta con un cen­tro es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra el aco­pio, la in­ves­ti­ga­ción y la dis­tri­bu­ción de es­te im­por­tan­te fer­ti­li­zan­te, lo­gran­do que un 43% de las más de 300.000 to­ne­la­das pro­du­ci­das ca­da año en las plan­tas sean dis­tri­bui­das en dis­tin­tos pre­dios agrí­co­las de la re­gión me­tro­po­li­ta­na de for­ma gra­tui­ta.

Es­to cons­ti­tu­ye un apor­te a la re­fo­res­ta­ción y re­cu­pe­ra­ción de sue­los de­gra­da­dos en la agri­cul­tu­ra y dis­mi­nu­ye la dis­po­si­ción de es­te pro­duc­to en re­lle­nos. La me­ta es apro­ve­char el 100%, in­sis­tien­do en el uso agrí­co­la, pe­ro tam­bién ob­te­nien­do ener­gía, in­su­mos pa­ra fa­bri­ca­ción de ce­men­to, y are­na pa­ra cons­truc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.