Sál­ve­se quien pue­da

La Cuarta - - SÁBADO - SCARLETH CÁR­DE­NAS @Scar­let­hCar­de­na

Hay un con­tra­sen­ti­do en eso de ir por la vi­da di­cien­do a los de­más có­mo se de­be vi­vir la vi­da, qué es co­rrec­to y qué no, y lue­go in­ten­tar que­dar fue­ra de la mano de la jus­ti­cia. Y al­go no se en­tien­de si el Pa­pa y los obis­pos chi­le­nos pi­den per­dón, pe­ro cuan­do Ri­car­do Ez­za­ti acu­de an­te un fis­cal pa­ra acla­rar ca­sos de abu­sos se­xua­les, no di­ce na­da. ¿De qué se dis­cul­pan, en­ton­ces?, ca­be pre­gun­tar.

Tam­po­co se pue­de de­cir pú­bli­ca­men­te “La ver­dad nos ha­rá li­bres” y –se­ma­nas des­pués­guar­dar si­len­cio don­de sí hay que ha­blar: an­te la jus­ti­cia. Es co­mo ci­tar el Evan­ge­lio y lue­go guar­dar­lo ba­jo la so­ta­na. ¿Qué pa­só con la pro­me­sa de co­la­bo­rar con la jus­ti­cia? ¿Se di­lu­yó en un “sál­ve­se quien pue­da”?. El car­de­nal Ez­za­ti es­tá impu­tado co­mo en­cu­bri­dor de los abu­sos se­xua­les del ex can­ci­ller del Ar­zo­bis­pa­do Ós­car Mu­ñoz. El fis­cal Arias quie­re sa­ber si esas de­nun­cias lle­ga­ron a sus ma­nos y qué hi­zo con ellas. Ojo: “To­da per­so­na es inocen­te, has­ta que se de­mues­tre lo con­tra­rio” y to­da­vía que­da mu­cho por acla­rar. Lo que in­quie­ta es pen­sar que el tiem­po co­rre –siem­preen fa­vor del abu­sa­dor, pa­ra que su de­li­to pres­cri­ba y pue­da za­far de la cár­cel. De eso, por fa­vor, no más.

El pá­rro­co Hans Kast –ex can­ci­ller del Ar­zo­bis­pa­do- ha com­pli­ca­do aún más las co­sas pa­ra la igle­sia ca­tó­li­ca lo­cal. Co­no­ció a Fer­nan­do Ka­ra­di­ma y con­tó a la Fis­ca­lía su ver­dad. Re­la­tó –por ejem­plo- que lo vio be­sar a 2 adul­tos jó­ve­nes en la bo­ca, afue­ra de su ha­bi­ta­ción en la pa­rro­quia. Y que a uno de ellos, le pi­dió que el be­so fue­ra “con len­gua”. A al­gu­nos jó­ve­nes, Ka­ra­di­ma los lla­ma­ba “da­mas de com­pa­ñía” y a otros, “po­lo­los”. De esa his­to­ria ya co­no­ce­mos el fi­nal.

En el año 2011, el mis­mo Hans Kast le en­vió car­tas al Ar­zo­bis­po Ri­car­do Ez­za­ti, en las que pe­día in­ves­ti­gar los abu­sos se­xua­les de otro sa­cer­do­te: Jor­ge La­plag­ne. Y pro­po­nía, ade­más, que se abrie­ra al­gu­na ins­tan­cia pa­ra re­ci­bir de­nun­cias. Pe­ro, to­do que­dó en na­da y el ca­so La­plag­ne se ce­rró en el año 2015.

¿Por qué Ez­za­ti de­ci­dió ca­llar an­te el fis­cal? Sur­gió to­da cla­se de in­ter­pre­ta­cio­nes: ¿Mie­do a co­me­ter un error? ¿Un frío cálcu­lo de su de­fen­sa, con la esperanza de que pron­to la in­ves­ti­ga­ción sea so­bre­seí­da? Co­mo sea, su si­len­cio hi­zo rui­do. Y se­gu­ra­men­te tam­bién en El Va­ti­cano. Pe­ro hay al­go que pa­re­ce cla­ro, Ri­car­do Ez­za­ti pre­fi­rió es­cu­char a su abo­ga­do y no a su pas­tor: el Pa­pa Francisco.

Una re­fle­xión fi­nal so­bre tan­tas in­ves­ti­ga­cio­nes abier­tas: pue­de que el pa­so de los años –nue­va­men­te­jue­gue en fa­vor de los abu­sa­do­res y en­cu­bri­do­res, sí. Pe­ro los abu­sos se­xua­les en la his­to­ria de la igle­sia ca­tó­li­ca chi­le­na son tan­tos, que pro­ba­ble­men­te la mano de la jus­ti­cia va a al­can­zar a al­gu­nos de los cul­pa­bles. Y si no es así, ya to­dos sa­be­mos que la mano del Pa­pa tam­bién po­dría ac­tuar.

“Lo que in­quie­ta es pen­sar que el tiem­po co­rre –siem­pre- en fa­vor del abu­sa­dor, pa­ra que su de­li­to pres­cri­ba y pue­da za­far de la cár­cel”

“¿Por qué Ez­za­ti de­ci­dió ca­llar an­te el fis­cal? Sur­gió to­da cla­se de in­ter­pre­ta­cio­nes: ¿Mie­do a co­me­ter un error? ¿Un frío cálcu­lo de su de­fen­sa, con la esperanza de que pron­to la in­ves­ti­ga­ción sea so­bre­seí­da?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.