EL PU­MA DE CO­RA­ZÓN ARIQUEÑO

• Gra­cias a su buen ni­vel en Deportes An­to­fa­gas­ta, Augusto Ba­rrios su­mó su pri­me­ra no­mi­na­ción a la Ro­ja re­cién a los 27 años. El for­ma­do en San Marcos tu­vo su revancha diez años des­pués, lue­go que se pro­ba­ra en una se­lec­ción me­nor y no que­da­ra.

La Cuarta - - CRÓNICA - EDUARDO RO­JAS H. @la­cuar­ta_­ro­jas

La ex­ce­len­te cam­pa­ña de Deportes An­to­fa­gas­ta en el Tor­neo Na­cio­nal de Fútbol, 4° y cla­si­fi­ca­do por pri­me­ra vez en su his­to­ria a una co­pa in­ter­na­cio­nal, le dio la vi­tri­na ne­ce­sa­ria a Augusto Ba­rrios Sil­va pa­ra que lla­ma­ra la aten­ción de Rei­nal­do Rue­da, quien lo no­mi­nó pa­ra ves­tir la Ro­ja en los amis­to­sos del 16 de no­viem­bre an­te Cos­ta Ri­ca, y el 20 fren­te a Hon­du­ras. El ju­ga­dor de 27 años, que ca­si to­da su ca­rre­ra ju­gó de la­te­ral de­re­cho pe­ro aho­ra las ofi­cia de vo­lan­te mix­to con ese per­fil, re­ci­bió con to­tal sor­pre­sa el lla­ma­do e in­clu­so con­fe­só que so­lo su­po me­dia ho­ra an­tes de la pu­bli­ca­ción en re­des so­cia­les.

“Vi tan­tas nó­mi­nas sin que apa­re­cie­ra mi nom­bre, que real­men­te me sor­pren­dió. Es­toy con­ten­to y fe­liz”, de­cla­ró a Ra­dio ADN. Aun­que es­te ariqueño de na­ci­mien­to, pe­ro an­to­fa­gas­tino por adop­ción, es­té emo­cio­na­do por su pri­me­ra vez co­mo es­te­lar de la Ro­ja, no se­rá la úni­ca vez que pi­se el re­duc­to de Ma­cul. Cla­ro, por­que el 2008 y mien­tras era ca­de­te de San Marcos de Ari­ca tu­vo la opor­tu­ni­dad de pro­bar­se en una Sub 18 que fue de gi­ra a Aus­tra­lia. Y aun­que se ju­gó su chan­ce e in­clu­so apa­re­ció en la pren­sa nor­ti­na, fi­nal­men­te no que­dó en­tre los pri­vi­le­gia­dos. Eso a pe­sar que ya te­nía ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, lue­go que el 2006 cuan­do so­lo te­nía 14 años y es­tu­dia­ba en la Es­cue­la Tu­ca­pel de Ari­ca se ga­nó una be­ca pa­ra es­tar un año en­tre­nan­do en el Com­ple­jo de Al­to Ren­di­mien­to de club Atlé­ti­co Pau­lis­tin­ha de Bra­sil. En esos tiem­pos, Ba­rrios so­lo so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal y te­nía cla­ro que de­bía “lu­char fuer­te” pa­ra cum­plir sus an­he­los. En es­te ca­so fue un lla­ma­do que lle­gó diez años des­pués de su pri­mer ro­man­ce con la Ro­ja y que le da­rá la opor­tu­ni­dad de com­par­tir ca­ma­rín con ver­da­de­ras le­yen­das del fútbol chi­leno, co­mo Ar­tu­ro Vidal, Ale­xis Sán­chez o Gary Me­del.

“Me po­ne con­ten­to, es­toy or­gu­llo­so de la po­si­bi­li­dad de es­tar con to­dos ellos”, con­fe­só una de las fi­gu­ras del cua­dro pu­ma y tam­bién del cam­peo­na­to.

Tan al­to ha si­do su ni­vel que des­de los equi­pos gran­des ya co­men­za­ron a son­dear­lo co­mo po­si­ble re­fuer­zo pa­ra el 2019. Uno de los in­tere­ses más fuer­tes se­ría el de Uni­ver­si­dad de Chi­le, que el año pa­sa­do ya lo tu­vo en car­pe­ta pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­dió por Án­ge­lo Araos.

Has­ta el mo­men­to, es­te 2018 ha si­do to­tal­men­te re­don­do pa­ra Ba­rrios, tan­to en su club co­mo en su no­mi­na­ción a la Ro­ja. So­lo hay un pun­to ne­gro que lle­nó de pe­na el co­ra­zón del ju­ga­dor de mo­da y fue el des­cen­so de San Marcos de Ari­ca de Pri­me­ra B a Se­gun­da Pro­fe­sio­nal.

No es se­cre­to que el vo­lan­te de 1.83 me­tro es fa­ná­ti­co de los “Bra­vos” y que los de­fen­dió du­ran­te 107 par­ti­dos ofi­cia­les en 6 tem­po­ra­das. Por lo mis­mo, ape­nas ba­jó el elen­co nor­tino con­fe­só que es­ta­ba muy tris­te.

“Es la­men­ta­ble por el pue­blo ariqueño que vi­bra por San Marcos y es la úni­ca atac­ción del de­por­te que hay en la ciu­dad y no ten­go pa­la­bras pa­ra des­cri­bir lo que sien­to”, de­cla­ró al Ca­nal del Fútbol.

“Me sor­pren­de mi ci­ta­ción, me po­ne con­ten­to y fe­liz. Apro­ve­cha­ré es­ta opor­tu­ni­dad al má­xi­mo”.

AUGUSTO BA­RRIOS Ju­ga­dor de Club Deportes An­to­fa­gas­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.