Se­pa con un exa­men si es más vie­ji­to por den­tro que por fue­ra

Doc­tor chi­leno se­ña­la que a tra­vés de aná­li­sis de san­gre se pue­de co­no­cer la real “edad bio­ló­gi­ca” de las per­so­nas, se­gún la fatiga de ma­te­rial de ca­da uno.

La Cuarta - - CRÓNICA - SEIGI MI­RAN­DA OR­ME­ÑO @la­cuar­ta_­sei­gi

La eter­na ju­ven­tud ha si­do des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos un te­ma que ha preo­cu­pa­do a so­ña­do­res y cien­tí­fi­cos por igual.

Por­que, aun­que es cier­to que es­ta­mos vi­vien­do más, la idea es per­ma­ne­cer har­to en es­te mun­do, pe­ro sa­ni­tos y lo­za­nos, ¡ob­vio!

Es que una co­sa es la edad se­gún el car­net, y otra dis­tin­ta es la del or­ga­nis­mo: co­no­ci­da co­mo la edad bio­ló­gi­ca. En los años 30 es­tu­dio­sos le die­ron el pa­lo al ga­to: des­cu­brie­ron los “te­ló­me­ros”. Cla­ro que no fue has­ta el 2009 cuan­do un gru­po de cien­tí­fi­cos (Eli­za­beth H. Black­burn, Ca­rol W. Grei­der y Jack W. Szos­tak) ga­na­ron el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na por la des­crip­ción de es­te sen­sor de la ve­jez.

Pe­ro, ¿qué son? Los te­ló­me­ros es­tán ubi­ca­dos en los ex­tre­mos de los cro­mo­so­mas, que son es­truc­tu­ras en el in­te­rior de la cé­lu­la que con­tie­nen la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca. Su fun­ción prin­ci­pal es pro­te­ger­la.

Ra­yi­ta pa­ra la su­ma, a me­di­da que nues­tras cé­lu­las se di­vi­den pa­ra mul­ti­pli­car­se y pa­ra re­ge­ne­rar los te­ji­dos y ór­ga­nos de nues­tro cuer­po se va re­du­cien­do la lon­gi­tud de los te­ló­me­ros, y por eso con el pa­so del tiem­po se ha­cen más cor­tos y ya no pue­den pro­te­ger el ADN. Ahí co­mien­za nues­tro en­ve­je­ci­mien­to, se­ña­ló a La Cuar­ta el doc­tor Ivan­hoe Or­te­ga, di­rec­tor de la Clí­ni­ca Cin­ce, que rea­li­za el exa­men.

El fa­cul­ta­ti­vo agre­gó que a par­tir de es­ta in­for­ma­ción es po­si­ble me­dir el ta­ma­ño de los te­ló­me­ros y cal­cu­lar la edad bio­ló­gi­ca de una per­so­na que pue­de ser muy dis­tin­ta a la cro­no­ló­gi­ca.

¿Cuál es la idea? Bus­car la for­ma de man­te­ner al mar­gen los acha­ques y de­te­ner el des­gas­te de ma­te­rial ace­le­ra­do que sue­len te­ner los más ca­rre­te­ros.

“To­ma­mos una mues­tra de san­gre y la en­via­mos a la­bo­ra­to­rios en con­ve­nio en Eu­ro­pa o Es­ta­dos Uni­dos. De­mo­ra co­mo dos se­ma­nas” y a la vuelta le cuen­tan al pa­cien­te la fe­liz no­ti­cia o la tris­te reali­dad: us­ted tie­ne 30 y es­tá co­mo de 60, así de cor­ta.

Lo an­te­rior es de vi­tal im­por­tan­cia da­do que en la ac­tua­li­dad se sa­be que la lon­ge­vi­dad de­pen­de so­lo en un 25% de nues­tra he­ren­cia ge­né­ti­ca y un 75% de fac­to­res am­bien­ta­les que pue­den ser mo­di­fi­ca­dos.

A tra­vés del tes­teo de “te­ló­me­ros”, se pue­de cal­cu­lar la edad bio­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.