Ci­ru­gía ma­yor y de al­ta com­ple­ji­dad

La Cuarta - - SÁBADO - SCARLETH CÁR­DE­NAS @Scar­let­hCar­de­na

Un día cual­quie­ra en pleno óva­lo de la ex Pe­ni­ten­cia­ría, un pre­so de la Ga­le­ría 5 -ba­jo de es­ta­tu­ra- se en­fren­ta a un in­terno de la Ga­le­ría 7, al­to y ro­bus­to. El res­to de los in­ter­nos for­ma un círcu­lo pa­ra que los gen­dar­mes no in­ter­ven­gan. El óva­lo es el lu­gar pa­ra “ajus­tar cuen­tas”. Es­tán a ca­ra des­cu­bier­ta. Ni si­quie­ra qui­sie­ron usar la tí­pi­ca ca­pu­cha pa­ra pe­lear. El más al­to lan­za una es­to­ca­da al ai­re. El más pe­que­ño y -en teo­ría- más in­de­fen­so, sa­ca un ver­da­de­ro sa­ble de sus ro­pas y le atra­vie­sa el ab­do­men. La víc­ti­ma cae arro­di­lla­da al sue­lo y es el mo­men­to de una se­gun­da es­to­ca­da en el cue­llo. To­do es­to ocu­rre -en cues­tión de se­gun­dos- en es­ta cár­cel que fue cons­trui­da en el año 1843. Así, tal cual.

Otro día en otra cár­cel: Una ron­da por el pa­tio de cas­ti­go y al lle­gar a la sa­la de en­cie­rro y abrir la puer­ta, el gen­dar­me cuen­ta só­lo 22 pre­sos. Fal­ta­ba uno. In­gre­sa a un pe­que­ño ha­bi­tácu­lo os­cu­ro y ma­lo­lien­te y cho­ca con un cuer­po -ba­ña­do en vó­mi­tos y ex­cre­men­to- que col­ga­ba del te­cho. A nin­guno de los in­ter­nos le im­por­tó, la vi­da si­gue al in­te­rior del pe­nal. Am­bos re­la­tos cru­dos y do­lo­ro­sos, son ab­so­lu­ta­men­te ve­rí­di­cos. Es la tris­te reali­dad. El ré­cord de días tra­ba­ja­dos sin des­can­so, lo os­ten­ta un gen­dar­me que es­tu­vo 102 días sin pa­rar. Y es muy sim­ple: Si al­guien en su gru­po de tra­ba­jo ha pre­sen­ta­do li­cen­cia mé­di­ca o es­tá de va­ca­cio­nes, el res­to, tra­ba­ja de co­rri­do. “Es el peor tra­ba­jo del mun­do” res­pon­den, cuan­do al­guien les co­mien­za a pre­gun­tar. En­ton­ces al­go an­da mal, muy mal.

En Chi­le hay ca­si 20 mil gen­dar­mes y 15 mil de ellos es­tán en la­bo­res ope­ra­ti­vas de vi­gi­lan­cia. Mien­tras en las cár­ce­les hay ca­si 100 mil pre­sos y prác­ti­ca­men­te la mi­tad de ellos es­tán en ré­gi­men to­tal­men­te ce­rra­do y sin be­ne­fi­cios. ¿Cuál es el suel­do con el cual un gen­dar­me ini­cia su vi­da la­bo­ral? 400 mil pe­sos. Y mu­chos de ellos arries­gan re­pre­sa­lias y ata­ques afue­ra del pe­nal, por­que los pre­sos sí que sa­ben “co­brar”. Así que las co­sas si­guen mal.

Cár­ce­les añe­jas y al­ta­men­te pe­li­gro­sas, in­se­gu­ri­dad, lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo y mu­cho más… ¿Al­guien no es­tá de acuer­do con que lle­gó la ho­ra de una ci­ru­gía ma­yor y de al­ta com­ple­ji­dad? Me­jo­rar las cár­ce­les es im­po­pu­lar. Ca­si na­die quie­re “arre­glar­le” la vi­da a un pre­so. Por mu­cho que la pro­pia Jus­ti­cia re­co­noz­ca que vi­ven en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas. ¿Pe­ro si fue­se su fa­mi­liar?. Y al­guien pien­sa en la otra par­te: ¿Y si ese gen­dar­me fue­se su fa­mi­liar?.

A las cár­ce­les de Chi­le si­guen in­gre­san­do dro­gas, ar­mas y ce­lu­la­res ocul­tos en las par­tes ín­ti­mas de al­gu­nas vi­si­tas y tam­bién -ojo- en ma­nos de uno que otro gen­dar­me. Son fun­cio­na­rios que la pro­pia ins­ti­tu­ción quie­re ex­pul­sar por­que ex­po­nen a sus com­pa­ñe­ros al in­te­rior del pe­nal. ¿Blo­queos de ce­lu­la­res? ¿Qué pa­só? ¿Cuán­tos “Cuen­tos del tío” se si­guen ha­cien­do des­de el in­te­rior de las cár­ce­les? ¿Cuán­tos ni­ños del Se­na­me van a pa­rar a los pe­na­les del país?. Ape­nas un ter­cio de los in­ter­nos se quie­re ca­pa­ci­tar pa­ra in­ser­tar­se al­gu­na vez en la so­cie­dad y los gen­dar­mes si­guen mi­ran­do -con “ojos lar­gos”- otros mo­de­los de po­lí­ti­ca car­ce­la­ria del pri­mer mun­do que, al la­do nues­tro, pa­re­cen un lu­jo, con un gen­dar­me por ca­da 3 ó 4 pre­sos. Ca­na­dá y Fran­cia, es­tán a años luz, al la­do nues­tro, por ejem­plo. ¿Cuán­to más hay que es­pe­rar? Ur­gen­te: Ci­ru­gía ma­yor y de al­ta com­ple­ji­dad.

“¿Cuál es el suel­do con el cual un gen­dar­me ini­cia su vi­da la­bo­ral? 400 mil pe­sos. Y mu­chos de ellos arries­gan re­pre­sa­lias”.

“¿Al­guien no es­tá de acuer­do con que lle­gó la ho­ra de una ci­ru­gía ma­yor y de al­ta com­ple­ji­dad?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.