Ema Pin­to, la vi­den­te que se acu­só

En 1998, el cuer­po sin vi­da de Mar­ce­la Ca­sa­nue­va fue ha­lla­do en su ha­bi­ta­ción. Días des­pués, la ma­tro­na Ema Pin­to, quien ase­gu­ra­ba te­ner po­de­res sí­qui­cos, va a la po­li­cía pa­ra cul­par a su ex pa­re­ja del cri­men. Los de­ta­lles que dio de la es­ce­na de­to­na­ron l

La Cuarta - - SÁBADO - JORGE RUZ ARIAS

Ema Pin­to (36) es­tá a pun­to de cum­plir su pe­na de 15 días en una cel­da de cas­ti­go, ais­la­da del res­to de la po­bla­ción pe­nal. En los úl­ti­mos me­ses, la mu­jer ha es­ta­do va­rias ve­ces en la mis­ma con­di­ción y se ha ju­ra­do no re­pe­tir la es­ce­na.

Lle­va un año en la cár­cel y has­ta huel­gas de ham­bre ha rea­li­za­do ale­gan­do inocen­cia. Es­tá acu­sa­da de ser la ho­mi­ci­da de Mar­ce­la Ca­sa­nue­va, una ase­so­ra del Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da de 28 años, de­go­lla­da en su de­par­ta­men­to el 24 de julio de 1998.

Las úl­ti­mas se­ma­nas han si­do las peo­res. No por cum­plir una con­de­na en ba­se a pre­sun­cio­nes y sin con­fe­sión – lo que ac­tual­men­te no se po­dría–, sino por­que du­ran­te su re­clu­sión ha su­fri­do la prohi­bi­ción de ver a su hi­jo Eduardo, de 2 años, fru­to de su fa­lli­da re­la­ción con el anes­te­sió­lo­go Ed­gar Fer­nán­dez.

Nun­ca pen­só que es­ta­ría tan­to tiem­po tras las re­jas. Me­nos que pa­sa­ría de de­nun­cian­te a sos­pe­cho­sa y lue­go a cul­pa­ble a ojos de la Jus­ti­cia.

La os­cu­ri­dad pre­do­mi­na en el re­du­ci­do es­pa­cio en que de­be pa­gar su cas­ti­go. Más del­ga­da que nun­ca, se re­cri­mi­na una y otra vez el ha­ber ido a la po­li­cía a con­tar el sue­ño don­de vio con lu­jo de de­ta­lles el ase­si­na­to a Ca­sa­nue­va, mien­tras ata su pi­ja­ma a los ba­rro­tes de la pe­que­ña y úni­ca ven­ta­ni­lla del lu­gar.

La vi­den­te. Era una ni­ña cuan­do su tío Antonio la ini­ció en el eso­te­ris­mo. Se­gún ella, el hom­bre te­nía po­de­res men­ta­les y le en­se­ñó a “so­ñar pa­ra ade­lan­te” an­tes de mo­rir. Ase­gu­ra­ba te­ner un ta­len­to pre­mo­ni­to­rio y de acuer­do a ex ami­gas, ya con­ver­ti­da en mu­jer Ema in­clu­so de­cía po­der co­mu­ni­car­se con su di­fun­to lí­der es­pi­ri­tual.

Aun­que tes­ti­gos ase­gu­ran que ha­bi­tual­men­te sus pro­nós­ti­cos eran cer­te­ros, al pa­re­cer Pin­to no pu­do pre­de­cir que cae­ría a la cár­cel al in­ten­tar in­vo­lu­crar a su ex pa­re­ja en el me­diá­ti­co ase­si­na­to. Sin em­bar­go, qui­zás ya presa, sí pu­do so­ñar su vi­da en­ce­rra­da. En los po­cos me­ses que lle­va­ba en la cár­cel, su ca­rác­ter ya le ha­bía su­ma­do ri­va­les tan­to en la po­bla­ción pe­nal y co­mo en Gen­dar­me­ría.

En ese con­tex­to, y lue­go de un pri­mer in­ten­to fa­lli­do, el 30 de sep­tiem­bre de 1999 Ema Pin­to apro­ve­chó un cam­bio de guar­dia pa­ra ahor­car­se con su pro­pio pi­ja­ma en la cel­da de cas­ti­go a la que se ju­ró nun­ca más vol­ver.

20 años. El “Chino” Ríos se ha­bía con­ver­ti­do en nú­me­ro uno del mun­do y La Ro­ja vol­vía del mun­dial de Fran­cia, cuan­do el ase­si­na­to de la jo­ven fun­cio­na­ria del Min­vu gi­ró el fo­co de aten­ción.

Lue­go de tra­ba­jar to­da la noche en el Hos­pi­tal de Ca­ra­bi­ne­ros, la en­fer­me­ra Carmen Ta­pia re­gre­só al de­par­ta­men­to que com­par­tía con la asis­ten­te so­cial Mar­ce­la Ca­sa­nue­va en Pro­vi­den­cia. El lu­gar es­ta­ba des­or­de­na­do, el ca­ble del te­lé­fono cor­ta­do y la pie­za de su ex com­pa­ñe­ra de co­le­gio ce­rra­da por den­tro.

Por es­to, la mu­jer pi­dió asis­ten­cia po­li­cial, com­pro­ban­do que al in­te­rior de la ha­bi­ta­ción fi­gu­ra­ba el ca­dá­ver de su ami­ga, ves­ti­da (has­ta con za­pa­tos), ten­di­da al cen­tro la ca­ma (que es­ta­ba he­cha), ama­rra­da de pies y ma­nos con huin­cha de em­ba­la­je, mis­mo ma­te­rial que cu­bría dos pro­fun­dos cor­tes en su gar­gan­ta.

Pe­se al des­or­den, en el lu­gar no ha­bía hue­llas di­gi­ta­les aje­nas a las ha­bi­tua­les y la in­ves­ti­ga­ción com­prue­ba que la mu­jer fue se­da­da an­tes del ata­que. La úl­ti­ma per­so­na en ver­la con vi­da fue su po­lo­lo y com­pa­ñe­ro en el Min­vu, Enrique Ra­je­vic, y la úni­ca pis­ta que tie­nen es la ver­sión del cho­fer del ra­dio ta­xi que lo fue a bus­car po­co an­tes de la me­dia­no­che, quien di­jo ha­ber vis­to a una per­so­na mi­ran­do y es­pe­ran­do fue­ra del edi­fi­cio, que apro­ve­chó de en­trar cuan­do el jo­ven sa­lió.

Na­ve­gan­do a cie­gas y con el he­cho abrien­do los no­ti­cie­ros, dos días des­pués del cri­men la Bri­ga­da de Ho­mi­ci­dios re­ci­be la ines­pe­ra­da vi­si­ta de la ma­tro­na y es­te­ti­cis­ta Ema Pin­to, quien ase­gu­ra te­ner po­der men­ta­les y ne­ce­si­ta co­la­bo­rar en la in­ves­ti­ga­ción.

En la ci­ta, que es gra­ba­da se­cre­ta­men­te por la PDI, la mu­jer en­tre­ga de­ta­lles tan es­pe­cí­fi­cos de la es­ce­na, que lla­ma la aten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res. En su re­la­to ter­mi­na iden­ti­fi­can­do a su ex pa­re­ja (pe­ro to­da­vía es­po­so) co­mo el ase­sino y ade­más co­mo miem­bro de una ma­fia de psi­co­tró­pi­cos. Ade­más, de­be con­fe­sar que ha­bía man­da­do in­ter­ve­nir su te­lé­fono, pa­ra en­tre­gar una cin­ta en que la ac­tual pa­re­ja del mé­di­co (una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo y ami­ga de las due­ñas de ca­sa) ha­bla­ba con él des­de el de­par­ta­men­to don­de ocu­rrió el cri­men.

Vien­do que ha­bía ga­to en­ce­rra­do, la po­li­cía le asig­na se­gu­ri­dad 24/7 a la ma­tro­na, su­pues­ta­men­te pa­ra pro­te­ger­la de “la ma­fia”, pe­ro en reali­dad pa­ra in­ves­ti­gar­la. En su de­par­ta­men­to des­cu­bren mu­ñe­cos vu­dú e in­clu­so una fo­to de su ex con su nue­va po­lo­la den­tro del free­zer.

Fi­nal­men­te la PDI lle­ga la con­clu­sión de que la per­so­na que apro­ve­chó de en­trar al edi­fi­cio cuan­do Ra­je­vic sa­lió fue la pro­pia Ema Pin­to. Al sen­tir que to­ca­ban la puer­ta, la víc­ti­ma ha­bría creí­do que su no­vio re­gre­só, abrien­do sin mi­rar. De al­gu­na for­ma la ma­tro­na ha­bría se­da­do a la mu­jer en su ca­ma, pa­ra lue­go ase­si­nar­la, des­or­de­nar el li­ving pa­ra apa­ren­tar un en­fren­ta­mien­to y pos­te­rior­men­te po­ner­se una barba pos­ti­za pa­ra sen­tar­se fren­te a la ven­ta­na y ser vis­ta por al­gún ve­cino, pa­ra así po­der cul­par a su es­po­so (que usa­ba barba) y man­dar­lo a la cár­cel. Tam­bién se ba­ra­jó la teo­ría de que Ema ha­ya con­fun­di­do a Mar­ce­la con la nue­va pa­re­ja de su ex, por el sim­ple lla­ma­do des­de su ca­sa.

En to­do ca­so, nun­ca se en­con­tró ni una hue­lla ni el ar­ma del cri­men, por lo que la du­da que­dó pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.