Ma­tó a es­po­sa pa­ra que­dar­se con sus óvu­los con­ge­la­dos

Bri­tá­ni­co que lle­va­ba una do­ble vi­da que­ría par­tir de ce­ro con su po­lo­lo en otro país. Una APP de su ce­lu­lar lo de­la­tó.

La Cuarta - - MUNDO - RM

Reino Uni­do es­tá con­mo­cio­na­do con el bru­tal fe­mi­ci­dio que pro­ta­go­ni­zó Mitsh Pa­tel (37), quien ase­si­nó a su es­po­sa Jessica (37) pa­ra que­dar­se con sus óvu­los con­ge­la­dos y huir con su po­lo­lo a otro país.

El cri­men por el que ten­drá que pa­sar al me­nos 30 años tras las re­jas, ocu­rrió el 14 de ma­yo pa­sa­do, y re­cién ayer di­ver­sos me­dios lo­ca­les di­fun­die­ron ma­ca­bros de­ta­lles del plan de Pa­tel pa­ra lle­var a ca­bo el ho­mi­ci­dio.

La pa­re­ja, de ori­gen in­dio, ad­mi­nis­tra­ba una far­ma­cia cer­ca de su ho­gar, y pe­se a lle­var va­rios años de ca­sa­dos, su re­la­ción no era la de un ma­tri­mo­nio nor­mal.

Jessica sa­bía que Pa­tel lle­va­ba mu­cho tiem­po con una do­ble vi­da: te­nía ci­tas con hom­bres que co­no­cía a tra­vés de la apli­ca­ción Grindr.

El des­ca­ra­do in­clu­so iba con sus con­quis­tas a la ca­sa. Se­gún los men­sa­jes de am­bos que se le­ye­ron en la cor­te, ese era el mo­ti­vo prin­ci­pal por el que ella se ne­ga­ba a que le im­plan­ta­ran al­guno de los óvu­los que te­nía con­ge­la­dos con Pa­tel, y que ha­bían si­do so­me­ti­dos a la fe­cun­da­ción in vi­tro.

Pe­ro Pa­tel se enamo­ró de una de sus con­quis­tas: un mé­di­co aus­tra­liano, tam­bién de ori­gen in­dio, a quien le ha­bía pre­gun­ta­do su “ama­ría co­mo pro­pios” los hi­jos que na­cie­ran con los óvu­los de Jessica.

El hom­bre ha­bía pla­ni­fi­ca­do ha­cer pa­sar el ho­mi­ci­dio de su es­po­sa co­mo un asal­to fa­lli­do en su pro­pie­dad, muy cer­ca­na a la far­ma­cia que ad­mi­nis­tra­ban en­tre am­bos.

Y qui­zás ha­bría lo­gra­do lle­var a ca­bo su plan, de no ser por los da­tos que re­ve­la­ron su ce­lu­lar, cuan­do la po­li­cía lo ana­li­zó. Re­vi­san­do la app Sa­lud , se pu­do ver la can­ti­dad de mo­vi­mien­tos que tu­vo Pa­tel el día de la muer­te de Jessica. La apli­ca­ción era uti­li­za­da por él y la mu­jer en su vi­da co­ti­dia­na, por lo que no fue di­fí­cil ave­ri­guar que ese día el hom­bre tu­vo mu­cha ac­ti­vi­dad, su­bien­do y ba­jan­do las es­ca­le­ras del ho­gar, mien­tras ell per­ma­ne­cía quie­ta: la ha­bía as­fi­xia­do y lue­go la lan­zó a la pis­ci­na.

El jo­ven te­nía una re­la­ción pa­ra­le­la ha­cía seis años con otro hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.