LEN­GUA DE VÍBORA

El po­lé­mi­co lí­der fi­li­pino, Ro­dri­go Du­ter­te, lla­mó aho­ra a ma­tar a obis­pos ca­tó­li­cos: “Esos bas­tar­dos no sir­ven pa­ra na­da”. Por dos dé­ca­das fue al­cal­de de Da­vao, ciu­dad en la que se lle­va­ron a ca­bo san­gui­na­rias ejecuciones con­tra dro­ga­dic­tos y nar­co­tra­fic

La Cuarta - - CRÓNICA - CAR­LOS ES­CO­BAR C. @la­cuar­ta_­car­los

Por el ca­li­bre de sus pa­la­bras, el pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Ro­dri­go Du­ter­te, es­tá dis­pues­to a que el mun­do cris­tiano ar­da con sus de­cla­ra­cio­nes en con­tra de los re­li­gio­sos que for­man par­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca. “Sus obis­pos, má­ten­los. Esos bas­tar­dos son inú­ti­les. Lo úni­co que ha­cen es cri­ti­car”, ex­cla­mó sin nin­gún pu­dor.

Es­te ti­po de bom­bas re­sul­tan ser co­mu­nes en el man­da­ta­rio fi­li­pino, lo que le ha va­li­do una ola de de­trac­to­res y se­gui­do­res. En­tre es­tos úl­ti­mos, se en­cuen­tra el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, que en una opor­tu­ni­dad lo in­vi­tó a co­no­cer la Ca­sa Blan­ca.

El lí­der asiá­ti­co na­ció el 28 de mar­zo de 1945 en el seno de una fa­mi­lia de pro­fe­sio­na­les. Su pa­dre era abo­ga­do y su ma­dre do­cen­te. En su ado­les­cen­cia de­ci­dió se­guir el mis­mo rum­bo de su pro­ge­ni­tor y es­tu­dio Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Li­ceo de Fi­li­pi­nas, en Ma­ni­la, pa­ra lue­go se­guir su pre­pa­ra­ción en la Fa­cul­tad de De­re­cho de San Be­da.

Tras li­ti­gar por va­rios años, de­ci­dió lan­zar­se a la pis­ci­na de la po­lí­ti­ca. Pri­me­ro co­mo vi­ce al­cal­de, y lue­go co­mo al­cal­de de la ciu­dad de Da­vao, la más gran­de e im­por­tan­te de la Is­la de Min­da­nao.

Des­de su trono se pro­yec­tó a ni­vel na­cio­nal por su “mano du­ra” en con­tra de la de­lin­cuen­cia, don­de se lle­va­ron a ca­bo un gran can­ti­dad de ejecuciones con­tra de­lin­cuen­tes y con­su­mi­do­res de dro­gas.

Es más, Du­ter­te apo­yó es­tas prác­ti­cas. Sin em­bar­go, ja­más se pu­do acre­di­tar en las in­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das su res­pon­sa­bi­li­dad o una co­ne­xión di­rec­ta que lo in­cri­mi­na­ra.

Por esos años, in­clu­so fue acu­sa­do de mi­só­gino por agru­pa­cio­nes que de­fien­den los de­re­chos de las mu­je­res. En una opor­tu­ni­dad, Du­ter­te ha­bló de una mi­sio­ne­ra aus­tra­lia­na que fue vio­la­da por va­rios hom­bres y pos­te­rior­men­te ase­si­na­da du­ran­te un mo­tín car­ce­la­rio de Da­vao.

Aque­lla vez, re­sal­tó la be­lle­za de la mu­jer y di­jo que la­men­ta­ba no ha­ber po­di­do ser el pri­me­ro en vio­lar­la. “Era tan gua­pa... ¡El al­cal­de de­bió ha­ber si­do el pri­me­ro!”, di­jo en alu­sión al car­go que él mis­mo ocu­pa­ba.

En 2016, se con­vir­tió en Pre­si­den­te de su país y se dio a co­no­cer an­te el mun­do por su agre­si­va per­so­na­li­dad, que úl­ti­ma­men­te apun­ta ha­cia los obis­pos ca­tó­li­cos, a quie­nes tra­tó de “hi­jos de p...” y que “el 90% son ho­mo­se­xua­les”.

La “Gue­rra San­ta” de Ro­dri­go Du­ter­te con­tra el cris­tia­nis­mo re­cién co­mien­za...

Cen­te­na­res de ase­si­na­tos se lle­va­ron a ca­bo en Da­vao en con­tra de dro­ga­dic­tos y nar­cos cuan­do fue al­cal­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.