MONSTRUOSA DE­NUN­CIA CON­TRA EL TEMUCANO

Fis­ca­lía y PDI in­da­gan acu­sa­cio­nes con­tra el can­tan­te Ti­to Fer­nán­dez so­bre una sec­ta que im­pli­có vio­la­ción y abu­so se­xual.

La Cuarta - - PORTADA -

Las acu­sa­cio­nes por abu­so se­xual que re­caen en el mú­si­co Ti­to Fer­nán­dez vi­ven una se­gun­da eta­pa, lue­go que vie­ra luz el pa­sa­do miér­co­les el re­por­ta­je “Ta­llis, la lo­gia se­cre­ta de Ti­to Fer­nán­dez ‘El Temucano’ y los sa­cri­fi­cios se­xua­les de sus dis­cí­pu­las”, pu­bli­ca­do en The Cli­nic.

En es­te ar­tícu­lo se de­ta­lla que las víc­ti­mas de los abu­sos se­xua­les del ar­tis­ta fue­ron tres y que to­das en­tra­ron al Cen­tro In­te­gral de Es­tu­dios Me­ta­fí­si­cos (CIEM) en bús­que­da de apo­yo es­pi­ri­tual, al que ac­ce­die­ron sin ma­yor pro­ble­ma y don­de co­no­cie­ron al “maes­tro”, quien jus­ta­men­te era el fol­clo­ris­ta.

De ahí en más, se de­ta­lla la for­ma en que ope­ra­ba Fer­nán­dez pa­ra apro­ve­char­se, mal­tra­tar y en­ga­ñar a sus víc­ti­mas en el mar­co de es­ta sec­ta. Re­la­to que su abo­ga­do Juan Car­los Se­púl­ve­da sa­lió a des­men­tir y que ayer lo re­afir­mó su es­po­sa Lu Ri­ve­ra, en el ma­ti­nal de Chv.

“La car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va se cae a pe­da­zos”, ase­gu­ró Lu en el ma­ti­nal, in­di­can­do que “qui­sie­ra de­cir to­da la ver­dad, to­do lo que sé. La­men­ta­ble­men­te de­be­mos es­pe­rar a que Ti­to de­cla­re pa­ra, re­cién, él co­mo ar­tis­ta, co­mo ícono chi­leno, pue­da dar­le a su pú­bli­co la ex­pli­ca­ción que se me­re­ce”.

Y pe­se a que, ho­ras más tar­de, de­cli­nó ha­blar del ca­so con La Cuar­ta, a pe­ti­ción del abo­ga­do de­fen­sor, su re­la­to en el ma­ti­nal fue con­tun­den­te. Te­nía pleno co­no­ci­mien­to de que Ti­to ha­bía asis­ti­do al mo­tel con quie­nes lo acu­san de vio­la­ción. “Fue en 2009 y 2010 a un mo­tel, de co­mún acuer­do, siem­pre es­tu­ve en­te­ra­da. Fue por al­go per­so­nal y que tie­ne que ver con la sa­lud, no por la ener­gía. Mi ma­ri­do es­ta­ba en fran­ca de­caí­da en el as­pec­to se­xual e in­ten­tó pro­bar al­gu­nas co­sas, él ha­bló con ellas y acep­ta­ron”, de­cla­ró.

Lo an­te­rior con­tra­rres­ta la de­cla­ra­ción de las de­nun­cian­tes, quie­nes ase­gu­ran que las in­vi­ta­cio­nes a es­te mo­tel ubi­ca­do en el cen­tro de San­tia­go te­nían la con­no­ta­ción de un “tras­pa­so de ener­gía”, que de no cum­plir­se, traía co­mo re­sul­ta­do el sui­ci­dio pa­ra las mu­je­res. Si­tua­ción que fi­nal­men­te de­ri­vó, se­gún de­ta­llan las mu­je­res, en una vio­la­ción.

Por lo mis­mo, la es­po­sa de Ti­to fue crí­ti­ca con las de­nun­cian­tes. “Ellas, de víc­ti­mas no tie­nen na­da. Si Ti­to tu­vie­ra ese po­der, yo no es­ta­ría ha­blan­do aho­ra, es­ta­ría so­me­ti­da aquí, ca­lla­di­ta por­que mi ma­ri­do se pue­de eno­jar”, ase­gu­ra.

La es­tra­te­gia de des­men­tir. Ale­jan­dra Ma­tus, au­to­ra del re­por­ta­je, al ser con­sul­ta­da por La Cuar­ta dio al­gu­nas lu­ces res­pec­to de la de­fen­sa del ar­tis­ta. “Es­ta pa­re­ce ser una nue­va es­tra­te­gia del abo­ga­do de­fen­sor. Cuan­do lo en­tre­vis­té di­jo que no ha­rían de­cla­ra­cio­nes, en es­ta es­tra­te­gia clá­si­ca de ne­gar los he­chos”. Más, si con­si­de­ra­mos que la Fis­ca­lía y la PDI ini­cia­ron ya las in­da­ga­cio­nes res­pec­to de la que­re­lla de fi­nes de agos­to (ver lí­nea de tiem­po) y el re­la­to de las víc­ti­mas a The Cli­nic.

Por lo mis­mo, los di­chos de la es­po­sa de Fer­nán­dez, pa­ra Ma­tus ca­re­cen de re­le­van­cia. “Son irre­le­van­tes des­de el pun­to de vis­ta ju­di­cial, la mu­jer del de­nun­cia­do y su tes­ti­mo­nio no tie­nen ma­yor va­li­dez, la re­la­ción afec­ti­va lo lle­va a de­fen­der­lo. Es más, ella en un co­mien­zo di­jo que no co­no­cía nin­gu­na re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal, y aho­ra pa­re­ce que sí co­no­ce”.

Ti­to Fer­nán­dez se ha man­te­ni­do en silencio a la es­pe­ra de de­cla­rar an­te la PDI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.