A du­dar de la pri­me­ra, se­gun­da y to­das las ver­sio­nes

La Cuarta - - SÁBADO - SCARLETH CÁR­DE­NAS @Scar­let­hCar­de­na

Si un Pre­si­den­te de­be ci­tar al Pa­la­cio de Go­bierno al di­rec­tor de la po­li­cía uni­for­ma­da pa­ra pe­dir­le que Ca­ra­bi­ne­ros di­ga la ver­dad, res­pe­te la ley y ha­ga un tra­ba­jo efi­cien­te, la pre­gun­ta es: ¿En qué país es­ta­mos? Eso es to­car fon­do.

Son 60 mil hom­bres y mu­je­res tra­ba­jan­do en to­do Chi­le, es cier­to. Los que ro­ban, los que or­ga­ni­zan mon­ta­jes, fa­bri­can prue­bas, las des­tru­yen y ma­tan a un inocen­te son los me­nos. Sí, tam­bién es cier­to. Pe­ro es le­gí­ti­mo du­dar y pre­gun­tar­se: ¿cuán­ta mu­gre más hay ba­jo es­ta al­fom­bra?

Có­mo no pen­sar en las mu­chas ve­ces en que una fa­mi­lia su­frió un ro­bo y lla­mó a Ca­ra­bi­ne­ros, que -más tar­de- lle­gó a su ca­sa y sim­ple­men­te le re­co­men­dó: no ha­ga la de­nun­cia. No sir­ve de na­da. Y ni si­quie­ra to­ma­ron hue­llas. Una po­li­cía así, es el pa­raí­so de los de­lin­cuen­tes.

En­ton­ces, sí: pre­fie­ro des­ta­car el tra­ba­jo de la ma­yo­ría que ha­ce su tra­ba­jo en las ca­lles, los que no acep­tan so­bor­nos, los que me­ten los pies al barro pa­ra ayu­dar fren­te a una ca­tás­tro­fe. To­dos esos que hoy se es­tán lle­van­do in­sul­tos gra­tui­tos.

Inol­vi­da­ble es la fra­se “me min­tie­ron”, del ge­ne­ral Her­mes So­to des­pués de sa­ber lo que real­men­te pa­só en Er­ci­lla. No hu­bo fue­go cru­za­do, sim­ple­men­te, ma­ta­ron a un inocen­te. Des­pués del ge­ne­ral Fran­za­ni ¿Cuán­tos más van a caer? De­fi­ni­ti­va­men­te, allí aden­tro hay va­rios que le han he­cho la vi­da im­po­si­ble al ge­ne­ral So­to. Des­de el pri­mer día, cuan­do pu­bli­ca­ron su ho­ja de vi­da y su afi­ción ju­ve­nil por un pros­tí­bu­lo. Aque­lla vez, que­dó cla­ro que aden­tro hay gen­te que pa­re­ce no per­do­nar­le su his­to­ria: ser hi­jo de un sub­ofi­cial y ha­ber si­do un ca­ra­bi­ne­ro con más ca­lle que mu­chos otros ge­ne­ra­les. Pe­ro una po­li­cía con­ta­mi­na­da así, no sir­ve. Man­cha a la ma­yo­ría.

Des­de el “fue­go ami­go” a ar­mar mon­ta­jes, ma­tar a un inocen­te, ha­cer des­apa­re­cer prue­bas o sal­tar­se la pri­sión pre­ven­ti­va pa­ra gra­bar vi­deos en una co­mi­sa­ría, allí en las na­ri­ces de otros ca­ra­bi­ne­ros... ¡Uf! Hay un mun­do de di­fe­ren­cia. Es tris­te, pe­ro allí aden­tro, va­rios se pa­sa­ron al ban­do de los de­lin­cuen­tes.

Pa­ra col­mo, ca­si 200 aten­ta­dos in­cen­dia­rios des­pués del cri­men de Camilo Ca­tri­llan­ca y ni un so­lo de­te­ni­do es la con­fir­ma­ción de una lar­ga his­to­ria de in­efi­cien­cia po­li­cial. Con co­man­do de elite y to­do, el re­sul­ta­do ha si­do igual a ce­ro. Y peor: otro co­mu­ne­ro muer­to por la ba­la de un ca­ra­bi­ne­ro.

El ge­ne­ral Bruno Vi­lla­lo­bos fue re­mo­vi­do por­que un gru­po de ofi­cia­les se pa­só al ban­do de los la­dro­nes y ro­bó $28 mil mi­llo­nes. Y hoy, el pro­pio go­bierno pi­de que sea con­de­na­do por la muer­te de un jo­ven es­tu­dian­te en dic­ta­du­ra. ¿Pue­den fa­llar así tan­to los fil­tros a la ho­ra de nom­brar a un Ge­ne­ral Di­rec­tor?. Pa­ra ser ho­nes­tos, han fa­lla­do de­ma­sia­das co­sas. En el Go­bierno an­te­rior to­dos se pre­gun­ta­ban ¿En qué mo­men­to se va Vi­lla­lo­bos? Y aho­ra, des­pués de tan­to… ¿Qué?.

En es­te epi­so­dio he­mos apren­di­do que el Pre­si­den­te “se que­dó cor­to”: no só­lo hay que du­dar de la pri­me­ra ver­sión de Ca­ra­bi­ne­ros, tam­bién de la se­gun­da, la ter­ce­ra y de to­das. He­mos to­ca­do fon­do.

“Los que ro­ban, los que or­ga­ni­zan mon­ta­jes, fa­bri­can prue­bas, las des­tru­yen y ma­tan a un inocen­te son los me­nos. Sí, tam­bién es cier­to. Pe­ro es le­gí­ti­mo du­dar y pre­gun­tar­se: ¿cuán­ta mu­gre más hay ba­jo es­ta al­fom­bra?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.