El au­ge de los ca­za­do­res de te­so­ros

De una de­ce­na de de­tec­to­ris­tas de me­ta­les que ha­bía ha­ce una dé­ca­da, hoy más de tres mil per­so­nas a lo lar­go de to­do Chi­le bus­can ob­je­tos de va­lor en las pla­yas, pla­zas y par­ques.

La Cuarta - - SÁBADO - SE­BAS­TIÁN FONCEA M.

Nel­son Le­pe tie­ne 57 años y ha­ce 34 vol­vió de Es­ta­dos Uni­dos, lue­go de pa­sar dos años en Mary­land acom­pa­ñan­do a su pa­pá. De ese via­je se tra­jo un pa­sa­tiem­po que lo con­vir­tió en un pio­ne­ro en Chi­le, por­que en­ton­ces na­die en el país se de­di­ca­ba a bus­car te­so­ros en­te­rra­dos con de­tec­to­res de me­ta­les.

“Me com­pré un equi­pi­to bá­si­co, me mo­ti­vé y, co­mo ten­go co­no­ci­mien­to de elec­tró­ni­ca, des­pués em­pe­cé a fa­bri­car equi­pos de de­tec­ción de me­ta­les y a ven­der­los”, se­ña­la.

Se­gún Nel­son, ha­ce cin­co años el asun­to se ma­si­fi­có y pa­só de al­gu­nas de­ce­nas de de­tec­to­ris­tas a un par de mi­les es­par­ci­dos por to­do el país, quie­nes —afir­ma— en su ma­yo­ría son hom­bres de en­tre 25 y 35 años.

Pe­dro Co­rrea tam­bién co­no­ció los de­tec­to­res de me­ta­les en EE.UU. Fue ha­ce diez años cuan­do vi­vía allá y de vuel­ta en Chi­le co­men­zó a im­por­tar­los de ese país, Tur­quía y Aus­tra­lia.

El em­pren­de­dor con­tó que “al­guien que desee par­tir po­dría ha­cer­lo con uno bien bá­si­co, que va­len des­de los 80 mil pe­sos, y des­pués van su­bien­do en ca­te­go­ría de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del de­tec­tor, por­que hay pa­ra bu­cear, pa­ra bus­car só­lo pe­pi­tas de oro, y pa­ra pla­ya, cam­pos y pla­zas”.

“Un equi­po pa­ra al­guien ex­pe­ri­men­ta­do pa­ra oro cues­ta unos seis mi­llo­nes de pe­sos. Hay otros pa­ra usar co­mo hob­bie que lle­gan has­ta $1.700.000. Tam­bién hay bus­ca te­so­ros que pe­ne­tran un me­tro o dos de pro­fun­di­dad y que va­len unos 10 mi­llo­nes”, ex­pli­ca.

En otros paí­ses se han re­por­ta­do des­cu­bri­mien­tos im­por­tan­tes he­chos con es­tos apa­ra­tos, co­mo un gru­po de de­tec­to­ris­tas que en­con­tró en In­gla­te­rra 70 mil mo­ne­das cel­tas y ro­ma­nas ava­lua­das en 10 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro en Chi­le no hay ca­sos co­no­ci­dos. Se­gún los ras­trea­do­res se de­be a que nues­tra le­gis­la­ción des­ti­na pa­ra el Es­ta­do más del 80% del va­lor de te­so­ro, mien­tras que en In­gla­te­rra no pa­sa del 15%.

“Lo im­por­tan­te es que si en­cuen­tras al­go ar­queo­ló­gi­co o de in­te­rés his­tó­ri­co hay que de­cla­rar­lo, pe­ro si en­con­tras­te una mo­ne­da del año 1800, o un ani­llo an­ti­guo, dé­ja­te­lo, eso no es un de­li­to”, se­ña­la Pe­dro.

Nel­son agre­ga que no hay lu­ga­res en Chi­le prohi­bi­dos pa­ra la bús­que­da, sal­vo los si­tios pri­va­dos, y re­cor­dó que una vez el con­ce­sio­na­rio de una pla­ya in­ten­tó co­rrer­lo, pe­ro co­mo la ley es­ta­ba de su la­do lo in­vi­tó a lla­mar a los Ca­ra­bi­ne­ros y si­guió bus­can­do.

“No­so­tros te­ne­mos un re­gla­men­to pa­ra de­tec­tar en las pla­zas, por­que (la pro­fun­di­dad de la on­da del de­tec­tor) no lle­ga a más de 25 cen­tí­me­tros y ha­ce­mos un pe­que­ño ho­yo y lo te­ne­mos que ta­par, o de lo con­tra­rio es­ta­ría­mos ha­cien­do un da­ño”, agre­ga Pe­dro.

Eso mis­mo ha­cen cuan­do los se­gui­do­res del Fa­ce­book de Pe­dro se reúnen dos ve­ces al año en un par­que de San­tia­go pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias, par­ti­ci­par de con­cur­sos y pei­nar el sec­tor con au­to­ri­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción del lu­gar, co­mo lo rea­li­za­ron la úl­ti­ma vez en la Quin­ta Nor­mal.

Mo­ne­das. Ma­rio Pe­ña­lo­za tra­ba­ja en la cons­truc­ción. Re­la­ta que “cuan­do chi­co te­nía el sue­ño de bus­car te­so­ros, siem­pre me lla­mó la aten­ción y un día em­pe­cé a ver vi­deos so­bre de­tec­ción, has­ta que un día me com­pré la má­qui­na y em­pe­cé a bus­car”.

El san­tia­guino lle­va cin­co años con su hob­bie y ex­pli­ca que “me re­la­ja y saca del mun­do, me re­vo­lu­cio­na, es una emo­ción cons­tan­te, so­bre to­do cuan­do te sa­le al­go bueno, co­mo una jo­ya”.

“Sal­go a las pla­zas, a los par­ques y las pla­yas del li­to­ral cen­tral, bus­co lu­ga­res que ten­gan afluen­cia de pú­bli­co don­de pa­se har­ta gen­te, por­que siem­pre se les caen mo­ne­das y no fal­ta a quien se le cai­gan ani­llos y aros”, cuen­ta.

Ma­rio de­tec­ta tem­prano, co­mo a las seis de la ma­ña­na, ape­nas sa­le el sol, y en la tar­de, po­co an­tes del oca­so. “En San­tia­go es bueno el Par­que Fo­res­tal, el O’Hig­gins, el Bi­cen­te­na­rio, hay har­tos lu­ga­res”, di­ce.

“Mi de­tec­tor me cos­tó 280 lu­cas y 140 uno de bol­si­llo. A ve­ces en un día de suer­te me en­cuen­tro ani­llos de pla­ta, ari­tos de oro, y 20, 40 lu­cas en mo­ne­das. En una pla­za en 30 día sa­que 150 lu­cas en mo­ne­das. Me en­tu­sias­ma, y me ha­ce fe­liz”, con­clu­ye.

Nel­son Le­pe a ve­ces pi­tu­tea bus­can­do ar­go­llas de ma­tri­mo­nio ex­tra­via­das, y las en­cuen­tra.

Par­te de los te­so­ros re­co­lec­ta­dos por Ma­rio Pe­ña­lo­za en una pla­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.