La vir­gen que no qui­so mar­char­se de Ay­qui­na

Año a año, los fie­les lle­gan a brin­dar tri­bu­to a la pa­tro­na del de­sier­to, cu­ya ima­gen eli­gió que­dar­se en la zo­na por vo­lun­tad pro­pia.

La Cuarta - - SÁBADO - LUIS ESCARES VI­LLA

ACa­la­ma, yqui­na es un po­bla­do a 70 ki­ló­me­tros de

en pleno de­sier­to de Ata­ca­ma. Las que­bra­das mar­can el pai­sa­je de es­te si­tio don­de a la Vir­gen de Gua­da­lu­pe es ve­ne­ra­da ca­da mes de sep­tiem­bre.

En el lu­gar vi­ven no más de 100 per­so­nas. Las ca­sas de ado­be que aún se man­tie­nen en pie, el pol­vo nor­tino y la fe, son lo que man­tie­nen con vi­da a es­te pue­bli­to.

Los de­vo­tos lle­gan en ma­sa pa­ra ren­dir­le tri­bu­to a “la chi­ni­ta”. Una mu­jer que, se­gún la le­yen­da, no qui­so ir­se del lu­gar don­de se fun­dó el pue­blo en su ho­nor.

La his­to­ria. Cuen­ta la le­yen­da que du­ran­te las tar­des de ve­rano un me­nor acom­pa­ña­ba a su pa­dre en las la­bo­res de pas­to­reo. Pa­ra que el ni­ño apren­die­ra es­te ofi­cio, el hom­bre op­ta­ba por de­jar­lo so­lo pa­ra que los ani­ma­les lo fue­ran co­no­cien­do, pe­ro el chi­co te­nía más de un pro­ble­ma.

Las ove­jas se des­pa­rra­man por to­das par­tes y nun­ca po­día lle­gar con to­das al corral. Su pa­dre es­ta­ba mo­les­to por la si­tua­ción, pe­ro se­guía dán­do­le la con­fian­za al me­nor pa­ra que apren­die­ra el ofi­cio, aun­que un día de­ci­dió ir a ver lo que ha­cía.

En un oa­sis del de­sier­to vio al chi­co co­rrien­do co­mo lo­co por en­tre los ár­bo­les, mien­tras las ove­jas ca­mi­na­ban y co­mían a su al­re­de­dor.

A la dis­tan­cia, el pa­dre vio que su hi­jo no es­ta­ba so­lo, sino que lo acom­pa­ña­ba un ni­ño de su mis­ma edad, pe­ro que a la dis­tan­cia no pu­do dis­tin­guir. Con cu­rio­si­dad fue has­ta don­de es­ta­ba su hi­jo pa­ra re­pri­mir­lo por no es­tar cui­dan­do a sus ove­jas. Con ros­tro ca­biz­ba­jo, el me­nor so­lo mi­ró al ho­ri­zon­te en se­ñal de re­sig­na­ción, mien­tras que el pa­dre co­men­zó a bus­car al otro ni­ño. ¿Dón­de es­tá?, pre­gun­tó el adul­to. De­trás del ár­bol, di­jo el ni­ño. Rau­da­men­te fue en bus­ca el otro chi­co, pe­ro en el ár­bol en­con­tró só­lo una ima­gen de la Vir­gen del Car­men con el ni­ño.

Con­fun­di­do, el hom­bre jun­tó a la ove­jas, se fue a su ca­sa con su hi­jo y de­jó la ima­gen don­de la en­con­tró. Más tar­de, le co­men­tó a un ami­go de un pue­blo cer­cano lo que su­ce­dió.

El lu­ga­re­ño era de Tu­ri, zo­na don­de lle­va­ban al­gu­nos días bus­can­do sin éxi­to una ima­gen re­li­gio­sa ex­tra­via­da. Ex­tra­ña­do, el hom­bre lle­vó a su ami­go al oa­sis y la sor­pre­sa fue tre­men­da cuan­do vie­ron la ima­gen de la vir­gen. ¡Es esa!. ¡Esa es nues­tra pa­tro­na!, gri­tó su ami­go.

Fue al pue­blo y en ca­ra­va­na fue­ron a bus­car la ima­gen al otro día. Al lle­gar a Tu­ri, pu­sie­ron la ima­gen nue­va­men­te en el al­tar y la pro­te­gie­ron con otros ar­tícu­los re­li­gio­sos.

A la ma­ña­na si­guien­te, gran­de fue la sor­pre­sa cuan­do vie­ron que la es­cul­tu­ra de la vir­gen con el ni­ño, otra vez no es­ta­ba en la igle­sia. Vol­vie­ron al oa­sis con la es­pe­ran­za de en­con­trar­la en ese lu­gar. Y así fue, en un hueco del mis­mo ár­bol don­de el ni­ño se es­con­dió, la si­lue­ta de la vir­gen vol­vió a apa­re­cer.

Es­te he­cho su­ce­dió dos ve­ces más, has­ta que los ha­bi­tan­tes de Tu­ri se con­ven­cie­ron que “la chi­ni­ta” no que­ría es­tar en la igle­sia.

Pu­sie­ron ma­nos a la obra y en el pue­bli­to de Ay­qui­na, jun­to al ár­bol que la co­bi­jó du­ran­te al­gu­nos días, los ha­bi­tan­tes del sec­tor cons­tru­ye­ron una ca­pi­lla pa­ra dar­le tri­bu­to a la Vir­gen de Ay­qui­na.

Du­ran­te la fies­ta que se desa­rro­lla en sep­tiem­bre y tie­ne su pun­to cul­mi­ne el 8 de ese mes, más de 70 mil fie­les lle­gan al po­bla­do pa­ra pa­gar sus man­das y ren­dir­le tri­bu­to.

Dia­bla­das, fies­tas y mi­sas en su ho­nor son la tó­ni­ca du­ran­te los días de ce­le­bra­ción pa­ra una vir­gen que ya no es­ca­pó más de Ay­qui­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.