Cuan­do la vo­ca­ción es más gran­de que el suel­do

Mi­les de jó­ve­nes en los pró­xi­mos días de­be­rán to­mar una de­ci­sión tras­cen­den­tal al es­co­ger lo que van a es­tu­diar, y pa­ra eso es muy im­por­tan­te se­guir el co­ra­zón, pe­ro siem­pre, bien in­for­ma­dos.

La Cuarta - - SÁBADO - SE­BAS­TIÁN FONCEA M.

LA PSI­CÓ­LO­GA PILAR SORDO RE­CO­MIEN­DA A LOS JÓ­VE­NES RE­FLE­XIO­NAR SO­BRE SUS SUE­ÑOS AL MO­MEN­TO DE ELE­GIR QUÉ ES­TU­DIAR.

Den­tro de po­cos días mi­les de per­so­nas de­be­rán ele­gir la me­jor op­ción pa­ra ini­ciar su edu­ca­ción su­pe­rior con­si­de­ran­do lo que le al­can­za con el pun­ta­je ob­te­ni­do, be­cas, cré­di­tos y el aran­cel de la ca­rre­ra.

En el ca­so de mu­chos jó­ve­nes, la elec­ción de es­tu­dios su­pe­rio­res es la pri­me­ra de­ci­sión tras­cen­den­te que to­man de for­ma au­tó­no­ma y cons­cien­te. No se tra­ta de una cues­tión sim­ple, por­que an­tes de de­can­tar­se por una de las mu­chas op­cio­nes dis­po­ni­bles, el fu­tu­ro uni­ver-

si­ta­rio de­be or­de­nar y je­rar­qui­zar una se­rie de fac­to­res que no siem­pre es sen­ci­llo de­ter­mi­nar.

De la di­fi­cul­tad de la ta­rea da cuen­ta el he­cho de que uno de ca­da cin­co es­tu­dian­tes aban­do­na los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios des­pués del pri­mer año, y no son po­cos, cer­ca del 7%, los que cam­bian de ca­rre­ra una vez que han com­pro­ba­do en el pri­mer año que la ex­pe­rien­cia no res­pon­día a las ex­pec­ta­ti­vas.

Sin per­jui­cio de te­ner pre­sen­te que el ca­mino que se em­pren­de con la elec­ción de es­tu­dios no es irre­ver­si­ble, sí con­vie­ne ha­cer un pro­ce­so de de­li­be­ra­ción lo más só­li­do po­sien ble, ba­sa­do en los as­pec­tos esen­cia­les que sos­tie­nen una de­ci­sión con­sis­ten­te.

El aca­dé­mi­co de la fa­cul­tad de Edu­ca­ción de la U. Cen­tral, Car­los Gua­jar­do, ex­pli­ca que la vo­ca­ción “es­tá re­la­cio­na­da con los in­tere­ses, con las ca­pa­ci­da­des y el pro­yec­to re­fe­ren­te a lo que yo quie­ro ha­cer en mi fu­tu­ro la­bo­ral, qué es lo que quie­ro apor­tar a la so­cie­dad”.

“No­so­tros le re­co­men­da­mos a los es­tu­dian­tes que ape­len a sus in­tere­ses per­so­na­les, por­que de na­da sir­ve pro­yec­tar­me con un buen suel­do si en el fon­do voy a es­tar bas­tan­te des­mo­ti­va­do en lo que es­toy ha­cien­do y eso lo per­ju­di­ca la uni­ver­si­dad y se ge­ne­ra de­ser­ción en se­gun­do o ter­cer año”, ex­pli­có.

Gua­jar­do tam­bién ex­pli­có que es im­por­tan­te que los fu­tu­ros alum­nos to­men en cuen­ta la im­por­tan­cia de con­si­de­rar sus ca­pa­ci­da­des, pa­ra que la reali­dad no les de un por­ta­zo en la ca­ra en re­fe­ren­cia a un fra­ca­so aca­dé­mi­co.

— ¿Qué tan im­por­tan­tes son los pa­dres en la elec­ción de la ca­rre­ra? Son im­por­tan­tes en la me­di­da de que no pre­sio­nen a los es­tu­dian­tes en una pro­fe­sión que ellos quie­ren pa­ra sus hi­jos, es­ta de­ci­sión tie­ne que ser vo­lun­ta­ria y los pa­dres só­lo de­ben ser orien­ta­do­res de los jó­ve­nes en es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.