Ha­ble­mos de vo­ca­ción

La Cuarta - - SÁBADO - PILAR SORDO Psi­có­lo­ga y es­cri­to­ra

To­dos es­tos me­ses he­mos es­ta­do re­ple­tos de ar­tícu­los que nos ha­blan de em­plea­bi­li­dad, las ren­tas que ten­drán los alum­nos al sa­lir de la edu­ca­ción su­pe­rior y to­do aque­llo que une el di­ne­ro con la for­ma­ción y con el mun­do del tra­ba­jo.

Es por es­to que me gus­ta­ría ha­blar de al­go dis­tin­to co­mo la vo­ca­ción, que sig­ni­fi­ca “lla­ma­da”, e in­vi­ta a un ser hu­mano a mi­rar­se ha­cia aden­tro y des­cu­brir cuá­les son esos fue­gos in­ter­nos que te po­drían lle­var a tra­ba­jar en al­go que amas du­ran­te to­da la vi­da.

Se­gu­ra­men­te si eres un alumno de en­se­ñan­za me­dia y dis­te la PSU es­te año , te pre­gun­ta­ron to­do el tiem­po “¿ que vas a ha­cer, que vas a es­tu­diar, y don­de?”. Y es­ta pre­gun­ta más que in­vi­tar­te a re­fle­xio­nar, se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­ba una co­ra­za y so­lo pro­du­cía re­sis­ten­cia pa­ra ana­li­zar el te­ma.

Es­ta­mos en un mun­do que nos orien­ta to­do el tiem­po ha­cia afue­ra y ca­da día te­ne­mos me­nos es­pa­cios pa­ra mi­rar a nues­tro in­te­rior.

Por lo tan­to la pri­me­ra in­vi­ta­ción , es al silencio. A bus­car es­pa­cios don­de pue­das “ha­cer un via­je” ha­cia tu mun­do in­terno. Co­mo re­qui­si­to pa­ra es­to es fun­da­men­tal de­jar­te un mo­men­to pa­ra apa­gar to­do lo que ten­gas pren­di­do en tu ca­sa. Y lla­mo a es­to te­le­vi­sor , ra­dio, compu­tador y por su­pues­to te­lé­fono .

Se­gu­ra­men­te es­te silencio no te que­da có­mo­do , y has­ta te pue­de ge­ne­rar an­gus­tia por lo que pue­das em­pe­zar a sen­tir. No te preocupes es el po­co há­bi­to a la au­sen­cia de rui­do y es­tás em­pe­zan­do al­go ma­ra­vi­llo­so y que es a co­no­cer­te y en­trar en tu alma y tus afec­tos. El silencio es la puer­ta de en­tra­da a tu mun­do in­te­rior.

Des­pués de eso cuan­do te ha­yas per­mi­ti­do es­tar en silencio en es­te es­ta­do, pue­den pa­sar dos co­sas prin­ci­pal­men­te; una es que na­tu­ral­men­te sal­gan y apa­rez­can con­te­ni­dos con imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes o no ha­ya na­da que sen­tir y que ver.

En cual­quie­ra de las dos si­tua­cio­nes lo que si­gue es em­pe­zar a pre­gun­tar­te co­sas, lo que quie­ras. Pre­gún­ta­te de to­do pe­ro en­fo­ca­do a la vo­ca­ción, es im­por­tan­te que te pre­gun­tes por tus sue­ños. Esos de ni­ño o ni­ña , eso que te pue­de ha­cer pal­pi­tar tu co­ra­zón y pen­sar que po­drías de­di­car­le tu vi­da a aque­llo.

Esos sue­ños pue­den o no te­ner que ver con tus ha­bi­li­da­des y en tér­mi­nos sim­ples pa­ra lo que eres bueno o no pa­ra ha­cer, por­que mu­chas ve­ces pa­sa y en es­tos tiem­pos mu­cho , que los y las jó­ve­nes me di­cen que no sa­ben que sue­ños tie­nen por­que la­men­ta­ble­men­te los adul­tos no se los en­se­ña­mos a cons­truir .

Al pre­gun­tar­te “¿Dón­de te ves co­mo adul­to(a), y ha­cien­do qué?”, apa­re­ce co­mo fun­da­men­tal que te pue­das ima­gi­nar son­rien­do la ma­yor par­te del día.

Es­te ac­to que mu­chos po­drían eva­luar hoy en un mun­do ex­tre­ma­da­men­te rea­lis­ta , co­mo muy in­ge­nuo, es muy com­ple­jo, pe­ro sin em­bar­go ter­mi­na sien­do la pre­gun­ta esen­cial en es­ta eta­pa de la vi­da.

En mi vi­da he co­me­ti­do mu­chos erro­res y te­ni­do mu­chos do­lo­res , pe­ro he ido ad­qui­rien­do al­gu­nas cer­te­zas que creo que es el mo­men­to de com­par­tir.

Una de ellas es que si to­da de­ci­sión tie­ne cos­tos, es pre­fe­ri­ble pa­gar esos cos­tos por al­go que se ama que ha­cer­lo por al­go que so­lo me da­rá di­ne­ro.

Otra cer­te­za es que el que ha­ce lo que ama, siem­pre ten­drá lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir, ade­cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas y la

“El que ha­ce lo que ha­ma, siem­pre ten­drá lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir, ade­cuan­do las ex­pec­ta­ti­vas y la de­fi­ni­ción de lo que es ‘vi­vir bien’ hoy día”

de­fi­ni­ción de lo que es “vi­vir bien” hoy día.

Y la úl­ti­ma es que no exis­te el queha­cer per­fec­to, ya sea un ofi­cio , los cua­les creo hay que vol­ver a va­lo­rar. O sea cual­quier desem­pe­ño téc­ni­co o pro­fe­sio­nal, en to­dos se pro­du­ce mu­cho can­san­cio , frus­tra­cio­nes y mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos y otros y no po­cos, in­jus­tos. En­ton­ces es­toy se­gu­ra que cuan­do uno ha­ce lo que ama, lo que le apa­sio­na, aque­llo don­de el tiem­po se pa­sa rá­pi­do , es más fá­cil vi­vir­los y sa­ber­los so­bre­lle­var.

Quie­ro de­di­car un es­pa­cio a los pa­dres y ma­dres o tu­to­res de esos jó­ve­nes. Evi­den­te­men­te par­to de la ba­se que los pa­pás y mamás que­re­mos lo

me­jor pa­ra nues­tros hi­jos; qui­zás el pro­ble­ma es­té en la de­fi­ni­ción de “¿qué es lo me­jor pa­ra ellos y ellas?”.

Des­de mi hu­mil­de tri­bu­na les pi­do que los acom­pa­ñen en sus sue­ños, que les pre­gun­ten qué quie­ren ha­cer con sus vi­das, que los es­cu­chen des­de lo que ellos quie­ren y no des­de lo que us­te­des qui­sie­ran que ellos les con­ta­ran.

De­je­mos los adul­tos de ser tan pe­ro tan rea­lis­tas, que es­ta­mos pre­pa­ran­do mu­chas ve­ces a nues­tros hi­jos e hi­jas pa­ra el fra­ca­so y no pa­ra te­ner gran­des éxi­tos .

Creo qué hay que en­se­ñar­les a bus­car sus sue­ños, de­cir­les que no se­rá fá­cil na­da en la vi­da pe­ro que con­fia­mos en lo que les he­mos en­tre­ga­do pa­ra que sean ca­pa­ces de en­fren­tar to­do lo que ven­ga y a so­bre to­do, que la pa­sión es al­go a lo que no se pue­de re­nun­ciar ni tran­sar en la vi­da, cues­te lo que cues­te.

“De­je­mos los adul­tos de ser tan pe­ro tan rea­lis­tas, que es­ta­mos pre­pa­ran­do a nues­tros hi­jos pa­ra el fra­ca­so y no pa­ra te­ner gran­des éxi­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.