El "Clan Ro­jas" no se Ba­ja del ring y si­gue en la pe­lea

La fa­mi­lia de Freddy Ro­jas, ex bo­xea­dor que dis­pu­tó dos tí­tu­los mun­dia­les, tie­ne un nue­vo he­re­de­ro que se apron­ta a de­bu­tar. Ade­más, pla­nea re­abrir su es­cue­la en La Le­gua.

La Cuarta - - SÁBADO - EDUAR­DO RO­JAS H.

Son las 18 ho­ras y en el por­tón del Gim­na­sio del

Club de Bo­xeo Hue­mul Fran­klin, es­tá Freddy Ro­jas jun­to a su hi­jo ho­mó­ni­mo de tan so­lo 15 años, que por fin se de­ci­dió a se­guir la sen­da de su pa­dre y tam­bién cum­plir el sue­ño de su abue­lo, Ju­lio.

Co­mo Freddy pa­pá (49) es una le­yen­da del pu­gi­lis­mo na­cio­nal, los tran­seún­tes lo re­co­no­cen y un fa­ná­ti­co le gri­ta “gran­de, cam­peón”. Pe­ro el otro­ra mo­nar­ca de Chi­le de pe­so me­dio me­diano li­ge­ro, o wel­ter ju­nior —63.5 ki­los— y tam­bién re­ta­dor en dos oca­sio­nes al tí­tu­lo mun­dial de la Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo (AMB) ni si­quie­ra se da cuen­ta del pe­que­ño ho­me­na­je ur­bano.

Es que Ro­jas só­lo es­tá con­cen­tra­do en su vuel­ta al mun­do del box, motivado por con­ser­var el re­cuer­do de su pa­dre y tam­bién en lle­var de cer­ca las rien­das de la for­ma­ción de Freddy Íta­lo su he­re­de­ro que pron­to ten­drá su pri­me­ra pe­lea ju­ve­nil en San Fer­nan­do.

En me­dio de al­gu­nos ga­tos re­ga­lo­nes del lu­gar, la nos­tal­gia de las gra­das de ma­de­ra y va­rios pu­ching­balls col­gan­do, el bo­xea­dor na­cio­nal que tie­ne un ré­cord de 50 pe­leas ga­na­das y só­lo 3 de­rro­tas, en­tre­na muy du­ro a su hi­jo, con dis­ci­pli­na y sin pre­fe­ren­cias con los de­más “ca­de­tes” que tie­ne ba­jo su ale­ro: An­to­nio Mal­tés (14) y Án­ge­lo Ar­co­ver­de (19).

“Ex­tra­ña­ba el en­tre­na­mien­to, el re­co­no­ci­mien­to y el ca­ri­ño de la gen­te que me dio el bo­xeo. Y eso que yo era bien er­mi­ta­ño y só­lo andaba con mi pa­dre pa­ra to­dos la­dos. Por eso es­toy muy motivado con for­mar nue­vos cam­peo­nes, so­bre to­do a mi hi­jo. Pe­ro es­to no es pa­ra una so­la pe­lea, es una ca­rre­ra lar­ga y por eso en­tre­na­mos fir­me to­dos los días. Un bo­xea­dor jo­ven no es co­mo un fut­bo­lis­ta que jue­ga bien 5 par­ti­dos y lo ven­den en 20 mi­llo­nes de dó­la­res. Aquí es to­do más lar­go y la dis­ci­pli­na es di­fe­ren­te. Aquí se tra­ta de gol­pear. Igual es­ta­mos en­tu­sias­ma­dos y mo­ti­va­dos con él. Oja­lá po­da­mos lo­grar el ob­je­ti­vo que yo no pu­de. Al me­nos te­ne­mos la ex­pe­rien­cia pa­ra guiar­lo. Al­go en­tien­do de es­to, je­jé”, afir­mó Freddy Ro­jas, quien go­za co­mo ni­ño en su re­gre­so a la ac­ti­vi­dad lue­go de 17 años, qui­zás re­cor­dan­do la úl­ti­ma pe­lea que tu­vo en Di­na­mar­ca.

Ese en­tu­sias­mo es ca­na­li­za­do por su hi­jo Freddy Íta­lo, que es­tá en 1° me­dio del Ins­ti­tu­to Par­ti­cu­lar La Cis­ter­na y que no só­lo sien­te el apo­yo de su pa­pá sino tam­bién el de su abue­lo des­de el “más allá”. Y por am­bos sin­tió el lla­ma­do pa­ra lu­char por al­can­zar lo má­xi­mo en el de­por­te fa­vo­ri­to de su fa­mi­lia.

“Siem­pre lle­vé el bo­xeo en la san­gre pe­ro mi ma­dre no que­ría que lo prac­ti­ca­ra por­que es un de­por­te du­ro. Uno re­ci­be y da gol­pes. Se gana, se pier­de. Es­te ca­mino no es fá­cil. Hay que dar­lo to­do en to­do mo­men­to, pa­ra que siem­pre se­pan quien uno es. Yo mi­ro a mi pa­pá y veo a un gran­de. No cual­quier lle­ga don­de él lle­gó. Es­tu­vo a pun­to de ser cam­peón mun­dial. Y yo más que cum­plir­le el sue­ño, quie­ro ser cam­peón. Me gus­ta­ría ser me­jor que mi pa­dre. Se­ría el sue­ño de to­da mi fa­mi­lia, de mi pa­dre y mi abue­lo que es­tá arri­ba. Sé que cuan­do lo sea, voy a abra­zar­lo arri­ba de un ring”, con­fe­só el ado­les­cen­te que sue­ña en gran­de.

Mien­tras tan­to y pa­ra pa­vi- men­tar el ca­mino de su hi­jo, Freddy Ro­jas es­tá tra­ba­jan­do pa­ra re­abrir el gim­na­sio don­de su pa­pá se con­vir­tió en un mi­to (ver re­cua­dro).

“Es­toy apun­tan­do fir­me a co­men­zar de nue­vo con la es­cue­la de bo­xeo ‘Freddy Ro­jas’ en la Le­gua. Y has­ta aho­ra he te­ni­do bue­na acep­ta­ción del al­cal­de de San Joa­quín, Ser­gio Eche­ve­rría Gar­cía, y los en­car­ga­dos de de­por­tes. Va­mos a ver co­mo nos va. Ellos es­tán de acuer­do que se pue­den ha­cer gran­des co­sas. Yo ten­go un lu­gar fí­si­co que im­ple­men­tar y mu­chos sue­ños que cum­plir”, se­ña­la el pú­gil.

Con 15 años, Freddy Íta­lo Ro­jas sue­ña con ser cam­peón del mun­do y su­pe­rar a su pa­dre, que tu­vo dos dispu­tas por el tí­tu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.