Dis­po­si­ti­vo es ca­paz de diag­nos­ti­car el VIH en mi­nu­tos

Fa­bri­ca­da con plás­ti­co re­ci­cla­do, es­ta ma­qui­ni­ta cam­bia­rá la vi­da de mi­llo­nes de te­rrí­co­las.

La Cuarta - - VIVIR BIEN -

Una de las co­sas más te­mi­bles del Si­da es que si no se diag­nos­ti­ca a tiem­po, las po­si­bi­li­da­des de com­ba­tir­lo con un tra­ta­mien­to efec­ti­vo son com­pli­ca­das, lo que cla­ra­men­te pue­de acor­tar la vi­da de un pa­cien­te.

Las ci­fras al res­pec­to son evi­den­tes: en el 90% de los paí­ses en vías de desa­rro­llo, el VIH es la prin­ci­pal cau­sa de muer­te, y en el res­to del pla­ne­ta la si­tua­ción tam­po­co es más alen­ta­do­ra.

Es­te pa­no­ra­ma fue el que mo­ti­vó al cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co Hans Ram­zan a crear “Catch”, un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo fa­bri­ca­do con plás­ti­co re­ci­cla­do y que tie­ne una so­ña­da par­ti­cu­la­ri­dad: bas­tan unos po­cos mi­nu­tos pa­ra diag­nos­ti­car si un pa­cien­te es­tá o no in­fec­ta­do con el vi­rus.

Lo lla­ma­ti­vo es que

“Catch”, a pe­sar del tre­men­do ser­vi­cio que pres­ta, no es al­ta­men­te cos­to­so, por lo que po­dría te­ner un uso al­to en paí­ses don­de es­te es un pro­ble­ma de es­ta­do.

Se­gún Ram­zan, el cos­to de pro­duc­ción bor­dea los 5 dó­la­res (me­nos de 4 lu­cas), y co­mo sus di­men­sio­nes son re­du­ci­das y su uti­li­za­ción sen­ci­lla (bas­ta con un pin­cha­zo y una go­ta de san­gre), la apli­ca­ción ma­si­va de es­tos tests rá­pi­dos po­dría cam­biar el des­tino de mu­chos ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta.

En po­cos mi­nu­tos po­drá sa­ber si es o no por­ta­dor de VIH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.