Evi­te que las ca­ce­rías ga­tu­nas pon­gan en ries­go la fau­na criolla

• Es­tu­dio na­cio­nal so­bre el te­ma arro­jó que el 80% de los fe­li­nos sa­le a ca­zar aves, in­sec­tos y has­ta ma­mí­fe­ros chi­cos. Ve­te­ri­na­ria en­tre­ga claves pa­ra que los mi­ni­nos se por­ten bien en ca­si­ta.

La Cuarta - - CRÓNICA - @la­cuar­ta_­ma­nuel Ma­nuel Aré­va­lo

El tierno ros­tro con el que a dia­rio nos cau­ti­van los ga­tos es­con­de­ría una fa­ce­ta que po­cos co­no­cen, pe­ro que al­re­de­dor del mun­do les ha cos­ta­do la exis­ten­cia a más de 70 es­pe­cies. Se tra­ta de su ins­tin­ti­va ac­ción de ca­zar.

Se­gún el pri­mer es­tu­dio rea­li­za­do al res­pec­to en el país, y que abar­có a 5.216 ho­ga­res, en 4.921 po­seen mas­co­tas, de los cua­les 2.460 tie­nen un ga­to, es de­cir, en la mi­tad de es­tos. De to­do es­te uni­ver­so, en el 62,5% de las vi­vien­das exis­te un fe­lino y un pe­rro, mien­tras que en el 35,9% hay so­la­men­te al­gún mi­nino.

“Exis­te evi­den­cia don­de los ga­tos han ex­tin­gui­do es­pe­cies o dis­mi­nui­do su po­bla­ción, co­mo aves y pe­que­ños ma­mí­fe­ros. El ins­tin­to de ca­zar lo tie­nen, aun­que es­tén bien ali­men­ta­dos por sus due­ños. Prin­ci­pal­men­te los chin­co­les, zor­za­les, cher­ca­nes, go­lon­dri­nas, tór­to­las y has­ta pi­ca­flo­res se ve­rían afec­ta­dos”, se­ña­ló el doctor en eco­lo­gía César Gon­zá­lez, miem­bro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Re­cur­sos Na­tu­ra­les y

Sus­ten­ta­bi­li­dad (CIRENYS) de la Uni­ver­si­dad Ber­nar­do O'Hig­gins.

De los ga­tos do­mes­ti­ca­dos, el 49,9% de sus pre­sas son aves, el 39,3% son roe­do­res, el 29,5% son in­sec­tos, 20,2% son la­gar­ti­jas, 0,9% son co­ne­jos y un 0,4% mur­cié­la­gos. “El ga­to do­més­ti­co (Fe­lis Ca­tus) se ha con­ver­ti­do en una ame­na­za mun­dial pa­ra la vi­da sil­ves­tre”, con­clu­ye el es­tu­dio.

So­lu­cio­nes. Los ex­per­tos re­co­mien­dan to­mar al­gu­nas me­di­das pa­ra fre­nar la ca­za in­dis­cri­mi­na­da de los fe­li­nos, pa­ra que es­te pro­ble­ma no si­ga es­ca­lan­do.

“Los ga­tos des­de siem­pre se do­mes­ti­ca­ron pa­ra con­tro­lar las pla­gas, ya que son muy bue­nos ca­za­do­res. Y aun­que ten­gan ali­men­to en ca­sa sal­drán a ca­zar otros ani­ma­les”, di­jo a La Cuar­ta la mé­di­co ve­te­ri­na­ria y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, Tamara Ta­dich, uno de los pro­fe­sio­na­les a car­go del es­tu­dio ga­tuno.

“Pa­ra evi­tar que ocu­rra es­to es esen­cial que los fe­li­nos ten­gan una ca­ja con are­na y un lu­gar don­de es­con­der­se en el ho­gar, pa­ra evi­tar que sal­gan del pe­rí­me­tro. La es­te­ri­li­za­ción del ga­to tam­bién es re­co­men­da­ble, pa­ra que no sal­ga tan­to. Ellos traen sus pre­sas al ho­gar, ya que con­si­de­ran al hu­mano co­mo par­te de su fa­mi­lia, así que se pue­de ha­blar que es un re­ga­lo u ofren­da”, acon­se­jó el pro­fe­sor Gon­zá­lez.

“Mu­chos ga­tos ca­zan in­sec­tos y po­li­llas, lo que pa­ra sus due­ños pa­re­ce­ría una gra­cia, pe­ro no lo es, ya que las po­li­llas son po­li­ni­za­do­ras noc­tur­nas, por lo que su exis­ten­cia es vi­tal. Pa­ra evi­tar es­te ti­po de ac­ti­vi­da­des lo me­jor es po­ner mos­qui­te­ros o ce­rrar bien las ven­ta­nas pa­ra que es­tos in­sec­tos no en­tren”, agre­gó la in­ves­ti­ga­do­ra Ta­dich.

Chin­co­les, zor­za­les, cher­ca­nes y has­ta pi­ca­flo­res son el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de las ca­ce­rías fe­li­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.