Lo que le fal­ta­ba a la Ciu­dad Gó­ti­ca: pla­ga de mur­cié­la­gos invade la ca­pi­tal y no hay Bat­man

• Edi­fi­cio de ca­lle Ar­go­me­do se trans­for­mó en fo­co de mur­cié­la­gos, lo que tie­ne es­pan­ta­dos a los pro­pie­ta­rios y arren­da­ta­rios. • Es­pe­cie se en­cuen­tra pro­te­gi­da por ley por lo que no pue­de ser ex­ter­mi­na­da.

La Cuarta - - PORTADA - Fa­bián Escobar @la­cuar­ta_­fa­bian

La tar­de del miér­co­les, cerca de las 15 horas, Diego Al­ma­zar re­ci­bió un lla­ma­do de­ses­pe­ra­do de su po­lo­la. El edi­fi­cio que am­bos com­par­ten en Ar­go­me­do 65 ha­bía si­do in­va­di­do por mur­cié­la­gos, lo que te­nía con el al­ma en un hilo a los ha­bi­tan­tes del con­do­mi­nio.

Se­gún el re­la­to del hom­bre, al menos cinco ma­mí­fe­ros vo­la­do­res re­vo­lo­tea­ban por el de­par­ta­men­to, ge­ne­ran­do la ob­via an­gus­tia de la jo­ven y sus ve­ci­nos.

“Mi po­lo­la es­ta­ba con ata­que de ner­vios, por la im­pre­sión y el sus­to, lo que es ló­gi­co. Nun­ca ha­bía pa­sa­do al­go así. Te­ne­mos una ga­ti­ta pe­que­ña y tam­bién es­ta­ba asus­ta­da, nos mi­ra­ba y mau­lla­ba”, co­men­tó Al­ma­za­bar, quien de in­me­dia­to, y co­mo dic­ta la nor­ma, se pu­so en con­tac­to con las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias pa­ra aten­der la emer­gen­cia, pe­ro no re­ci­bió res­pues­ta po­si­ti­va.

“Me frus­tró mu­cho por­que lla­mé al SAG, al Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca y a la mu­ni­ci­pa­li­dad y no me die­ron solución. Me de­cían que los atra­pa­ra y los lle­va­ra a sus ofi­ci­nas, pe­ro yo no se cómo se ma­ni­pu­la un mur­cié­la­go, era un ries­go que no me co­rres­pon­día co­rrer”, co­men­tó el ve­cino.

Tras co­no­cer­se la de­nun­cia, ve­ci­nos de edi­fi­cios cer­ca­nos aseguraron que sus vi­vien­das tam­bién han si­do ha­bi­ta­das por mur­cié­la­gos. In­clu­so, un jar­dín in­fan­til que es­tá en la mis­ma cua­dra to­mó me­di­das de se­gu­ri­dad sa­ni­ta­ria en ca­so de que un ani­mal se acer­que de­ma­sia­do a los ni­ños.

“Han si­do va­rios de­par­ta­men­tos los que hi­cie­ron la de­nun­cia. Hoy (ayer) vino el Se­re­mi de Sa­lud y se lle­vó los que pu­die­ron cap­tu­rar. Todo se ge­ne­ró por­que en una ca­so­na cer­ca­na hi­cie­ron tra­ba­jos y los mur­cié­la­gos bus­ca­ron nue­vo lu­gar pa­ra ha­bi­tar”, co­men­tó Jai­me Jor­que­ra, con­ser­je del edi­fi­cio.

Re­ti­ro. Casi 20 horas des­pués de la emer­gen­cia, per­so­nal de la Se­re­mi de Sa­lud Me­tro­po­li­ta­na se hi­zo pre­sen­te en el lu­gar pa­ra re­ti­rar bol­sas con ani­ma­les y so­me­ter­los a es­tu­dios. La idea es ve­ri­fi­car los po­si­bles ries­gos que pue­dan ge­ne­rar en hu­ma­nos.

“Es muy importante que la gen­te se­pa que un mur­cié­la­go bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia va a ata­car en for­ma na­tu­ral, so­lo cuan­do se sien­ta agre­di­do. Es de­cir, cuan­do al­guien va­ya a to­mar un mur­cié­la­go ahí pue­de mor­der a la per­so­na”, co­men­tó Jo­sé Se­gu­ra, en­car­ga­do de Zoo­no­sis de la Se­re­mi Me­tro­po­li­ta­na de Sa­lud.

Uno de los ma­yo­res te­mo­res de los ve­ci­nos del sec­tor es que el ani­mal ata­que a una per­so­na o a un ani­mal do­més­ti­co. Por lo mis­mo, el doctor co­men­tó que los mur­cié­la­gos po­cas ve­ces pue­den con­ta­giar la ra­bia, aun­que sí es ne­ce­sa­rio te­ner a las mas­co­tas va­cu­na­das.

“Si bien el mur­cié­la­go es un ani­mal re­ser­vo­rio de la ra­bia, en es­te ca­so lo importante que de­be con­si­de­rar la gen­te es, co­mo pun­to uno, que es al­go ex­cep­cio­nal y, se­gun­do, que si bien son re­ser­vo­rios, la can­ti­dad o por­cen­ta­je de mur­cié­la­gos que pu­die­ran con­ta­giar con la ra­bia es muy bajo”, co­men­tó.

Pro­te­gi­dos. A pe­sar del re­cha­zo que ge­ne­ran por su as­pec­to y por la trans­mi­sión de en­fer­me­da­des, ca­be re­cor­dar que los mur­cié­la­gos se ali­men­tan de in­sec­tos vo­la­do­res noc­tur­nos, co­mo zan­cu­dos y po­li­llas. Lle­gan a cap­tu­rar más de mil en una ho­ra, por lo que son con­tro­la­do­res bio­ló­gi­cos con­tra pla­gas. La ley de Ca­za N°4.601, mo­di­fi­ca­da en 1996, prohí­be su ca­za o cap­tu­ra.

“Pa­ra cap­tu­rar­lo se re­co­mien­da uti­li­zar guan­tes de lá­tex grue­sos y un re­ci­pien­te de bo­ca an­cha, co­mo un ta­rro de le­che u otro”.

VE­RÓ­NI­CA YOUNG

Je­fa de la sec­ción “Ra­bia” del ISP.

Exis­ten 1.025 es­pe­cies de mur­cié­la­gos en el mun­do, de las cua­les 11 es­tán pre­sen­tes en Chi­le.

El edi­fi­cio Ar­go­me­do 65 se trans­for­mó en no­ti­cia por los nue­vos ha­bi­tan­tes que se de­ja­ron ver desde el miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.