Evi­ta que tus fo­tos ín­ti­mas se fil­tren

La Hora - Especiales - - TECNO -

En tiem­pos de hi­per­co­nec­ti­vi­dad, mu­chos fa­mo­sos -y tam­bién va­rios per­so­na­jes me­nos co­no­ci­dos- han pa­sa­do muy ma­los ra­tos al fil­trar­se fo­tos ín­ti­mas o in­for­ma­ción pri­va­da que es­ta­ba con­te­ni­da en sus smartp­ho­nes o compu­tado­res.

Si bien na­die es­tá li­bre de ser víc­ti­mas de un ro­bo de in­for­ma­ción, de un hac­keo o de un vi­rus in­for­má­ti­co, es­pe­cia­lis­tas en­tre­gan al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes bá­si­cas pa­ra in­ten­tar dis­mi­nuir al má­xi­mo es­te ries­go. Pa­ra Ál­va­ro Mo­li­na, ex­per­to en in­for­má­ti­ca y so­cio fun­da­dor AM Re­co­very, em­pre­sa de­di­ca­da a es­te ru­bro, “los prin­ci­pa­les pe­li­gros de la in­for­ma­ción guar­da­da en los di­ver­sos dis­po­si­ti­vos gi­ra en torno a la ex­ce­si­va por­ta­bi­li­dad, pues con ello la per­so­na se arries­ga a la in­de­bi­da apro­pia­ción de és­ta por par­te de ter­ce­ros, ya sea en for­ma fí­si­ca (ro­bán­do­se el dis­po­si­ti­vo) o vir­tual, vía blue­tooth por ejem­plo, en es­pa­cios pú­bli­cos”.

Mo­li­na re­co­mien­da ser cui­da­do­sos en man­te­ner los da­tos en­crip­ta­dos con cla­ves y al­ma­ce­nan­do lo me­nos po­si­ble en me­dios fí­si­cos que pue­dan ser ro­ba­dos, pre­fi­rien­do me­dios más se­gu­ros co­mo drop­box, nu­bes (clouds) y fuen­tes de al­ma­ce­na­je vir­tual que im­pi­dan el ac­ce­so de ter­ce­ros a da­tos guar­da­dos en uni­da­des fí­si­cas. En lo po­si­ble, hay que por­tar só­lo la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y no to­da la que se guar­da co­mo res­pal­do. Dag­mar Pear­ce, di­rec­tor de In­ge­nie­ría Ci­vil In­for­má­ti­ca de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián, aña­de que tam- bién “se co­rre el ries­go de en­fren­tar­se a vi­rus o hac­keos, si se tie­ne la ma­la cos­tum­bre de ac­ce­der o acep­tar pá­gi­nas o in­for­ma­ción de des­co­no­ci­dos”. En mu­chas oca­sio­nes, los usua­rios des­car­gan nue­vas apli­ca­cio­nes o jue­gos, o quiz de in­ter­net, don­de acep­tan to­das las con­di­cio­nes sin leer a lo que se arries­gan. “En la ma­yo­ría de los ca­sos, las apps so­li­ci­tan ac­ce­so a la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca, a las imá­ge­nes y vi­deos, da­tos per­so­na­les, etc.”, pre­ci­sa el aca­dé­mi­co. En ca­so de ha­ber si­do víc­ti­ma de un ro­bo o ex­po­si­ción ile­gal de nues­tra in­for­ma­ción, lo pri­me­ro es de­nun­ciar opor­tu­na­men­te a las au­to­ri­da­des po­li­cia­les que tie­nen áreas es­pe­cia­li­za­das en de­li­tos in­for­má­ti­cos (OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros y Bri­ga­da In­ves­ti­ga­do­ra del Cí­ber Cri­men, Bri­cib, de la PDI).

“En ca­so de que un usua­rio vea que exis­te otro per­fil de Fa­ce­book que usa sus fo­tos, por ejem­plo, en­ton­ces se de­be de­nun­ciar a tra­vés de la mis­ma red so­cial y, ade­más, de­jar cons­tan­cia en Ca­ra­bi­ne­ros. En es­tos ca­sos, exis­te la fi­gu­ra de su­plan­ta­ción de iden­ti­dad y en ca­so de te­ner la evi­den­cia su­fi­cien­te y que sea un ca­so gra­ve, se pue­de ha­cer un se­gui­mien­to ju­di­cial a la cau­sa pa­ra que no que­de im­pu­ne”, di­ce Pear­ce.

En tan­to, en el ca­so de que se tra­te de un ata­que in­for­má­ti­co, don­de se ro­ban da­tos cla­ve co­mo cuen­tas ban­ca­rias u otros, se de­be ha­cer la de­nun­cia in­me­dia­ta­men­te con el ban­co co­rres­pon­dien­te, pa­ra que se ac­ti­ven los soft­wa­res o pro­to­co­los de se­gu­ri­dad que la en­ti­dad ban­ca­ria ten­ga pa­ra sus clien­tes. Co­mo me­di­da com­ple­men­ta­ria, se po­dría re­se­tear el equi­po a sus ini­cios y car­gar las apli­ca­cio­nes que real­men­te uti­li­cen, aña­de el aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián.

Pe­ro an­tes, ad­vier­te Mo­li­na, se de­be de­tec­tar cuál fue el me­dio por el cual se fil­tró la in­for­ma­ción, pa­ra po­der to­mar las me­di­das per­ti­nen­tes: “Por ejem­plo, si fue por re­des so­cia­les, es ne­ce­sa­rio res­trin­gir el ac­ce­so a la in­for­ma­ción con el ni­vel má­xi­mo de pri­va­ci­dad, pa­ra evi­tar que ter­ce­ros pue­dan vol­ver a te­ner ac­ce­so a las imá­ge­nes o ar­chi­vos”.

Imá­ge­nes, da­tos pri­va­dos, cla­ves, to­da in­for­ma­ción es sus­cep­ti­ble de ser ro­ba­da o hac­kea­da en es­tos días, por lo que es im­por­tan­te que los aman­tes de las tec­no­lo­gías se pon­gan al día tam­bién en te­mas de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.