Cuan­do el amor sir­ve pa­ra to­do

Es­tar con una pa­re­ja es­ta­ble re­du­ce los ries­gos de pro­ble­mas car­día­cos, e in­clu­so, me­jo­ra la es­pe­ran­za de vi­da, se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón.

La Hora - Especiales - - VIDA URBANA -

Pa­re­cie­ra una es­ce­na re­pe­ti­da en va­rios ho­ga­res. Una ma­má le re­pri­me a su hi­jo que ba­jó las no­tas por es­tar po­lo­lean­do. Por­que se enamo­ró. A ve­ces no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ver con eso. Y es­tu­dios lo ava­lan. Aun­que tam­bién tie­ne sus efec­tos se­cun­da­rios ad­ver­sos, co­mo de­sen­ga­ños, in­fi­de­li­da­des, de­pen­den­cias o ce­los, el amor pue­de con­si­de­rar­se co­mo un efi­caz re­me­dio, an­tí­do­to y va­cu­na pa­ra in­fi­ni­dad de ma­les y do­lo­res del cuer­po y el al­ma. Ade­más, no re­quie­re pres­crip­ción mé­di­ca, ni tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes y sus be­ne­fi­cios sue­len su­pe­rar lar­ga­men­te a sus per­jui­cios, por lo que siem­pre es acon­se­ja­ble te­ner­lo a mano. Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas con­fir­man sus múl­ti­ples virtudes. El amor, por ejem­plo, in­flu­ye di­rec­ta­men­te en la sa­lud de nues­tro co­ra­zón, por­que re­du­ce los ries­gos de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y con­tri­bu­ye, de es­ta for­ma, a alar­gar la es­pe­ran­za de vi­da, se­gún un es­tu­dio de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón (FEC). El in­for­me de la FEC ase­gu­ra que “los víncu­los con la pa­re­ja, ami­gos y fa­mi­lia­res me­jo­ran la pre­sión ar­te­rial, lo que ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les de an­sie­dad, es­trés y de­pre­sión, co­no­ci­dos co­mo ‘fac­to­res psi­co­ló­gi­cos de ries­go’ car­dio­vas­cu­lar”. Y eso lo apo­ya la World Heart Fe­de­ra­tion (una or­ga­ni­za­ción que bus­ca re­du­cir la mor­ta­li­dad aso­cia­da a en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en el mun­do), que ase­gu­ra que las per­so­nas que si­guen al­gún tra­ta­mien­to pa­ra abor­dar car­dio­pa­tías y tie­nen un en­torno fe­liz, me­jo­ran en­tre dos y cua­tro ve­ces su ca­pa­ci­dad pa­ra re­po­ner­se de la enfermedad. No es gra­tui­to: es­tar con una pa­re­ja es­ta­ble ( y con la que se es fe­liz) re­du­ce la pro­duc­ción de cor­ti­so­na, la “hor­mo­na del es­trés”, y eso lo de­mos­tró Da­rio Maes­tri­pie­ri, de la Uni­ver­si­dad de Chica­go (EE. UU.), quien di­ri­gió un es­tu­dio en el que se ana­li­za­ron 500 per­so­nas, de las cua­les la mi­tad es­ta­ban con pa­re­jas, y se les pi­dió que rea­li­za­ran un exa­men eco­nó­mi­co por compu­tador que su­pues­ta­men­te se­ría de­ter­mi­nan­te pa­ra su fu­tu­ro la­bo­ral. Los sol­te­ros pre­sen­ta­ron ni­ve­les de cor­ti­so­na más al­tos, y se con­clu­yó que “el ma­tri­mo­nio pa­re­ce ha­cer más fá­cil el en­fren­tar­se a las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes de la vi­da dia­ria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.