No es no­ve­dad, pe­ro es muy ma­lo co­piar en cla­ses

Mi­rar pa­ra el la­do pa­ra “sal­var­se’’ u ob­te­ner una bue­na no­ta a cam­bio de la irre­gu­la­ri­dad tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos pa­ra el alumno. Van des­de que se nu­bla la in­te­li­gen­cia has­ta la de­bi­li­ta­ción de la vo­lun­tad.

La Hora - Especiales - - EDUCACIÓN -

Ha­cer una trampa

en una prue­ba, exa­men o un tra­ba­jo es una de las prác­ti­cas que, la­men­ta­ble­men­te, ha pa­sa­do por va­rias ge­ne­ra­cio­nes en el mun­do es­tu­dian­til. Ojo, y prin­ci­pal­men­te en el uni­ver­si­ta­rio. Atrás que­da­ron los tiem­pos en los que ha­cías un “acor­deón” pa­ra te­ner in­for­ma­ción que te ayu­da­ra a “re­cor­dar” lo que habías es­tu­dia­do pa­ra el exa­men. O el clá­si­co torpe­do es­con­di­do en un bo­le­to de mi­cro. Hoy en día la tec­no­lo­gía al­can­zó las au­las y las téc­ni­cas de co­pia con ayu­da de un iP­ho­ne o un An­droid son de do­mi­nio pú­bli­co. Al­gu­nos ar­gu­men­tan que ya no es ne­ce­sa­rio apren­der­se la in­for­ma­ción, pues pue­des ob­te­ner­la en cual­quier mo­men­to en cual­quier lu­gar con ayu­da de un dis­po­si­ti­vo mó­vil. No va­mos a en­trar a in­ves­ti­gar el te­ma de la im­por­tan­cia que tie­ne la edu­ca­ción y sus téc­ni­cas, pues más allá de ello­se ha­ce ne­ce­sa­rio sa­ber lo que hay de­trás de co­piar en un test de ren­di­mien­to… Us­te­des opi­nen lo que se les ocu­rre.

De acuer­do con Lorena Sa­da, pro­fe­so­ra del cur­so de El Pro­ble­ma del Bien y el Mal de la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Mé­xi­co y do­cen­te de Eti­ca en el cen­tro Va­lia, de ese país, exis­ten 4 prin­ci­pios éti­cos bá­si­cos que de­be­mos con­si­de­rar:

Ha­cer el bien y evi­tar el mal.

El fin no jus­ti­fi­ca los me­dios.

Ac­tuar ba­sán­do­se en las nor­mas uni­ver­sa­les de con­duc­ta.

La per­so­na nun­ca es el me­dio, es un fin.

Se po­drían re­la­cio­nar to­dos los prin­ci­pios con el ac­to in­co­rrec­to de co­piar, pe­ro el prin­ci­pal y más re­la­cio­na­do es el bá­si­co El Fin No Jus­ti­fi­ca Los Me­dios. Bus­car al­go po­si­ti­vo, no im­pli­ca que to­do lo que se ha­ga pa­ra lle­gar a él, sea po­si­ti­vo o co­rrec­to.

“Los jó­ve­nes no creen que no de­ban co­piar, quie­ren y es­tán cons­cien­tes de que es­tá mal; la reali­dad es que creen que no pue­den so­los”, se­ña­ló en un blog del Cen­tro Va­lia y agre­gó: “Co­me­tien­do un ac­to de es­te ti­po, lo que lo­gras es ir mi­nan­do po­co a po­co las ba­ses de tu in­te­gri­dad. La des­tru­yes.”

Co­piar en un exa­men pue­de te­ner con­se­cuen-

cias en tu per­so­na, aun­que a ve­ces pa­rez­ca di­fí­cil que un ac­to tan pe­que­ño pue­da cau­sar tan­to da­ño. “En­tre las con­se­cuen­cias po­de­mos en­con­trar 3 co­sas que se van pro­vo­can­do: se nu­bla tu in­te­li­gen­cia, se con­fun­de tu que­rer (ha­blan­do del ob­je­ti­vo que se bus­ca en la vi­da) y de­bi­li­ta tu vo­lun­tad; se vuel­ve en un círcu­lo vi­cio­so in­te­rior.” Con­clu­yó la do­cen­te.

Los jó­ve­nes no creen que no de­ban co­piar, quie­ren y es­tán cons­cien­tes de que es­tá mal; la reali­dad es que creen que no pue­den so­los’’.

Hay tres co­sas que va pro­vo­can­do co­piar: se nu­bla la in­te­li­gen­cia, se con­fun­de tu que­rer, y de­bi­li­ta tu vo­lun­tad; se vuel­ve en un círcu­lo vi­cio­so in­te­rior’’.

Lorena Sa­da, Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.