Bue­nos Da­tos En­tre­vis­ta

Des­pués de más de una dé­ca­da en el área dra­má­ti­ca de Te­le­vi­sión Na­cio­nal, es­ta ac­triz se ha de­di­ca­do a las ta­blas. No des­car­ta vol­ver a las pan­ta­llas, pe­ro por aho­ra dis­fru­ta es­te pe­rio­do.

La Hora Mujeres - - CONTENIDO - Por: Ale­jan­dra Ga­jar­do / Fo­tos: Ro­dri­go Cis­ter­na / Ma­qui­lla­je: Va­len­ti­na Ro­jas / Pro­duc­ción: Belén Muñoz

An­to­nia San­ta Ma­ría

Los 80 fue­ron años de bri­llos, ca­be­lle­ras abun­dan­tes, ma­qui­lla­jes ex­tre­mos y tam­bién de mú­si­ca muy va­ria­da. En las ra­dio­emi­so­ras se es­cu­cha­ba rock de can­tan­tes y agru­pa­cio­nes de dis­tin­tas par­tes del mun­do, pe­ro tam­bién com­po­si­cio­nes po­pu­la­res de le­tras me­lo­sas y has­ta tea­tra­les. A su vez, la te­le­vi­sión emi­tía telenovelas la­ti­noa­me­ri­ca­nas cu­yos guio­nes de­mos­tra­ban que la sim­ple­za no es­ta­ba de mo­da. In­tri­gas, ri­va­li­da­des, in­fi­de­li­da­des, si­tua­cio­nes la­cri­mó­ge­nas y des­pe­chos eran par­te de es­tas te­le­se­ries, don­de las bo­fe­ta­das, gri­tos y ba­la­zos eran par­te im­por­tan­te de sus tra­mas. Lo eran tam­bién los per­so­na­jes mas­cu­li­nos, que res­pon­dían a la ima­gen del ma­cho la­tino. Los fe­me­ni­nos, en cam­bio, re­fle­ja­ban es­te­reo­ti­pos con­tra­pues­tos: o eran vir­gi­na­les, sen­ci­llas y pia­do­sas, o so­fis­ti­ca­das, pér­fi­das y en­re­do­sas.

En ese mun­do de telenovelas que vi­nie­ron de paí­ses co­mo Mé­xi­co y Ve­ne­zue­la y que pro­ta­go­ni­za­ron la pa­rri­lla pro­gra­má­ti­ca de los 80 se ins­pi­ró el mu­si­cal Mo­rir de Amor, una pro­duc­ción que se ofre­ció has­ta el pa­sa­do 26 de agos­to a ta­ble­ro vuel­to y que fue muy ala­ba­da por la crí­ti­ca. Una de sus pro­ta­go­nis­tas fue la ac­triz An­to­nia San­ta Ma­ría, quien le dio vi­da a Ana Luisa, la ma­triar­ca de un clan his­trió­ni­co en el que hay en­ga­ños y trai­cio­nes al rit­mo de can­cio­nes que se es­cu­cha­ban en esa épo­ca. En­tre ellas, me­lo­días de Manuel Mi­ja­res, Mi­guel Bo­sé, Aman­da Mi­guel, Raf­fae­lla Ca­rrá y Pim­pi­ne­la.

A pe­sar de su di­ne­ro y ca­rác­ter fuer­te, Ana Luisa no la pa­sa­ba tan bien, ya que su ma­ri­do, San­tia­go, la en­ga­ña­ba con su her­ma­na y, ade­más, te­nía una re­la­ción di­fí­cil con su hi­ja, in­ter­pre­ta­da por Mon­se­rrat Ba­lla­rin. “To­do en esa obra era gro­tes­co y de­li­ran­te”, di­ce An­to­nia, re­cor­dan­do es­ta obra tan bien co­men­ta­da y que sa­có aplau­sos y ri­so­ta­das de los mi­les de per­so­nas que la dis­fru­ta­ron cuan­do se pre­sen­tó en el Tea­tro Nes­ca­fé de las Ar­tes.

Los par­ti­ci­pan­tes de es­ta exi­to­sa obra la des­cri­bie­ron co­mo un cu­le­brón…

Sí, por­que te­nía to­dos los in­gre­dien­tes de uno. Era exa­ge­ra­da y gro­tes­ca en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra. Un guion ce­bo­lla, es­té­ti­ca kitsch, ves­tua­rio ex­tre­mo lleno de bri­llos y len­te­jue­las. To­do ello con can­cio­nes co­no­ci­das y las le­tras tea­tra­les que apor­ta­ban, ya que ser­vían pa­ra avan­zar en la his­to­ria. Esa se­lec­ción es­tu­vo muy bien he­cha.

¿Qué desafíos te plan­teó ese pa­pel?

Mi per­so­na­je era una señora ma­yor que yo, aun­que eso es muy de te­le­se­rie. ¡A mi hi­ja la en­car­nó una ac­triz so­lo tres años me­nor que yo! Bueno, pe­ro mi ma­yor desafío fue ac­tuar, can­tar y bai­lar, sien­do un per­so­na­je muy pre­sen­te en to­da la obra y con un gran ca­rác­ter. Tu­vo que lle­var el pe­so de la his­to­ria aun­que tam­bién es­tu­vo muy con­te­ni­da por el res­to del elen­co. Fue in­ten­so, pe­ro lo dis­fru­té mu­cho.

¿Tu­vis­te que pre­pa­rar­te de una for­ma es­pe­cial?

Tu­vi­mos un coach vo­cal y co­reó­gra­fos, quie­nes me ayu­da­ron a sa­car del baúl cier­tos mo­vi­mien­tos y ca­pa­ci­da­des que no ha­bía desa­rro­lla­do tan­to.

¿Pri­me­ra vez que par­ti­ci­pa­bas en un mu­si­cal?

Sí, aun­que ha­ce mu­chos años hi­ce un con­cier­to tea­tral ba­sa­do en Sa­ra Mon­tiel. Fue más so­li­ta­rio, pe­ro fue so­lo can­tar. En Mo­rir de Amor, en cam­bio, se tra­tó de una obra mu­si­cal con es­ce­nas exi­gen­tes que re­qui­rie­ron can­tar y bai­lar, y lue­go asu­mir es­ce­nas don­de no se de­bía no­tar el can­san­cio.

Tú na­cis­te en esos años. ¿Qué te pa­re­ce ese pe­río­do?

Ten­go su­per­pre­sen­te esa épo­ca por­que te­nía her­ma­nos ma­yo­res a quie­nes imi­ta­ba en to­do. Las can­cio­nes, por ejem­plo, las co­no­cía. Esa mú­si­ca, aun­que kitsch, pa­só tam­bién a ser co­ol. Ade­más son me­lo­días in­tere­san­tes por­que su in­ter­pre­ta­ción es exi­gen­te. Los to­nos son al­tos. Tra­ba­ja­mos mu­cho pa­ra lo­grar el arro­jo y des­par­pa­jo que sus in­tér­pre­tes les im­pri­mie­ron en esa épo­ca.

Ha ha­bi­do un re­na­cer de los mu­si­ca­les en Chi­le y ya no so­lo se es­tán mon­tan­do en los me­ses de ve­rano.

En Chi­le es una in­dus­tria que re­cién es­tá ac­ti­ván­do­se y, por lo mis­mo, son po­cos los ac­to­res que ade­más de ac­tuar pue­den can­tar y bai­lar. Las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes sí es­tán in­cor­po­ran­do esas ha­bi­li­da­des. Esa es la di­fi­cul­tad de los mu­si­ca­les en el país, no hay mu­cha gen­te que los pue­de asu­mir.

¿Cuál crees que fue el apor­te de Mo­rir de Amor en la in­dus­tria?

Su au­to­ría fue na­cio­nal, se ge­ne­ró acá. Por ello es más pro­pio y hu­bo más li­ber­tad y crea­ti­vi­dad. ¿Có­mo fue la res­pues­ta del pú­bli­co?

Fue muy emo­cio­nan­te por el ni­vel de ri­sas y aplau­sos que la obra ob­tu­vo. La sen­sa­ción des­de el es­ce­na­rio fue ex­ce­len­te. El pú­bli­co es­tu­vo en­tre­ga­dí­si­mo, aplau­dió, can­tó y dis­fru­tó mu­cho. Fue muy lin­do ser par­te de eso.

So­lo se­ma­nas an­tes fuis­te par­te del elen­co de una obra muy dis­tin­ta, To­dos Eran mis Hi­jos, de Art­hur Mi­ller.

Jun­to con Álvaro Vi­gue­ra, di­rec­tor de tea­tro y mi ma­ri­do, te­ne­mos la pro­duc­to­ra La San­ta, con la que he­mos mon­ta­do obras más in­te­lec­tua­les, muy dis­tin­tas al mu­si­cal. Por eso fue un go­ce po­der mon­tar al­go tal dis­tin­to co­mo Mo­rir de Amor. To­dos Eran mis Hi­jos fue par­te de nues­tra idea de mon­tar obras de au­to­res que con­si­de­ra­mos fun­da­men­ta­les.

Una dé­ca­da de te­le­vi­sión

Has es­ta­do muy ocu­pa­da en el tea­tro des­pués de sa­lir de la te­le­vi­sión. Así es, me gus­ta es­tar en la pro­duc­ción y tam­bién ac­tuar. Cla­ro, gra­ban­do te­le­se­ries no hu­bie­ra po­di­do ha­cer el mu­si­cal y me­nos aho­ra que soy ma­dre. Fue una obra que me dio más ale­grías que la úl­ti­ma te­le­no­ve­la. ¿No la pa­sas­te bien en Di­me Quién Fue? Tu­ve una sen­sa­ción de ex­po­si­ción sin mu­cha ba­se. Fui la pro­ta­go­nis­ta de una te­le­se­rie que no es­ta­ba muy bien ar­ma­da, no era só­li­da. ¿Vol­ve­rías a la te­le­vi­sión? Sí, cla­ro. Me en­can­ta ha­cer te­le­vi­sión, pe­ro igual es­tu­vo bue­na es­ta pau­sa.

Una tien­da que ames: Qüi­na, ro­pa con bue­nos di­se­ños y su­per­bién he­cha. Es­tá en Man­quehue Nor­te 2076.Un res­tau­ran­te: Ca­sa Co­ne­jo, en Pe­dro de Val­di­via 2785. Tam­bién el Iza­ka Roll, en Mon­ji­tas 296.Pa­no­ra­ma: Te­le­fé­ri­co, una al­ter­na­ti­va tra­di­cio­nal y bo­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.