Bue­na Vi­da

El im­pac­to de la dia­be­tes

La Hora Mujeres - - CONTENT -

Chi­le se ha con­ver­ti­do en uno de los paí­ses con las ci­fras más al­tas de dia­be­tes a ni­vel mun­dial. Así lo dan a co­no­cer los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud, que arro­jan una sos­pe­cha de dia­be­tes me­lli­tus en al me­nos el 12,3% de la po­bla­ción chi­le­na ma­yor de 15 años de edad, re­pre­sen­tan­do es­to un in­cre­men­to del 3,3% en re­la­ción a la pu­bli­ca­da en el año 2012. De igual for­ma, lla­ma mu­cho la aten­ción la pre­va­len­cia de es­ta en­fer­me­dad por se­xo, pues se in­di­ca que la sos­pe­cha en hom­bres es de 10,6%, mien­tras que en las mu­je­res pa­só a ser de 14%, du­pli­can­do así el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en el pri­mer gru­po y tri­pli­cán­do­lo en el se­gun­do.

En re­la­ción a es­to se ha de­ter­mi­na­do que el pa­de­ci­mien­to de la dia­be­tes ti­po 2 pre­sen­ta un 200% más de ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, es­pe­cial­men­te en­tre las mu­je­res de 35-59 años, “con una ta­sa de mor­ta­li­dad oclu­si­va vas­cu­lar seis ve­ces más al­ta en es­te gru­po de edad”, se­gún otro es­tu­dio pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de ju­nio en la re­vis­ta The Lan­cet, lla­ma­do ‘Dia­be­tes y mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar: el im­pac­to del se­xo’.

Es im­por­tan­te en­ten­der que la dia­be­tes ti­po 2 es una en­fer­me­dad muy aso­cia­da a la obe­si­dad y al se­den­ta­ris­mo, lo que de­ter­mi­na que a la in­su­li­na le cues­ta ejer­cer su ac­ción en los te­ji­dos (in­gre­sar la glu­co­sa en ellos), y oca­sio­ne a su vez un au­men­to de los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, ex­pli­ca la doc­to­ra y pre­si­den­ta de la So­cie­dad Chi­le­na de En­do­cri­no­lo­gía y Dia­be­tes (SOCHED), Car­men Glo­ria Ayl­win. La es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que aun­que la pa­to­lo­gía se ini­cia fun­da­men­tal­men­te en per­so­nas ma­yo­res, es­pe­cial­men­te des­pués de los 40 años, “ca­da vez son más fre­cuen­tes los diag­nós­ti­cos en per­so­nas jó­ve­nes e in­clu­so ni­ños por el es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio y al­tas ta­sas de obe­si­dad pre­sen­tes en nues­tro país”.

En el ca­so par­ti­cu­lar de las mu­je­res –sos­tie­ne- el ma­yor ni­vel de ries­go ocu­rre en la edad fér­til y des­pués de los 45 años. “En el pri­mer ca­so la mu­jer es­tá ex­pues­ta a la dia­be­tes ges­ta­cio­nal, con­di­ción que ca­da vez se diag­nos­ti­ca más de­bi­do a los em­ba­ra­zos en eda­des tar­días, su­ma­do a la al­ta fre­cuen­cia de obe­si­dad en la mu­jer. Por otra par­te, la edad por sí mis­ma es un fac­tor de ries­go de dia­be­tes, por lo que a par­tir de los 45-50 años au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de su­frir­la”, ma­ni­fies­ta.

¿A qué se de­be que las mu­je­res pier­dan la pro­tec­ción hor­mo­nal de for­ma más rá­pi­da fren­te a los even­tos car­dio­vas­cu­la­res?

Las hor­mo­nas fe­me­ni­nas pro­te­gen a la mu­jer de la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar. Sin em­bar­go, con la me­no­pau­sia, al dis­mi­nuir los ni­ve­les de es­tas hor­mo­nas, se pier­de es­ta pro­tec­ción na­tu­ral, lo que tie­ne co­mo con­se­cuen­cia que el ries­go de su­frir un even­to car­dio­vas­cu­lar -co­mo el in­far­to al mio­car­dio o un ac­ci­den­te ce­re­bro vas­cu­lar- en mu­je­res ma­yo­res sea muy si­mi­lar al hom­bre de la mis­ma edad.

¿To­das las mu­je­res es­tán pro­pen­sas a pa­de­cer la en­fer­me­dad?

Cual­quier mu­jer pue­de lle­gar a te­ner dia­be­tes ti­po 2. Sin em­bar­go, tie­nen más ries­go de desa­rro­llar­la las mu­je­res que tie­nen fa­mi­lia­res di­rec­tos con dia­be­tes, las que han te­ni­do dia­be­tes du­ran­te un em­ba­ra­zo, la mu­jer que tie­ne so­bre­pe­so u obe­si­dad y la que es sedentaria.

¿Al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar­la?

La prin­ci­pal for­ma de evi­tar la dia­be­tes es con un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble que sig­ni­fi­ca ali­men­tar­se sano, ha­cer ejer­ci­cios y man­te­ner el pe­so lo más cer­cano a lo nor­mal. Tam­bién se sa­be en la ac­tua­li­dad que el ta­ba­quis­mo au­men­ta el ries­go de dia­be­tes, por lo que no fu­mar tam­bién es un fac­tor pro­tec­tor.

¿Exis­te cu­ra?

Más que cu­ra, la dia­be­tes tie­ne con­trol. Es de­cir, con el tra­ta­mien­to ade­cua­do se lo­gran man­te­ner los ni­ve­les gli­cé­mi­cos con­tro­la­dos y de esa for­ma se dis­mi­nu­ye el ries­go de com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a es­ta con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.