Mu­seo del JU­GUE­TE CHI­LENO

Chi­le tu­vo una im­por­tan­te in­dus­tria ju­gue­te­ra, que lan­zó en su tiem­po mu­ñe­cas, sol­da­di­tos de plo­mo, ca­mion­ci­tos y otros en­tre­te­ni­dos pro­duc­tos. Ellos con­for­man ac­tual­men­te un mu­seo lleno de nos­tal­gia.

La Hora Mujeres - - CON­TENT -

En Eu­ro­pa exis­ten más de 140 mu­seos tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos de­di­ca­dos a los ju­gue­tes. Amé­ri­ca La­ti­na tie­ne sie­te y uno de ellos es chi­leno. El crea­dor de es­ta en­ti­dad, aún sin se­de fí­si­ca, es Juan An­to­nio San­tis, un li­cen­cia­do en Ar­te que lle­va ca­si dos dé­ca­das res­ca­tan­do lo que que­dó de la in­dus­tria ju­gue­te­ra na­cio­nal.

Un tra­ba­jo de di­plo­ma­do de mu­seo­lo­gía que es­ta­ba rea­li­zan­do San­tis fue el de­to­nan­te de que reunie­ra es­te pa­tri­mo­nio re­cu­pe­ra­do a pu­ra vo­lun­tad y es­fuer­zo. “Nos en­car­ga­ron ha­cer un dis­cur­so mu­seo­grá­fi­co cen­tra­do en un ob­je­to de pre­fe­ren­cia chi­leno y me acor­dé de un tan­que de ju­gue­te de ca­ñón cor­to que vi en la fe­ria O’Hig­gins en Val­pa­raí­so, fa­bri­ca­do en 1944 por la com­pa­ñía por­te­ña Ra­món Vás­quez Car­va­jal”, re­cuer­da el crea­dor de la en­ti­dad. Pa­ra com­ple­tar el tra­ba­jo San­tis fue a in­ves­ti­gar a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, don­de se dio cuen­ta de que no exis­tía na­da acer­ca de la his­to­ria de la ju­gue­te­ría chi­le­na. Ello, a pe­sar de que por dé­ca­das fue exi­to­sa y mar­có la in­fan­cia de ge­ne­ra­cio­nes. “Na­die ha­bía de­di­ca­do un mi­nu­to de su vi­da al te­ma”, re­cuer­da. Es­to lo es­ti­mu­ló a ha­cer­lo él y a pe­re­gri­nar en bus­ca de mues­tras de esa pro­duc­ción: mu­ñe­cas, ca­mion­ci­tos,

jue­gos de plás­ti­co, ma­de­ra, ho­ja­la­ta, co­ci­ni­tas, sol­da­di­tos de plo­mo, en­tre mu­chí­si­mos otros. Vi­si­tó fe­rias, an­ti­cua­rios y don­de le di­je­ran que ha­bía una pie­za in­tere­san­te pa­ra que con­for­ma­ra su co­lec­ción, que ac­tual­men­te cons­ta de cer­ca de tres mil uni­da­des fe­cha­das en­tre 1905 y 1990. “Al prin­ci­pio, ob­via­men­te, el con­jun­to cre­ció rá­pi­da­men­te”, ad­vier­te es­te hom­bre, em­pe­ña­do en que es­te pa­tri­mo­nio sea lo más am­plia­men­te co­no­ci­do.

San­tis ex­pli­ca que es di­fí­cil ha­blar de un ju­gue­te esen­cial­men­te chi­leno, ya que ni el trom­po ni las bo­li­tas y ni si­quie­ra el em­bo­que lo son en esen­cia. “La in­dus­tria chi­le­na del ju­gue­te es mes­ti­za, ya que uti­li­za­ba ele­men­tos in­ter­na­cio­na­les, co­mo los ca­mio­nes o los bu­ses, y les crea­ba su ver­sión na­cio­nal”, ex­pli­ca. Así apa­re­cie­ron bu­ses que emu­la­ban mi­cros de re­co­rri­dos san­tia­gui­nos co­mo Ma­ta­de­ro–Pal­ma o Tro­pe­zón y ca­mio­nes con mar­cas de em­pre­sas lo­ca­les co­mo Lan Chi­le o Co­pec.

Esa in­dus­tria que dio tan­tas ale­grías a los ni­ños chi­le­nos la­men­ta­ble­men­te mu­rió. “So­lo que­dan al­gu­nos re­sa­bios de em­pre­sas de plás­ti­cos que ha­cen al­gu­nas co­sas con ma­tri­ces an­ti­guas com­pra­das en el ex­te­rior. Es de­cir, sin di­se­ño lo­cal. Tam­bién que­dan al­gu­nos em­pren­di­mien­tos que ha­cen ju­gue­tes di­dác­ti­cos, y siem­pre den­tro del ám­bi­to ar­te­sa­nal”,

Es­te pri­mer y úni­co Mu­seo del Ju­gue­te Chi­leno se ha pre­sen­ta­do en va­rias oca­sio­nes en Chi­le y en el ex­tran­je­ro, pe­ro aún no tie­ne se­de pro­pia. “Mi de­ci­sión de ha­cer es­ta co­lec­ción es­tá tam­bién guia­da por mi vi­sión de le­ga­do país”, ma­ni­fies­ta. Di­ce que paí­ses don­de exis­ten fa­mo­sos mu­seos de­di­ca­dos al te­ma “tie­nen cla­ro que los ju­gue­tes an­ti­guos son ob­je­tos que tie­nen una ín­do­le pa­tri­mo­nial y trans­ver­sal que pue­den ana­li­zar des­de la an­tro­po­lo­gía, so­cio­lo­gía, así co­mo tam­bién del di­se­ño, la ar­queo­lo­gía in­dus­trial y otros pun­tos de vis­ta”.

A pe­sar de la fal­ta de apo­yo tan­to pú­bli­co co­mo pri­va­do, San­tis ex­hi­be par­te de su pa­tri­mo­nio ju­gue­te­ro en la pá­gi­na de Fa­ce­book Mu­seo del Ju­gue­te Chi­leno, el que es­tá lleno de co­men­ta­rios nos­tál­gi­cos. Es que los que más han go­za­do cuan­do la co­lec­ción se ha ex­hi­bi­do son los adul­tos que los dis­fru­ta­ron du­ran­te su in­fan­cia. “Los ni­ños les pre­gun­tan a sus abue­los o pa­dres ‘¿Tú ju­gas­te con es­to?’”, se­ña­la el li­cen­cia­do en Ar­te, que tie­ne sus pre­fe­ri­dos de la am­plia co­lec­ción: el tan­que con que em­pe­zó el tra­ba­jo y un osi­to de mo­le­tón de la fá­bri­ca La Arau­ca­na de Val­pa­raí­so. “Lo lle­ve a la ex­po­si­ción Ju­gue­tes del Fin del Mun­do que rea­li­za­mos en el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña en Mon­te­vi­deo con un co­le­ga que pre­sen­ta­ba ju­gue­tes ar­gen­ti­nos y uru­gua­yos. Ese oso fue el fa­vo­ri­to del em­ba­ja­dor es­pa­ñol y de un fo­tó­gra­fo de un dia­rio de ese país, que lo pu­so en por­ta­da. Des­de ese mo­men­to el oso es el em­ba­ja­dor del mu­seo y, por ello, ha es­ta­do pre­sen­te en to­das las mues­tras que he he­cho”, re­la­ta.

Ju­gue­tes chi­le­nos en Eu­ro­pa

San­tis vi­si­tó va­rios mu­seos del ju­gue­te en Eu­ro­pa en los cua­les mos­tró imá­ge­nes del ma­te­rial que con­for­ma su co­lec­ción. “Que­da­ron im­pre­sio­na­dos con la ca­li­dad de al­gu­nas pie­zas na­cio­na­les, en es­pe­cial las fa­bri­ca­das por la fir­ma Car­los Neu­mann, que en los años 50 al­can­zó una fac­tu­ra que na­da les tie­ne que en­vi­diar a las ja­po­ne­ses o ale­ma­nes con­tem­po­rá­neas”, se­ña­la.

El 7 de sep­tiem­bre el Mu­seo del Ju­gue­te Chi­leno par­ti­ci­pa­rá en la ex­po­si­ción ‘Los ju­gue­tes del exi­lio’, que se pre­sen­ta­rá en Ca­ta­lu­ña. “Son los que tu­vie­ron los ni­ños es­pa­ño­les que lle­ga­ron a Chi­le des­pués de la Gue­rra Ci­vil en las em­bar­ca­cio­nes Win­ni­peg y Flo­ri­da”. La mues­tra es­ta­rá cen­tra­da en una ma­le­ta con ju­gue­tes que fue do­na­da por un hom­bre que sien­do ni­ño lle­gó a San­tia­go des­de Bar­ce­lo­na en los años 40. “Es­ta va­li­ja te­nía co­sas de ni­ños, co­mo un ra­tón Mic­key, lá­mi­nas, cho­co­la­ti­nes y ju­gue­tes chi­le­nos”. Acom­pa­ñan­do esa ma­le­ta es­ta­rán 90 pie­zas de San­tis fa­bri­ca­das en­tre 1939 y 1955.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.