Sa­lud

De­tec­tar a tiem­po cua­dros emo­cio­na­les que pue­dan ser de­ter­mi­nan­tes en el futuro es la ta­rea de pa­dres y edu­ca­do­res. So­bre to­do por­que una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Jour­nal of Cli­ni­cal Child & Ado­les­cent Psy­cho­logy re­ve­ló que los ni­ños chi­le­nos

La Hora Mujeres - - CONTENIDO -

Prees­co­la­res en ries­go

Que “los ni­ños son el fu­tu­ro de un país” es una frase re­cu­rren­te de po­lí­ti­cos y fi­lán­tro­pos preo­cu­pa­dos por el bie­nes­tar y de­sa­rro­llo de una na­ción. Sin em­bar­go, cuan­do se re­ve­lan es­tu­dios que dan cuen­ta de la vul­ne­ra­bi­li­dad emo­cio­nal en que se en­cuen­tra la po­bla­ción in­fan­til pa­re­cie­ra que es opor­tuno desa­rro­llar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que los con­si­de­ren aun más. Un cues­tio­na­mien­to vá­li­do cuan­do se di­fun­den in­ves­ti­ga­cio­nes co­mo la pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Jour­nal of Cli­ni­cal Child & Ado­les­cent Psy­cho­logy, que re­ve­ló que los ni­ños chi­le­nos me­no­res de seis años su­fren la peor sa­lud men­tal del mun­do. El es­tu­dio, que fue rea­li­za­do por un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos y que con­si­de­ró a 24 paí­ses con­clu­yó que la ansiedad, la de­pre­sión, la hi­per­ac­ti­vi­dad y las con­duc­tas agre­si­vas son al­gu­nos de los cua­dros que ago­bian a los prees­co­la­res.

Un desafío no me­nor con­si­de­ran­do que en el Plan Na­cio­nal de Sa­lud Men­tal (2017-2025) -pu­bli­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud en oc­tu­bre de 2017- se se­ña­la que “el gas­to pú­bli­co en sa­lud de nues­tro país es muy ba­jo en re­la­ción a los paí­ses desa­rro­lla­dos, y en sa­lud men­tal lle­ga so­lo al 2,4% del gas­to to­tal en sa­lud, muy le­jos de la re­co­men­da­ción mí­ni­ma de la OMS. Es­to re­du­ce la co­ber­tu­ra y obli­ga a desa­rro­llar ta­reas prin­ci­pal­men­te cu­ra­ti­vas, ge­ne­ra gas­tos de bol­si­llo a las per­so­nas, au­men­ta la au­to­me­di­ca­ción de si­co­fár­ma­cos y so­bre­car­ga a los equi­pos de sa­lud”. Apren­der a re­co­no­cer di­chos cua­dros y sa­ber en­fren­tar­los en fa­mi­lia es el pri­mer plan de ac­ción pa­ra de­te­ner a tiem­po una ma­la sa­lud men­tal en ni­ños prees­co­la­res. Así lo ad­vier­te En­ri­que Se­púl­ve­da, si­quia­tra de Clí­ni­ca San­ta Ma­ría, quien acla­ra que una bue­na sa­lud men­tal en ni­ños im­pli­ca que un in­fan­te pue­da te­ner un bie­nes­tar fí­si­co, so­cial y si­co­ló­gi­co. “Sig­ni­fi­ca que un niño pue­da de­di­car­se a las ta­reas del de­sa­rro­llo sin ne­ce­si­dad de que tenga que an­gus­tiar­se por un en­torno im­pre­de­ci­ble. Es­to se pue­de tra­du­cir a si la ma­má o el pa­pá es­tán pre­sen­tes o au­sen­tes, y si las con­di­cio­nes am­bien­ta­les son es­ta­bles o ines­ta­bles. Cuan­do esas con­di­cio­nes se dan es por­que de al­gu­na ma­ne­ra hay un víncu­lo es­ta­ble se­gu­ro, hay una fi­gu­ra de ape­go es­ta­ble y per­ma­nen­te. Usan­do una ana­lo­gía, es que el niño no tenga la ne­ce­si­dad de mi­rar pa­ra atrás a ca­da pa­so que da pa­ra pro­yec­tar­se en la vi­da con se­gu­ri­dad pa­ra ade­lan­te”. Al res­pec­to, el fa­cul­ta­ti­vo com­par­te que a su con­sul­ta lle­gan ni­ños que pre­sen­tan com­pro­mi­sos emo­cio­na­les, irri­ta­bi­li­dad, pa­ta­le­tas di­fí­ci­les de ma­ne­jar y com­pro­mi­sos del de­sa­rro­llo (pro­ble­mas de len­gua­je y al­gún dé­fi­cit cog­ni­ti­vo). “Ha­bi­tual­men­te los ni­ños lle­gan a la con­sul­ta cuan­do la si­tua­ción es mu­cho más vi­si­ble pa­ra su en­torno”, se­ña­la.

Una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta ha te­ni­do el si­có­lo­go in­fan­til Gre­go­rio Va­len­zue­la, quien cuen­ta que “en mi con­sul­ta atien­do prin­ci­pal­men­te a ni­ños que se en­cuen­tran en di­fi­cul­ta­des en sus sis­te­ma fa­mi­liar de de­sa­rro­llo, pa­dres con dé­fi­cit en sus ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias pa­ra la crian­za en as­pec­tos co­mo la em­pa­tía, ape­go, or­ga­ni­za­ción y dis­po­si­ción pa­ra acom­pa­ñar al niño en su de­sa­rro­llo”, di­ce.

¿Pe­ro có­mo iden­ti­fi­car cuan­do un niño sufre de ansiedad o al­gún otro cua­dro afec­ti­vo que di­fi­cul­te su de­sa­rro­llo? So­bre ello, Se­púl­ve­da se­ña­la que hay fac­to­res de aler­ta a los que hay que es­tar aten­tos: uno, cuan­do los ni­ños ma­ni­fies­tan ansiedad por se­pa­ra­ción cuan­do en­tran al jar­dín. Si el cua­dro se ex­tien­de por mu­cho tiem­po es mo­ti­vo de con­sul­ta; otro se da cuan­do en pe­rio­do es­co­lar si­guen ha­cien­do pa­ta­le­tas lla- ma­ti­vas en la ca­sa y en la ca­lle, y les cues­ta mu­cho re­gu­lar­se. Por úl­ti­mo, el es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que tam­bién hay que po­ner aten­ción en esos ni­ños más in­hi­bi­dos, que se re­gu­lan mu­cho, que no re­cla­man, que no llo­ran y que son más pa­si­vos. “El pe­rio­do prees­co­lar es más bien de ob­ser­va­ción y se­gui­mien­to, más que de bus­car diag­nós­ti­cos. Si no, va­mos a es­tig­ma­ti­zar a mu­chos ni­ños con con­duc­tas que son qui­zás com­pren­si­bles por el pe­rio­do ma­du­ra­ti­vo, pe­ro que no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­can al­gún cua­dro pre­ci­so a esa edad”, acla­ra.

So­bre si la ge­né­ti­ca es o no de­ter­mi­nan­te en el de­sa­rro­llo de al­gún tras­torno del áni­mo, Gre­go­rio Va­len­zue­la se­ña­la que “la ge­né­ti­ca es­tá en in­ter­ac­ción con el am­bien­te que ge­ne­ra las con­di­cio­nes pa­ra de­te­ner o ga­ti­llar las dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas. Lo fun­da­men­tal pa­ra mí es in­ter­ve­nir en el sis­te­ma en que se desa­rro­llan los ni­ños y ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra su bie­nes­tar in­te­gral”, se­ña­la.

Pe­se a que los es­tu­dios so­bre sa­lud men­tal en nues­tro país re­ve­lan un au­men­to en los ca­sos de de­pre­sión en adul­tos, la po­bla­ción es­tá mu­cho más cons­cien­te de la pro­ble­má­ti­ca. Así lo ha cons­ta­ta­do el doc­tor Se­púl­ve­da, quien se­ña­la que “ca­da día la po­bla­ción en ge­ne­ral y los pro­fe­so­res que tra­ba­jan con prees­co­la­res tie­nen con­cien­cia de que si­tua­cio­nes de ese ti­po es me­jor con­sul­tar­las a tiem­po. ¿Eso qué sig­ni­fi­ca? Que si tra­ba­ja­mos a ni­vel prees­co­lar por mo­ti­vos de con­sul­tas de ti­po con­duc­tua­les y emo­cio­na­les, es­ta­mos ha­cien­do una tre­men­da la­bor pre­ven­ti­va y so­cial, por­que una pa­ta­le­ta que los pa­pás no ma­ne­jen bien, un cua­dro emo­cio­nal o una an­gus­tia por se­pa­ra­ción que no se abor­de efi­cien­te­men­te a esa edad sí po­dría in­fluir de cier­to mo­do en las si­guien­tes eta­pas del de­sa­rro­llo”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.