Ca­ro­li­na Cal­de­rón Aran­ci­bia (24 años) y Ca­ta­li­na Pra­do (22 años)

La Hora Mujeres - - TEMAS -

Pro­fe­sio­nes: es­tu­dian­tes de in­ter­pre­ta­ción mu­si­cal con men­ción en can­to lí­ri­co

“De­ci­di­mos can­tar en el Me­tro por­que nos da ex­pe­rien­cia y tam­bién por la ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca. Ade­más por­que pa­ra no­so­tras es muy con­ve­nien­te tra­ba­jar de es­ta for­ma, ya que nos per­mi­te com­pa­ti­bi­li­zar con nues­tros es­tu­dios.

El show que pre­sen­ta­mos en las dis­tin­tas es­ta­cio­nes in­ten­ta acer­car a las per­so­nas a la mú­si­ca clá­si­ca, a las can­cio­nes de mu­si­ca­les y a los re­cuer­dos del pa­sa­do. Me­dian­te nues­tra pues­ta en es­ce­na lú­di­ca -con uti­le­ría y ves­tua­rio de ga­la cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra lo per­mi­te- va­mos in­ter­ca­lan­do los clá­si­cos de la ópe­ra con obras lí­ri­cas no tan co­no­ci­das.

‘En los shows pa­sa de to­do. Hay gen­te que ca­mi­na fuer­te y de­re­cho sin nin­gún ti­po de in­te­rés y otros a los cua­les no pa­re­ce gus­tar­les mu­cho es­te ti­po de mú­si­ca y se burlan de no­so­tras; pe­ro tam­bién hay gen­te que son­ríe o se to­ma unos mi­nu­tos pa­ra es­cu­char­nos. A de­cir ver­dad, no­so­tras ca­ta­lo­ga­mos una es­ta­ción co­mo ‘bue­na’ de­pen­dien­do no de cuán­to di­ne­ro nos ge­ne­ra, sino de cuán­ta gen­te se ve que dis­fru­ta con no­so­tras”, di­cen las can­tan­tes.

Y agre­gan:

Ca­ro­li­na: “Por lo ge­ne­ral me emo­ciono mu­cho cuan­do al­guien se sa­be la can­ción que es­toy can­tan­do… la can­tan mi­rán­do­nos y se ve que les evo­ca al­go. Me emo­cio­né mu­cho una vez que una se­ño­ra vie­ji­ta se que­dó a mi­rar mien­tras yo can­ta­ba ‘I could ha­ve dan­ce all night’, del mu­si­cal ‘My Fair Lady’, y ella can­ta­ba y llo­ra­ba muy emo­cio­na­da co­mo si le re­cor­da­ra al­go muy es­pe­cial. Ca­ta­li­na: “Re­cuer­do un día en que un hom­bre hur­ga­ba en la ba­su­ra pa­ra en­con­trar co­mi­da. Él, al es­cu­char­nos can­tar, se acer­có al pro­pi­ne­ro, abrió su mano en la que te­nía 30 pe­sos y lue­go de unos se­gun­dos de in­de­ci­sión de­ci­dió ob­se­quiar­nos 20 pe­sos. Fue per­so­nal­men­te lo más hu­mano y con­mo­ve­dor que me ha su­ce­di­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.