Pa­me­la Za­va­la, 30 años

La Hora Mujeres - - TEMAS -

Pro­fe­sión: pro­fe­so­ra de ar­tes mu­si­ca­les, in­tér­pre­te y men­ción en can­to su­pe­rior

“La pri­me­ra vez que can­té en el Me­tro es­ta­ba un po­co an­sio­sa por­que no sa­bía si iba a po­der acos­tum­brar­me a can­tar en un es­pa­cio abier­to don­de la gen­te tran­si­ta pen­san­do en sus queha­ce­res. Esa pri­me­ra vez tam­bién pen­sa­ba en el rui­do am­bien­te y en la reac­ción de las per­so­nas fren­te a es­ta si­tua­ción tan par­ti­cu­lar.

‘Hay es­ta­cio­nes don­de no se pue­de can­tar por las co­rrien­tes de ai­re y la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca; sin em­bar­go, hay otras don­de can­tar no tie­ne nin­gún in­con­ve­nien­te. Aun así, la pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue bas­tan­te po­si­ti­va y la gen­te res­pon­dió de una for­ma muy ca­ri­ño­sa. Nun­ca he pa­sa­do ma­los ra­tos con el pú­bli­co que tran­si­ta, por lo ge­ne­ral son muy afec­tuo­sos y tam­bién res­pe­tuo­sos. ‘To­mé la de­ci­sión de can­tar en el Pun­to Mu­si­cal del Me­tro de San­tia­go por­que es­toy en pro­yec­tos que re­quie­ren tiem­po y de­di­ca­ción, y el es­pa­cio que brin­da es una bue­na ins­tan­cia pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra se­guir for­mán­do­me en el can­to lí­ri­co. Es un tra­ba­jo que me da fle­xi­bi­li­dad ho­ra­ria y no ten­go que de­pen­der de una ins­ti­tu­ción con ho­ra­rios fi­jos pa­ra po­der se­guir avan­zan­do en la cons­truc­ción de mi ca­rre­ra.

‘A la gen­te le gus­ta es­cu­char mú­si­ca clá­si­ca en la ca­lle por­que por los ho­ra­rios de tra­ba­jo que hay en Chi­le la ma­yo­ría no pue­de asis­tir a ver con­cier­tos. Ade­más siem­pre se dice que es­te ti­po de mú­si­ca es pa­ra oí­dos más re­fi­na­dos cuan­do en reali­dad la sen­si­bi­li­dad la tie­nen to­das las per­so­nas. Hay que acer­car a las per­so­nas a la mú­si­ca doc­ta con­si­de­ran­do el va­lor his­tó­ri­co que tie­ne. ‘La in­ter­ven­ción mu­si­cal es de una ho­ra y me­dia, y hay ve­ces en que he can­ta­do más tiem­po, pe­ro no es sa­lu­da­ble pa­ra la voz. A la gen­te le gus­ta mu­cho mi can­to y son ge­ne­ro­sos tan­to en de­mos­tra­cio­nes afec­ti­vas, in­ten­cio­nes, bue­nos de­seos y en el apor­te mo­ne­ta­rio que me en­tre­gan. He te­ni­do ex­pe­rien­cias con­mo­ve­do­ras, co­mo una vez que lle­gó una se­ño­ra con pro­ble­mas de al­coho­lis­mo y en si­tua­ción de ca­lle. Por un mo­men­to pen­sé que iba a ha­cer al­gún ti­po de pro­ble­ma, pe­ro na­da de eso. Pri­me­ro se sen­tó en la es­ca­le­ra, es­cu­chó aten­ta­men­te me­dia ho­ra y lue­go se pu­so más cer­ca de mí y se acos­tó en el sue­lo a es­cu­char­me can­tar. Los guardias la fue­ron a sa­car y me di­jo emo­cio­na­da que can­ta­ba lin­do y me dio las gra­cias. En ese mo­men­to com­pren­dí que si hay per­so­nas da­ña­das emo­cio­nal­men­te es por­que no han re­ci­bi­do el cui­da­do que ne­ce­si­tan”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.