El am­bien­te DE UN EX­PER­TO

Uno de los so­cios de El blog del De­co­ra­dor vol­có sus co­no­ci­mien­tos en su pro­pia casa y la trans­for­mó en un es­pa­cio en­tre­te­ni­do, dis­pues­to con ca­ri­ño, in­ge­nio y mu­cha ener­gía.

La Hora Mujeres - - DECORACIÓN -

Al­do es uno de los crea­do­res, jun­to a su so­cio Ro­dri­go, de El Blog del De­co­ra­dor, un es­pa­cio vir­tual don­de ex­hi­ben sus tra­ba­jos y de­mues­tran que pa­ra te­ner am­bien­tes bo­ni­tos no es ne­ce­sa­rio dis­po­ner de gran­des re­cur­sos, sino in­ge­nio y, so­bre to­do, ga­nas. Un ejem­plo de ese pos­tu­la­do es la casa de Al­do, en la que el jo­ven de­co­ra­dor pu­so gran­des do­sis de ca­ri­ño, buen gus­to y mu­cha ener­gía. Ese ho­gar, que com­par­te con su mu­jer y con Rai­mun­do, su pe­que­ño hi­jo, se ca­rac­te­ri­za por su ca­li­dez, ale­gría y por­que ca­da rin­cón es­tá crea­do pa­ra ser dis­fru­ta­do.

Al­do es­co­gió es­ta casa, ubi­ca­da en Mai­pú, pen­san­do en la cer­ca­nía que ten­dría con sus pa­rien­tes. Una vez ad­qui­ri­da co­men­zó a ha­cer los cam­bios ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir­la en

el am­bien­te crea­ti­vo que re­que­ría su fa­mi­lia. Abrió la co­ci­na, cam­bió las cu­bier­tas de la me­sa, mo­der­ni­zó la gri­fe­ría y la de­co­ró con ob­je­tos lin­dos y mu­cho co­lor. “Así se con­vir­tió en un lu­gar más aco­ge­dor y más ap­to pa­ra re­ci­bir ami­gos”, cuen­ta, mien­tras re­cuer­da có­mo echó aba­jo el mu­ro, pu­so una ilu­mi­na­ción prác­ti­ca y de­co­ra­ti­va y re­cu­pe­ró en tien­das de an­ti­güe­da­des y en el Per­sa Bio­bío al­gu­nas imá­ge­nes que ale­gran los mu­ros.

El li­ving tam­bién su­frió trans­for­ma­cio­nes que lo hi­cie­ron prác­ti­co, fá­cil de man­te­ner y con más per­so­na­li­dad. Pen­só que ca­da ele­men­to de­bía apor­tar be­lle­za y tam­bién evo­car un via­je o el ca­ri­ño de una amis­tad. “Me gus­ta que ca­da co­sa ten­ga una his­to­ria que con­tar”, dice es­te pro­fe­sio­nal, que se es­fuer­za en que la de­co­ra­ción sea ca­da vez más ase­qui­ble.

N°1 Pa­ra el li­ving Al­do di­se­ñó un am­bien­te aco­ge­dor pe­ro a la vez prác­ti­co pa­ra re­ci­bir a sus in­vi­ta­dos.

N°2 El co­me­dor se ca­rac­te­ri­za por sus co­lo­res ale­gres y la mez­cla de ob­je­tos en­tre­te­ni­dos.

N°4 La te­rra­za se con­vir­tió en un es­pa­cio có­mo­do pa­ra dis­fru­tar, es­pe­cial­men­te en los días cá­li­dos.

N°3 Al­do de­ci­dió abrir la co­ci­na, cam­biar los mue­bles e in­te­grar­la al co­me­dor.

N°5 El dor­mi­to­rio de Al­do des­ta­ca por su es­ti­lo bohe­mio y la de­di­ca­ción que le pu­so a ca­da de­ta­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.