JO­SÉ MA­ZA “TEN­GO LA OBLI­GA­CIÓN DE EN­SE­ÑAR AS­TRO­NO­MÍA A TO­DOS LOS CHI­LE­NOS”

Ha­ce cla­ses de as­tro­no­mía a los ni­ños en los co­le­gios, es­cri­be libros y re­co­rre el país dic­tan­do char­las que con­vo­can ma­sas. ¿Qué tie­ne es­te as­tró­no­mo chi­leno que no tie­nen otros? Acá, par­te de su his­to­ria.

La Hora Mujeres - - ENTREVISTA - Por: Li­set­te Ávi­la O Fo­tos: Ni­co­lás Aba­lo

Son las sie­te de la tar­de en el Ob­ser­va­to­rio Atro­nó­mi­co del ce­rro Ca­lán y el atar­de­cer allí es un mo­men­to so­bre­co­ge­dor. Des­de la ci­ma del ce­rro (a 867 msnm) se ve San­tia­go en su in­men­si­dad y ha­cia el orien­te se ob­ser­van los ce­rros El Plo­mo y Al­to del Na­ran­jo. En ese con­tex­to fí­si­co es don­de se en­cuen­tra la ofi­ci­na de uno de los as­tró­no­mos más me­diá­ti­cos de los úl­ti­mos tiem­pos: Jo­sé Ma­za Sancho.

De son­ri­sa ama­ble y tra­to cer­cano, ‘el pro­fe­sor’ -co­mo le di­cen en el De­par­ta­men­to de As­tro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Chi­le- nos sa­le a re­ci­bir co­mo si es­tu­vie­ra en su casa. Y có­mo no sen­tir­la así, si en esas ins­ta­la­cio­nes ha tra­ba­ja­do por 50 años. “Fui con­tra­ta­do en 1968. Des­pués de ha­ber si­do di­rec­tor los años 1997, 1998, 1999 y 2000 y ha­ber ocu­pa­do otra ofi­ci­na del edi­fi­cio, me vi­ne a es­ta y aquí lle­vo 18 años. Ima­gí­na­te que yo pen­sé en al­gún mo­men­to que me iban a sa­car con los pies por de­lan­te”, dice.

Su ofi­ci­na es­tá re­ple­ta de es­tan­tes con libros, to­dos su­yos. Una es­pe­cie de se­gun­da bi­blio­te­ca per­so­nal en la que ate­so­ra sus pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes de as­tro­no­mía, tex­tos cien­tí­fi­cos, apun­tes de sus cla­ses y char­las, y tam­bién al­gu­nas edi­cio­nes de Ica­ri­to, su­ple­men­to edu­ca­ti­vo que desa­rro­lló pa­ra el dia­rio La Ter­ce­ra el año 85. “Es­te Ica­ri­to es el del co­me­ta Ha­lley, es­te otro es so­bre las ga­la­xias y es­te es so­bre las es­tre­llas. Tu­ve que ha­cer seis y re­cuer­do que me pa­ga­ron por ca­da uno de ellos $25 mil. Con los $150 mil ga­na­dos me com­pré un te­le­vi­sor a co­lor de 19 pul­ga­das, ja­já”, com­par­te.

So­bre esos pri­me­ros tra­ba­jos el pro­fe­sor cuen­ta que que­ría acer­car la as­tro­no­mía a la gen­te y que aho­ra, con sus úl­ti­mos libros (‘So­mos Pol­vo de Es­tre­llas’ y ‘Mar­te, la pró­xi­ma fron­te­ra’) qui­so acer­car­se él a la gen­te con al­go de as­tro­no­mía. Y lo cier­to es que lo lo­gró, pues su úl­ti­ma pu­bli­ca­ción ha si­do nú­me­ro uno en ven­tas des­de su lan­za­mien­to.

En su úl­ti­mo li­bro us­ted cuen­ta que el 12 de abril de 1961 en su co­le­gio nin­gún pro­fe­sor des­ta­có la noticia de Yu­ri Ga­ga­rin. ¿Qué le pa­sa cuan­do ve que las no­ti­cias so­bre as­tro­no­mía tie­nen tan­ta co­ber­tu­ra y la gen­te es­tá ca­da vez más in­tere­sa­da en el te­ma?

¡Me pa­re­ce fan­tás­ti­co! Y con res­pec­to a ello ten­go una re­fle­xión… En mis tiem­pos es­co­la­res to­dos te­nía­mos que apren­der las co­sas im­por­tan­tes que se ha­bían es­cri­to, pe­ro en esa épo­ca no ha­bía con­cien­cia de que la his­to­ria se es­ta­ba ha­cien­do. Eso aho­ra ha cam­bia­do mu­cho y no

tan so­lo hay no­ti­cias de as­tro­no­mía, sino que de to­do. Hoy la gen­te tie­ne mu­cha más con­cien­cia de que el co­no­ci­mien­to es una cues­tión di­ná­mi­ca. ¿Cree que los cien­tí­fi­cos se es­tán preo­cu­pan­do de acer­car sus in­ves­ti­ga­cio­nes a la gen­te? Es que yo ten­go la obli­ga­ción de con­tar lo que es­toy in­ves­ti­gan­do por­que si no lo hi­cie­ra, no se hu­bie­se des­ti­na­do una frac­ción im­por­tan­te del PIB pa­ra in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo; y a la vez es fun­da­men­tal que la gen­te en­tien­da pa­ra qué sir­ve la ex­plo­ra­ción. Si yo fue­ra un fi­lán­tro­po y tu­vie­ra gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro cons­trui­ría en las ciu­da­des im­por­tan­tes un museo de cien­cias y más bibliotecas en los co­le­gios pú­bli­cos. Y so­bre es­to úl­ti­mo hay una ini­cia­ti­va que des­ta­co mu­cho y es la rea­li­za­da por el al­cal­de de Re­co­le­ta, quien de­ci­dió te­ner abier­tas las bibliotecas pú­bli­cas en su co­mu­na hasta las nue­ve de la no­che. Eso es un sal­va­vi­das pa­ra los ni­ños por­que mu­chas ve­ces los ca­bros lle­gan a sus ca­sas y en ellas no tie­nen es­pa­cio fí­si­co y los pa­dres no tie­nen el há­bi­to de la lec­tu­ra. Us­ted ha di­cho más de una vez que los ni­ños son el fu­tu­ro de es­te país y por lo mis­mo de­ci­dió, ha­ce mu­cho tiem­po, en­se­ñar as­tro­no­mía en co­le­gios. ¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia? Una vez hi­ce una char­la a es­tu­dian­tes de ter­ce­ro y cuar­to me­dio, y era tal el mur­mu­llo que en un mo­men­to pa­ré y les di­je que el que qui­sie­ra sa­lir que lo hi­cie­ra. Fue una de las char­las más ma­las que he da­do en mi vi­da por­que en­ten­dí que a los jó­ve­nes hay que lle­gar­les a las neu­ro­nas an­tes de que lle­guen las hor­mo­nas. Al po­co tiem­po di otra char­la a ni­ños de sex­to y sép­ti­mo bá­si­co y fue tan­to su en­tu­sias­mo que me hi­cie­ron co­mo 20 pre­gun­tas. ¿Qué le pre­gun­ta­ban? Si ha­bía ha­bi­tan­tes en la Lu­na, si ha­bía flo­res en Mar­te. Por eso la gra­cia es mo­ti­var a los ni­ños que sí se en­tu­sias­man con mi­rar las flo­res, el cie­lo y las es­tre­llas. ¿Le gus­ta­ría sa­car al­gu­na vez un cuen­to pa­ra ni­ños? Sí, en mi compu­tador ten­go co­mo cua­tro es­que­le­tos… So­lo me fal­ta­ría en­con­trar un di­bu­jan­te. Mar­te El 26 de ju­lio pa­sa­do, Ma­za lan­zó su úl­ti­mo li­bro, ‘Mar­te, la pró­xi­ma fron­te­ra’, en el Tea­tro de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. A la ci­ta lle­ga­ron ca­si mil per­so­nas y en ella de­lei­tó a una au­dien­cia va­rio­pin­ta con sus teo­rías so­bre el pla­ne- ta ro­jo, y tam­bién fir­mó libros. El día an­te­rior a su lan­za­mien­to una son­da es­pa­cial ita­lia­na ha­bía des­cu­bier­to un la­go sub­te­rrá­neo de agua lí­qui­da en Mar­te. Un he­cho que acre­cen­tó aun más el in­te­rés del pú­bli­co por el te­ma. ¿Lle­gó el hom­bre a la Lu­na, ha ser­vi­do de al­go la ca­rre­ra es­pa­cial, es po­si­ble via­jar a Mar­te o por qué de­be­ría­mos se­guir in­sis­tien­do en los via­jes es­pa­cia­les? Es­tas son al­gu­nas de las pre­gun­tas que el pro­fe­sor res­pon­de en su úl­ti­ma pu­bli­ca­ción. Cuen­ta que la idea de es­cri­bir­lo sur­gió en el de­sa­pa­re­ci­do pro­gra­ma ‘Un país ge­ne­ro­so’, de ra­dio Ze­ro, cuan­do el pe­rio­dis­ta Iván Gue­rre­ro le pre­gun­tó si es­ta­ba es­cri­bien­do al­gún li­bro: “Yo le di­je que sí, y lue­go me pre­gun­tó que cuán­do lo iba a sa­car y le con­tes­té que no sa­bía por­que no te­nía edi­to­rial. Al otro día me lle­gó un men­sa­je de la edi­to­rial Pla­ne­ta que me ofre­ció ha­cer­lo”, cuen­ta.

El éxi­to de su li­bro -dice- lo ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te, y la gen­te ya lo re­co­no­ce en las ca­lles. “El otro día una se­ño­ra an­da­ba con una co­pia del li­bro y me pi­dió que le hi­cie­ra un au­tó­gra­fo”, cuen­ta. ¿Quién cree que lle­ga­rá a Mar­te pri­me­ro: Es­ta­dos Uni­dos, In­dia, Chi­na, Elon Musk o Jef­frey Pres­ton Be­zos? Yo creo que to­dos los que men­cio­nas­te es­tán en pri­me­ra lí­nea y cual­quie­ra de ellos po­dría lle­gar pri­me­ro. Pe­ro yo creo que la pe­lea es­tá en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. ¿Quié­nes ten­drían que ser los pri­me­ros co­lo­nos en ir a Mar­te? Un poe­ta es un inú­til pa­ra cons­truir un pa­nel o ar­mar­lo. Tie­ne que ser un in­ge­nie­ro, un ar­qui­tec­to… Des­pués ten­drán que ir mú­si­cos y ten­dre­mos que ha­cer una ci­vi­li­za­ción cho­ra allá. Fí­ja­te que cuan­do se se­lec­cio­nan a los as­tro­nau­tas, se pre­sen­tan cin­co mil y so­lo que­dan se­lec­cio­na­dos tres. En­ton­ces, tie­ne que ser la me­jor fru­ta del país pa­ra ar­mar una or­ques­ta que fun­cio­ne de ma­ra­vi­llas. Me­diá­ti­co En la vi­da de Jo­sé Ma­za hay un an­tes y un des­pués del In­ter­na­do Na­cio­nal Ba­rros Ara­na. En el ‘an­tes’ era un ni­ño con mu­cha per­so­na­li­dad que in­clu­so fue lo­cu­tor de un pro­gra­ma ra­dial en Pa­rral. Por esos años tam­bién te­nía ha­bi­li­da­des mu­si­ca­les, así es que sus pa­dres le pa­ga­ron un cur­so de piano con la se­ño­ri­ta He­le­na, del que ate­so­ra una anéc­do­ta inol­vi­da­ble: “La casa de la se­ño­ri­ta He­le­na te­nía un tim­bre que no al­can­za­ba y la pri­me­ra vez que fui tu­ve que pe­dir­les a unos hom­bres de un bo­li­che cer­cano que lo to­ca­ran por mí. Así que cuan­do lle­gué a mi casa le di­je a mi pa­dre que no que­ría ir más por­que no al­can­za­ba el tim­bre, y él par­tió al patio y me hi­zo una va­ri­ta con una ra­ma de na­ran­jo pa­ra que pu­die­ra to­car­lo y no fal­tar a la lec­ción”, com­par­te, y lue­go ríe.

El ‘des­pués’ fue su pe­rio­do es­co­lar en el In­ter­na­do Ba­rros Ara­na, don­de de­bió so­bre­vi­vir al bull­ying. “Tu­ve que apren­der a que­dar­me ca­lla­do, a no dar nin­gún ti­po de opi­nión por­que ve­nían los cho­ros del cur­so y te apa­bu­lla­ban. Des­pués en­tré a la uni­ver­si­dad y de a po­co fui vol­vien­do a ser yo”. Y hoy es uno de los as­tró­no­mos chi­le­nos más me­diá­ti­cos… Ja­já, pue­de ser. Yo creo que el apor­te cul­tu­ral de mi fa­mi­lia fue im­por­tan­te. Re­cuer­do, por ejem­plo, a mi abue­la Ani­ta, que era de Cá­diz (Es­pa­ña), quien te­nía esa ha­bi­li­dad de co­men­tar a ca­da ra­to co­sas di­ver­ti­das… Mien­tras más la re­cuer­do más di­chos de ellas se me vie­nen a la ca­be­za. ¿No ha pen­sa­do in­ter­na­cio­na­li­zar su ca­rre­ra? Yo es­tu­dié en el Ins­ti­tu­to Ba­rros Ara­na, lue­go es­tu­dié en la Uni­ver­si­dad de Chi­le y por 50 años he re­ci­bi­do un suel­do pú­bli­co. En­ton­ces a mí me pa­re­ce que ten­go la obli­ga­ción de en­se­ñar as­tro­no­mía a to­dos los chi­le­nos, por­que yo apren­dí gra­cias a ellos.

Si yo fue­ra un fi­lán­tro­po y tu­vie­ra gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro cons­trui­ría en las ciu­da­des im­por­tan­tes un museo de cien­cias y más bibliotecas en los co­le­gios pú­bli­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.